sábado, 20 de abril de 2013

Eclesiastés Parte 2 “Nada Me Satisface”

En el capítulo 1 de Eclesiastés Salomón se presenta como el maestro, como aquel que puede enseñar a otros. Su autoridad como tal esta respaldada por su conocimiento y experiencia y afirma, que es absurdo:

1. Que el hombre se afane porque no hay ningún resultado.

2. Que el hombre se afane sin lograr que nada cambie.

3. Que el hombre se afane todos los días por lo mismo.

4. Que el hombre se afane porque su vida siempre es igual (Rutina, cotidianidad).

5. Que el hombre se afane por que no ocurra nada nuevo en su vida.

Salomón, parece estar diciendo la misma cosa de cinco formas diferentes. Su énfasis está en que la vida como tal siempre va a girar en torno a lo mismo y que el hombre se afana por que no puede salir de este círculo vicioso.

Lo cierto es que el afán sea cual sea la razón no cambia nada, no produce nada, por el contrario le da un tinte de desespero a la vida. Absurdo es afanarse. La vida es la misma. Generación va generación viene y todos pasamos por lo mismo.

Salomón concluye con lo siguiente: Después de observar y analizar llegue a la conclusión que todo es absurdo. El hombre se pasa toda la vida buscando lo que no le satisface de verdad, corriendo tras el viento. Se pone de ejemplo asimismo y dice: Soy sabio, soy rey, lo comprendo todo y aun conozco la necedad y la insensatez, pero de que me sirven, sigo corriendo tras el viento, nada me satisface.

Comentario: Cuantos de nosotros gastamos nuestra vida buscando la satisfacción en el lugar equivocado. Muchos corremos detrás del éxito, de la educación especializada, de la fortuna y el dinero, del poder, del prestigio que infle nuestro ego, del reconocimiento que nos haga sentir superiores a los demás (Nada de esto es malo, lo malo es nuestra creencia de que en ello encontraremos la satisfacción para nuestra alma), pero nada satisface nuestra alma. Nos afanamos todos los días y la recompensa es el cansancio sin fruto. Que Dios nos ayude a dirigir y enfocar nuestros esfuerzos a encontrar nuestra satisfacción en El. Lo contrarios es correr detrás del viento.

Dios les bendiga

martes, 16 de abril de 2013

Comentarios A Eclesiastés Parte 1

Introducción:

La idea de esta seria es acercarnos de manera sencilla al mensaje del mismo. En Eclesiastés, Salomón diserta sobre todos los aspectos de la vida para llegar a una conclusión final: “Nada de lo que hay debajo del sol satisface el corazón del hombre”, lo que satisface al hombre está más allá del sol y más allá del sol esta Dios”. Salomón tuvo en su vida todo lo que un hombre podría desear en lo terrenal para su época. Tuvo poder, riquezas, sabiduría, admiración, mujeres, fue un hombre espiritual y tuvo grandes baches en la misma y de todo eso acumulo la suficiente experiencia para concluir lo expresado en 12:13: “El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre”.

Una lectura seria y reflexiva de este libro nos daría el suficiente bagaje para prevenir muchísimos errores y tomar decisiones acertadas. Salomón habla constantemente de lo absurdo (Vanidad y aflicción de espíritu). El hombre pone su mirada y sus esfuerzos en lo absurdo y no encuentra satisfacción en nada porque todo es absurdo (Redundancia). Nada sacia, en nada hay plenitud, en nada hay complacencia. Las tarea que se autoimpuso Salomón fue la de explorar, investigar y analizar con el fin de comprender y reflexionar en una tarea de muchos años. Esta tarea incluyo el estudio de la necedad y la insensatez. En esta época de postmodernismo y filosofía de lo relativo cuanta falta hace el análisis, la comprensión y la reflexión, hace falta ver que necios e insensatos somos. El mensaje del libro de Eclesiastés grita fuerte respecto de estas tres cosas. En resumen podríamos decir que el libro nos dice lo siguiente:

En nada de esto el hombre encuentra satisfacción:

1. En el Placer.

2. En el Alcohol.

3. En el Poder.

4. En el Dinero.

5. En la Sabiduría.

6. En el Trabajo.

7. En la Maldad.

8. En Oprimir a otros.

9. En el Éxito.

10. En la Juventud.

11. En el Disfrutar y No Disfrutar.

12. En el Prestigio o Buen Nombre.

13. En la Búsqueda de la Razón de las Cosas.

14. En la Arrogancia. (Todos tenemos el mismo destino).

Esta no pretende ser una lista completa de lo que trata el libro de Eclesiastés, solo muestro algunos aspectos para tener en cuenta.

Nuestra tarea inicial, podría ser una revisión de estos aspectos con lo que está pasando en nuestra vida hoy y reflexionar si hemos estado buscando la satisfacción y la plenitud en estas cosas o en Dios.

Si algo pretendía Salomón con escribir este libro es ponernos a pensar y precisamente es una constante del mensaje de Dios en el AT. Dios quiere que su pueblo piense y llegue a la conclusión de que la decisión correcta es obedecerle y serle fiel.

Dios les bendiga