sábado, 4 de abril de 2009

Milagros, Sanidades, Dones ¿Certifican La Autenticidad De Un Ministerio? Mateo 7:15-29

Hoy en día, nos asombramos fácilmente con ministerios que hacen gran despliegue y publicidad acerca de los milagros, sanidades, palabras proféticas, etc, que suceden en sus reuniones, convenciones o cruzadas y hasta cierto punto esto no seria malo si no se viera tan nítido el afán de sobresalir, de tener un nombre, de tener fama. Por otro lado algo negativo es también que para muchos de nosotros todo este tipo de manifestaciones nos anula la capacidad de evaluar y de juzgar (Si podemos juzgar, en otra entrada expondré el tema), la veracidad de las enseñanzas de estos ministros. Para terminar de introducir el tema, estos ministros terminan siendo el centro de atracción para la gente de tal manera que de forma muy fácil los sentimientos de la oveja se involucran, al punto de no aceptar ninguna observación que se la haga al ministro de su preferencia. ¿Hasta donde es bueno esto?, ¿Por qué las ovejas no nos pegamos al Pastor por excelencia que es Jesús?, ¿Por qué somos tan crédulos?. Miremos el texto:

En primer lugar noten que Jesús comienza el capitulo 7, diciendo lo que sus oyentes debían hacer, y usa ilustraciones propias de la cultura de su tiempo para enseñar. El Señor establece la enseñanza correcta. A partir del versículo 15, da un giro y comienza a hablar de los falsos profetas. De acuerdo al contexto, en primer lugar, el falso profeta es aquel que enseña algo diferente a lo que enseña Jesús o su Palabra.

I. La Advertencia. 15

Guárdense de los falsos profetas:

En otras palabras no dejen que la enseñanza verdadera sea cambiada por una falsa.

Vestidos de ovejas:

Tienen apariencia de piedad. Parecen buenos pero no lo son. Vea 2 Timoteo 3:1-5.

Son Lobos Rapaces. Sus motivaciones internas, su mente, su corazón ninguno de nosotros lo puede ver. Dios sabe lo que hacen y con El tendrán que arreglar cuentas.

II. Como Identificar Al Bueno y Al Malo. 16-20

El Bueno: Por su vida correcta, justa, santa delante de Dios.

El Malo: Por su vida. Por las dudas que generan sus actos, por las inconsistencias entre el evangelio y lo que practica. Su fin es el juicio de Dios. (19).

III. ¿Cuál Es El Verdadero Ministro o Predicador Según Jesús?. 20

“El que hace la voluntad del Padre”.

“El verdadero no es el que maneja un lenguaje religioso o bíblico”. 21.

“Las credenciales para presentarse delante del Señor en el día del juicio, no son los milagros, sanidades y demás, es lo que haya sido tu vida”. 22.

“Dios pudo hacer muchas cosas através de un ministro, pudo usarlo, no por el ministro sino por la necesidad de la gente honesta y sincera de corazón que iban a sus reuniones o cruzadas, pero eso no sirve si en realidad su vida fue solo apariencia y falsedad, si se aprovecho de la gente para beneficio personal, si trafico con los dones”.

“Jesús dice: Nunca los conocí, apártense de mi hacedores de maldad”. 23.

IV. ¿Dónde Esta La Seguridad Entonces?.

“En La Palabra (La Biblia), en las enseñanzas de Jesús, El Maestro, La Palabra final, la ultima Palabra de Dios al hombre”. Hebreos 1:1.

“El que oye la palabra y la practica, es un hombre prudente (sabio, entendido en las cosas espirituales, no impulsivo, que da cada paso con las seguridad que esta en lo correcto, el que esta preparado para la venida de su Señor no importa el día)”. El tal es firme en su fe y venga lo que venga va a permanecer fiel a Dios hasta el final.

“El que se distrae, que esta concentrado en las cosas accesorias del Reino y no en el Señor del Reino. Aquel que no se preocupa por cumplir la Palabra, es insensato (Tonto, falto de entendimiento, torpe), y es fácil que su fe se derrumbe”.

Nos podemos dar cuenta de la magnitud e importancia de la enseñanza de Jesús.

CONCLUSION:

El ministro no es el que se ufana de serlo, ni el que hace parafernalia con lo que Dios hace. El ministro es en primer lugar quien vive lo que predica. El mejor Sermón de un ministro es el ejemplo que la da a sus ovejas con su manera de vivir.
Jesús advierte que nosotros debemos cuidarnos de los falsos ministros, no aceptar una palabra diferente a la “Palabra”.
Los milagros, las sanidades y demás no certifican la autenticidad de un ministro o ministerio.
Jesús nos dice: “Son prudentes cuando guardan mi Palabra”, son insensatos cuando guardan “otras palabras”. Hay muchas palabras hoy pero no son de Cristo, no son enseñanzas fieles de la Escritura, esas son las que no debemos oír
ni practicar.
5. Nunca de algo como cierto por que de resultado. El resultado no garantiza que lo que se hace para obtenerlo sea verdad o este aprobado por Dios o sea Bíblico. El principal objetivo del diablo es que usted y yo quitemos la mirada de Jesús, hoy las opciones son múltiples, desviar nuestra fe, engañarnos para que hagamos algo distinto a lo que Dios estableció en su Palabra. Recuerde que Jesús en el desierto se defendió con la Palabra. El ser bíblicos no es un capricho ni una opción es un deber. La Palabra forma (2 Timoteo 3:15-17), donde no hay Palabra la congregación es un desorden. Oseas 4:6. “Mi pueblo pereció por falta de conocimiento”, del conocimiento verdadero. No apliquemos esto a los no creyentes, vamos a aplicarlo a nuestra vida.

¿A quien debemos obedecer?


Dios les bendiga

No hay comentarios: