sábado, 22 de diciembre de 2012

Todo Por Nada Estudio Basado En Jeremías 2 En Audio

Amados Hermanos, este es el primer audio que publico. Espero que el Señor le bendiga abundantemente atraves de este mensaje.

Pueden descargarlo de:

http://www.4shared.com/account/home.jsp#dir=7198698

Un abrazo

Dios les bendiga

martes, 18 de diciembre de 2012

Todo Por Nada Jeremías 2:13

INTRODUCCION:

Hoy vamos a hablar de los males del pueblo de Dios en los tiempos de Jeremías, pero antes reflexionemos sobre algunos males del pueblo de Dios de hoy, los males de la Iglesia del siglo XXI. Tomando como base un texto del nuevo testamento (Hebreos 5:11-14). Al final veremos si son los mismos males que sufrió Israel en tiempos de Jeremías.

- Lo que nos entra por un oído nos sale por el otro.

- No practicamos lo que sabemos.

- Hace mucho tiempo estamos estancados.

- Le decimos a lo bueno malo y a lo malo bueno.

Al final veremos que el resultado es el mismo.

Dios le dijo a su pueblo en los tiempos de Jeremías que había hecho dos males: Uno que afectaba a Dios, su pueblo lo había abandonado y uno que afectaba al mismo pueblo, habían escogido mal, cambiaron a Dios, su gloria por nada.

I. Abandono

Abandonaron a Dios, Dios les dice: “Es un abandono injusto”: Jeremías 2:5.

Y Dios comienza a disertar: “Recuerdo el amor de tu juventud, cuando te enamoraste de mi, cuando me seguías y no te importaba nada”.

Recuerdo cuando estabas consagrado a mí y como yo me deleitaba contigo y te cuidaba. Jeremías 2:4-5

¿Qué injusticia vieron en mí sus antepasados que se alejaron tanto de mí? Nunca preguntaron por mí. Me olvidaron por completo.

Yo los bendije y se corrompieron.

Los teólogos, los pastores, los profetas, todos se alejaron de mí.

Por eso entrare en juicio con ustedes. Yo diré mis argumentos y ustedes se defenderán.

Resonancia:

Hoy día pasa igual. Dios se la pasa diciéndonos: Has dejado tu primer amor. Anhelo como eras cuando me conociste.

Cuanto fervor y pasión había en tu corazón. Confiabas en mí totalmente. Como fueron esos primeros días tan maravillosos. Ahora eres tan indiferente.

Te he bendecido pueblo mío y la bendición te ha alejado de mí. Has prosperado y la prosperidad te ha alejado de mí. Te he dado todo y me cambias por lo primero que te atrae. Que fácil violas mi ley.

Como eras de consagrado y hoy no tienes el mas mínimo remordimiento para fallarme.

Te has vuelto un pueblo desabrido.

Hoy nos atrae más lo temporal, lo material, lo tecnológico, lo virtual.

Hemos tomado y aceptado todo lo que nos ha ofrecido una sociedad corrupta que a lo bueno le dice malo y a lo malo bueno.

Nos hemos vuelto un pueblo vacío, insatisfecho porque hemos cambiado a Dios por lo que nada aprovecha.

Nos hemos vuelto un pueblo que poco medita, que poco reflexiona, que poco piensa en lo que Dios quiere y en su voluntad. Un pueblo que no escucha a Dios.

Nos hemos vuelto un pueblo interesado en satisfacer más nuestros deseos que los deseos de Dios.

Nos hemos vuelto un pueblo con escasas voces de alerta, con pocos atalayas, de pocos profetas verdaderos.

Y lo más grave: Nos hemos vuelto un pueblo que va a dejar poca herencia espiritual a la generación que viene. El problema de esta generación a la que Dios le estaba hablando es que no tuvieron un ejemplo en la generación anterior.

Si estamos lejos de Dios no lo podemos escuchar. que hemos abandonado a Dios en nuestro corazón todo la palabra que oímos nos entra por un oído y nos sale por otro. Nos hemos vuelto un pueblo estancado.

¿Por que todo por nada?. Porque hemos abandonado a Dios que es todo prefiriendo quedarnos sin nada aunque en apariencia creamos que lo tenemos todo.

II. Cambio

El pueblo cambio a Dios por lo que no satisfacía. Dios le dice al pueblo: Yo soy lo esencial, yo soy lo indispensable, yo doy vida, yo soy el que lleno el corazón y ustedes me cambiaron por cosas que los dejaran vacíos, sin vida y que los alejan de mí.

Tenían el corazón lleno, y pleno de mi, pero prefirieron mejor quedarse vacíos por dentro y entregarse al pecado.

Me cambiaron por el pecado, por las tradiciones, por las costumbres de la sociedad donde viven así estas no me agraden.

Miren lo que Dios les dice: Los paganos no cambian sus dioses mi pueblo sí, es decir los paganos, los incrédulos muestran más consistencia en lo que creen y hacen que mi pueblo.

Me cambiaron a mí su gloria por lo que no sirve para nada. Qué locura, que horror, dice el Señor.

Resonancia:

¿Que se ve hoy en el pueblo de Dios?. Da tristeza decirlo. Somos un pueblo en su mayoría vacío. Venimos a las reuniones pero con desgano, muchas veces por obligación o simplemente a encontrarnos con los amigos. No nos interesa adorar y mucho menos nos interesa escuchar el mensaje. ¿Por qué?: Porque nuestra realidad es que en la práctica hemos abandonado a Dios. Lo hemos cambiado por cosas que no llenan el corazón, que nos dan un deleite temporal pero nos dejan igual de vacíos. Estamos en la Iglesia de cuerpo pero la mente está en otro lado, o estamos distraídos hablando o con el celular.

Practicamos el pecado con tanta tranquilidad que asusta.

Usted dirá ese mensaje es para la Iglesia?. Si es para la Iglesia.

Los incrédulos se mantienen en lo que creen, el pueblo de Dios cambia fácilmente lo que cree.

En apariencia profesamos la fe, en la práctica no vivimos la fe.

Si no vivimos la palabra que conocemos mucho menos vamos a vivir la nueva palabra que escuchemos. Debiendo ser ya maestros tenemos necesidad de que se nos enseñe de nuevo. Eso sucede por cambiar a Dios y estar vacíos en el corazón.

¿Por qué todo por nada?. Por que dejamos a Dios que nos llena por cosas que dejan vacío nuestro corazón.

Hemos puesto nuestra confianza en lo que sabemos, en lo que tenemos, en la posición que tenemos, en el poder que ostentamos. Todo lo temporal y terrenal se puede acabar en una abrir y cerrar de ojos y que nos queda. El caso de Job.

Si todo se acaba y estamos cerca del Señor no hemos perdido nada lo tenemos todo.

Si estamos lejos de Dios y todo se acaba lo hemos perdido todo. En que o quien esta puesta nuestra confianza. Ídolos no son las cosas que nos gustan, ídolos no son las cosas que nos apasionan, ídolos son las cosas que nos alejan de Dios. ¿Qué es lo que te aleja de Dios?. Ese es el ídolo que debes derribar en tu corazón.

III. Descenso

Abandonar a Dios y cambiarlo trae como consecuencia una vida en picada.

Jerusalén de ser pueblo de Dios pasó a ser un pueblo común. Dejo a Dios quien era El que hacia la diferencia. Bajo de categoría.

Se expuso y sufrió las consecuencias de abandonar a Dios y cambiarlo por lo que nada vale.

El pueblo se quedo sin nada, el pueblo se quedo indefenso.

El pueblo fue sumido en el miedo y la incertidumbre por su propia maldad.

El Señor pregunta:

¿No te ha pasado todo esto por haber abandonado al Señor tu Dios mientras caminabas con Él?.

El abandonar a Dios no es algo que se produce de una vez, es algo progresivo y sin darnos cuenta. Es muy sutil.

El Señor le dice a su pueblo:

“Tu maldad te castigara y tu infidelidad te acusara”. Cuanta amargura has acumulado en tu corazón.

Reflexiona cuan malo puede ser abandonarme dice el Señor. Decidiste dejarme. Yo hice de ti un pueblo, una gran nación, ¿Cómo es que llegaste a corromperte?.

Aunque por fuera estés impecable ante mi tu maldad esta al descubierto.

¿Cómo puedes decir que no has pecado?

¿Cómo puedes decir que estas limpio?

Reconoce tu pecado. Mira lo fácil que te has olvidado de mí.

Mi pueblo ya no me respeta, ya no me reverencia. Su adoración es solo de labios pero su corazón está lejos de mí.

La consecuencia final de tu pecado será tu vergüenza.

Y con todo eso dice el Señor: Apenas les llega la desgracia o la calamidad claman a mí.

Ya no sirve siquiera que los discipline, que los corrija por qué no hace ningún efecto.

Hace mucho tiempo están tan lejos de mí, que pecan y no lo reconocen.

Por eso va a venir mi juicio contra ti por argumentar que no has pecado, por insistir en tu inocencia cuando eres culpable. Porque a pesar de todo te atreves a decir: Todo está bien con Dios cuando todo en realidad es un desastre.

Resonancia:

¿Cuantos de nosotros tenemos hoy la vida en picada?, ¿Cuántos de nosotros hoy hemos ido cayendo y cayendo y ya casi tocamos fondo?, ¿Cuántos de nosotros ya hemos tocado fondo?.

¿Cuántos de nosotros hemos pasado de ser especiales, un pueblo santo y consagrado a Dios a ser un pueblo común y corriente alejados de Dios?

¿Cuántos de nosotros estamos sufriendo las consecuencias de alejarnos de Dios?

¿Cuántos sin darnos cuenta hemos abandonado a Dios mientras caminábamos con EL?

Desafortunadamente la corrupción es normal en el pueblo de Dios.

¿No nos hemos dado cuenta del daño que nos estamos haciéndonos a nosotros mismos al abandonar y cambiar a Dios?

El Señor nos habla y no nos corregimos, somos un pueblo obstinado y terco.

Pueblo, ¿Como es que nos hemos corrompido?, ¿Cuanta amargura hay en nuestro corazón a causa de nuestro estado espiritual?.

Abandonamos a Dios y después de tenerlo todo nos quedamos sin nada.

¡Qué difícil se ha hecho para nosotros reconocer nuestro pecado!.

Dejemos de justificarnos, Dios nos invita al arrepentimiento.

Es más, nos hemos vuelto hábiles y astutos para ocultar nuestro pecado.

¿Por qué todo por nada?. Porque antes sabíamos caminar con Dios ahora decimos que caminamos con Dios cuando en realidad estamos caminando en nuestros propios caminos hacia nuestra propia desgracia. Le decimos a lo malo bueno y a lo bueno malo.

CONCLUSION:

¿Es nuestra situación la misma del pueblo de Israel en tiempos de Jeremías?.

Idéntica. Pensemos en la lucha que Dios ha sostenido con su pueblo durante toda la historia. Dios se la ha pasado luchando con su pueblo atraves de los siglos. Es hora de ser el pueblo de Dios en la práctica de los principios divinos. Es hora de ser ciudadanos del reino de los cielos teniendo como meta cada día crecer más y más en el amor y el conocimiento der Dios. Es hora de ser discípulos de verdad.

Escuchemos lo que Dios nos dice hoy:

Te hablo a ti por nombre, aunque me has abandonado, todos los días te invito a que vuelvas a mi, aunque me has abandonado, todos los días te hablo para que te arrepientas, aunque me has abandonado yo seguiré insistiendo hasta que vuelvas a mi y me des de nuevo tu corazón.

Aunque me has cambiado por nada yo no renuncio a ti, Aunque me has cambiado y ahora estas vacío yo espero por ti para llenar tu corazón.

No sigas insistiendo en tu inocencia cuando sabes que eres culpable.

Escúchame:

Reconoce tu pecado, arrepiéntete, vuelve a mi fuente de agua viva, Yo el Señor tu Dios soy el único que puede saciar tu alma y tu corazón.

Si un día me abandonaste caminando conmigo, puedes volver a mí de la misma manera, Camina conmigo otra vez. La invitación sigue en pie hasta que la aceptes.

Dios les bendiga

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sin Maldad 1 SAMUEL 24:4-14 (David Perdona La Vida A Saúl).

INTRODUCCION:

Antes que nada felicitar a los pastores presentes y sus familias y rendirles desde el corazón un pequeño homenaje por su admirable labor en las iglesias. Labor que muchas veces es incomprendida y no agradecida. Todos los días deben ser “el día de la familia pastoral”. El mayor estimulo de un pastor y su familia es el respeto y aprecio de la congregación que dirigen por la gracia de Dios.

Volviendo al pasaje leído, este ha sido tomado durante mucho tiempo para afirmar que los pastores son infalibles y que sus acciones no pueden ser juzgadas. Además de que todo lo que dicen es cierto y no admite discusión. Creo firmemente que en ningún momento el texto quiere decir tal cosa, mas bien, el texto quiere resaltar aspectos relevantes en David que lo llevaron a perdonar la vida de Saúl. Y es precisamente de esto que quiero reflexionar con ustedes en esta mañana. ¿Qué llevo a David a perdonarle la vida a Saúl, muy a pesar de que este lo perseguía de manera injusta?.

El texto nos muestra que Saúl quedo a merced de David y que este le respeto la vida.

Tres aspectos claves de la actitud de David con Saúl.

Tres cosas que muestran que un corazón esta limpio de maldad:

I. BUENA VOLUNTAD. 9-11

Para entender un poco esto definamos que es la voluntad: Es la potestad de dirigir mis actos. Yo decido si son buenos o malos.

La buena voluntad entonces se define como la disposición de hacer siempre el bien a mi prójimo.

A pesar de que sus hombres le insistieron que matara a Saúl y que Dios lo había entregado en su mano, David no lo hizo. Es mas cuando corta el manto de Saúl, su corazón se turba. A David le pareció demasiado. Se arrepintió luego de haberlo hecho. David muestra con su actitud como es que debe proceder un hombre de Dios.

El hombre de Dios no se vale de la ocasión, no se vale de la indefensión de la gente para hacer el mal. El hombre de Dios no se vale de que nadie lo esta viendo para hacer el mal a otro, el hombre de Dios no se vale de su posición de superioridad para hacer el mal, el hombre de Dios no se vale de la ausencia del acusado para juzgarlo, el hombre de Dios no aprovecha el momento para hacer mal. El hombre de Dios se abstiene de hacer el mal.

Tal fue el impacto en David después de haber cortado el manto, que se turbo su corazón. El hombre de Dios se turba cuando tiene así sea un mínimo contacto con la maldad.

David le perdona la vida a Saúl por que en su corazón no albergaba la maldad. Hay que tener en cuenta que a estas alturas ya David había sudo ungido por Samuel y sabia que él iba a ser el sucesor de Saúl y la manera mas fácil y rápida de llegar al trono era matándolo, sin embargo el prefirió esperar el orden natural y divino de las cosas y no aprovechar el momento para llegar mas rápido al trono.

Cuando en el corazón no hay maldad, mi prójimo puede estar tranquilo por que jamás voy a hacerle daño.

Resonancia:

Como nos habla este texto hoy?.

Nosotros como iglesia debemos tener la misma disposición. Como cristianos la actitud y la disposición de hacer siempre el bien debe brotar de manera espontanea y sincera de nuestro corazón.

La tendencia hoy en día es a hacer el mal. Nuestra inclinación es a actuar y a hablar de la manera incorrecta. Tenemos la disposición sobre todo a dañar con nuestra lengua y uno de los males de este siglo es que nada nos satisface, siempre las cosas quedan incompletas, no hay nada que nos llene a plenitud y los pastores y líderes no se escapan a esa situación.

Todos queremos ser complacidos, todos queremos ser reconocidos, todos queremos dirigir la iglesia o no estamos de acuerdo con los nombramientos que se hacen.

Y como no estamos satisfechos, entonces la disposición es la de hablar mal del pastor, del liderazgo y de los hermanos que están en algún ministerio.

Lo anterior muestra que no hemos entendido lo que es la Iglesia, y primero voy a decir lo que no es la Iglesia:

- La Iglesia no es un lugar para ser reconocido, la iglesia no es un lugar de entretenimiento, la iglesia no es un lugar donde me van a complacer en todo, la iglesia no es un lugar para hacer relaciones sociales o para ser popular, la iglesia no es una comunidad donde se compite por el poder.

- La Iglesia fue diseñada por Dios para ser una comunidad de amor en donde sus miembros se ayudan mutuamente en el crecimiento de la fe y el conocimiento de Dios a fin de presentarnos al Señor en su venida como una comunidad sin mancha ni arruga.

- Si entendemos esto entonces nuestra disposición a hacer lo malo va a desaparecer.

La disposición a hacer lo malo muestra que en nuestro corazón hay maldad, que falta ser cambiados, que nos falta arrepentimiento, que hay inmadurez.

Cuando en el corazón no hay maldad, mi prójimo puede estar tranquilo por que jamás voy a hacerle daño.

Preguntémonos: ¿Tenemos disposición a hacer bien al prójimo? O ¿Tenemos disposición a hacer mal al prójimo?. ¿Cuál es nuestra conducta mas frecuente?.

II. RESPETO. 9-11

Significa valorar a los demás, acatar su autoridad y considerar su dignidad. El respeto se acoge siempre a la verdad; no tolera bajo ninguna circunstancia la mentira, y repugna la calumnia y el engaño.

David justifica la actitud de Saúl hacia el diciéndole que esta mal aconsejado. Además le manifiesta que Él no tiene nada contra El y que respeta su dignidad.

David le dijo a Saúl. Oye rey, yo soy una buena persona, yo soy un hombre de Dios y respeto tu dignidad. Si yo fuera una mala persona tú estarías muerto ahora.

En otras palabras: Dios te coloco como rey, eres su ungido para conducir al pueblo, porque yo he de levantar mi mano contra ti.

Aquí esta la prueba, la evidencia, tengo un pequeño pedazo de tu manto, pude haberte matado cuando estabas dormido y no lo hice.

También dijo David: Nunca más volveré a tocar siquiera tu vestido.

En el versículo 13 David cita un viejo proverbio: De los impíos saldrá la impiedad; así que mi mano no será contra ti. Lo que le quiso decir es: Yo actué de acuerdo a lo que soy. Mi acción contigo fue noble e indulgente, por lo tanto no soy un mal hombre. Por sus frutos los conoceréis. (Mt 7:16).

Resonancia:

Hoy no se respetan las dignidades, no se respetan las posiciones de autoridad. La gente quiere anarquía. Esa es la moda.

Hoy se habla mal de los pastores y lideres con mucha facilidad, hoy se conspira contra los pastores y lideres con mucha facilidad. Hoy no se pierde la oportunidad para criticar a los líderes.

Hoy día se aprovecha cualquier error o equivocación del pastor o del líder para juzgarlo.

Somos valientes para hablar en ausencia de ellos pero cuando los tenemos en frente no decimos nada.

Hoy hablamos mal del pastor sin que nos de el mas mínimo remordimiento.

Algunos pensaran por que estoy diciendo esto en la celebración del día del pastor. Precisamente por que esta es una de las cosas que mas afecta la vida de un pastor.

Aunque el pastor este equivocado, aunque el líder cometa errores, eso no da derecho a atentar contra su vida y dignidad.

David tuvo el cuidado de actuar correctamente y de respetar a Saúl y lo que el representaba. Respetamos nosotros la dignidad pastoral?, Somos conscientes de lo que el pastor representa?.

En el libro de Apocalipsis cuando el Señor le escribe a las siete iglesias se dirige al pastor de cada una de ellas. El Señor no le escribe a un miembro de la congregación para darle la dirección para la iglesia, ni al cuerpo de ancianos, le escribe al pastor. De tal manera que si a nosotros no nos gusta lo que el pastor esta haciendo o como esta dirigiendo a la Iglesia no hablemos mal de él, reclamémosle al Señor directamente: Señor tu estas equivocado es como yo digo. Seriamos capaces de atrevernos a hacer tal cosa.

Con lo anterior no quiero decir en ningún momento que el pastor es infalible, lo que quiero decir es que se debe respetar su dignidad y lo que el representa.

Cuidemos sobre todo nuestra manera de hablar. Estudiemos Santiago 3.

La invitación es a respetar la dignidad pastoral y lo que esta representa.

Cuando en el corazón no hay maldad, mi prójimo puede esperar de mí todo el respeto que se merece así este equivocado.

III. LEALTAD. 13-14

David le dice a Saúl: “Tu eres el rey”, ¿Quién soy yo ante ti?. Yo soy tu fiel servidor, soy leal a ti. Te lo he demostrado respetándote la vida. Si yo fuera un traidor te habría matado. No me consideres una molestia para ti.

Lo interesante de todo es que a pesar de que Samuel ungió a David siendo Saúl todavía Rey, este nunca conspiro contra El.

Prefirió huir a enfrentar al Rey y cuando tuvo la oportunidad de matarlo no lo hizo.

La lealtad era la actitud mas valorada en los gobiernos monárquicos. La deslealtad era considerada traición y era castigada con la muerte.

Resonancia:

Ser desleal es el pan de todos los días. La lealtad esta escasa. Se es desleal cuando se traiciona a la esposa, cuando se calumnia a un hermano, cuando conspiramos para hacerle daño a otro.

Si deseamos entender con más claridad la palabra lealtad mirémosla en relación a la traición. El que no es leal es un traidor.

La traición incluye tres cosas: Ambición o soberbia, hipocresía y deshonestidad o falta de sinceridad.

Para que usted traicione a alguien, en primer lugar debe tener una ambición, desear algo, o en vez de esta, estar compitiendo con alguien sin que la otra persona lo sepa (por que el si y yo no, por que ella si y yo no), o a su vez. Desear dinero (Judas), posición o reconocimiento puede ser el primer paso para traicionar a alguien. La ambición me conduce al siguiente paso, la hipocresía, mostrar una cosa delante de alguien y por detrás hablar mal de ella y la hipocr5esia me conduce a la deshonestidad, es decir, a actuar contra alguien con base en mentiras y calumnias. Todos estos pasos los dio Judas. ¿Qué había pasado con David?. Fue traicionado por algunos. V 9.

David fue leal y mostro su lealtad siendo sincero y honesto con Saúl. 10-15.

David se defendió mostrando que él era integro, no mostrando que Saúl no lo era, ni que estaba equivocado.

Algunas frases celebres acerca de la traición son estas:

“Sólo pensar en traicionar es una traición consumada. Autor desconocido.”

“La traición es el arma de la que sólo se valen los que son incapaces de toda lucha franca y honrada.” Autor desconocido.

Y esta no es celebre por que la escribí yo:

“La traición la emplean todos aquellos que no han llegado a la madurez como cristianos, aquellos que no han entendido el significado de ser Iglesia y de amar a su hermano.”

Ser leales a nuestros pastores y líderes es negarnos a la traición como conducta permanente.

Que terrible que un cristiano sea un traidor de su fe, de sus lideres y hermanos, cuando actúa de la manera equivocada.

Cuando en el corazón no hay maldad, mi prójimo puede esperar de mí lealtad en todo sentido, competencia limpia y honesta, sinceridad y transparencia.

Preguntémonos: ¿Hemos sido personas leales o nuestra tendencia es a ser traidores?.

CONCLUSION:

Creo en mi corazón que cada uno ya hizo su propia reflexión. Los hombres y mujeres de Dios actúan con buena voluntad, respeto y lealtad hacia sus líderes y por ende a su prójimo.

Si en la reflexión personal que hemos hecho, nos dimos cuenta que en el pasado actuamos de mala voluntad, que faltamos al respeto y fuimos desleales con nuestros líderes. ¿Cuál es el trabajo que nos espera?. ¿Qué vamos a hacer de ahora en adelante?.

Crecer en la gracia, en el conocimiento de Dios y en la piedad es cuestión de ejercicio continuo. Pablo se lo dijo a Timoteo: “Ejercítate para la piedad”. Los cambios no son automáticos Timoteo, requieren de un trabajo en tu vida que cada día te lleve a ser más piadoso, mas maduro.

Ahora lo que nos espera es un cambio de conducta, un cambio de las costumbres, un cambio en el corazón. Apartémonos de toda actitud de maldad, seamos cuidadosos de respetar y ser leales a nuestros líderes, la iglesia y prójimo en general. Evaluemos continuamente como va nuestro cambio al respecto y que Dios nos ayude a ser diferentes.

La integridad y madurez de David fue la que no le permitió asesinar a Saúl. Que nuestra integridad y madurez sea la que nos impida hacerle daño a nuestros líderes, hermanos, familia y prójimo en general. Si no es así, entonces estamos lejos de ser verdaderos discípulos.

De regalo a nuestros pastores démosle toda nuestra buena voluntad hacia ellos, nuestro respeto y nuestra lealtad.

Dios les bendiga

lunes, 22 de octubre de 2012

El Hablar Cristiano: Santiago 3

INTRODUCCION:

En este pasaje, el apóstol comienza hablando sobre el daño que puede hacer aquel que habla con jactancia y siendo más específicos, se refiere a los que se creen maestros o más sabios, sin embrago el aprovecha un problema o situación particular que se esta presentando en al iglesia para exponer una enseñanza de tipo general. Reflexionando un poco sobre el tema de la jactancia, podríamos decir que hoy en día esto es más que común. A diario nos encontramos con personas que alardean con jactancia hasta de la bendición que han recibido de Dios (Muchas veces hasta sin darse cuenta), se jactan de lo material, de los logros académicos, de su espiritualidad, de su prestigio, posición e inclusive hasta de su excelsa teología. En lo general el apóstol, diserta sobre como debe hablar un cristiano y una de las lecciones principales que deja este capitulo es la de ser autocríticos en cuanto a hablar se refiere. Cada uno de nosotros debe estar pendiente y ser cuidadoso de la manera en que habla a fin de corregir su manera de hablar. El que sabe hablar se conoce también porque calla antes de decir lo que no debe. La pregunta es: ¿Somos jactanciosos?, ¿Provocamos malestar en los demás por nuestra jactancia?, ¿Hablamos como corresponde?. Hablar como corresponde a un c cristiano no es manejar un lenguaje cristiano. . Stg 1:19: Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; es el mismo contexto de Stg 3. El pasaje responde a la pregunta: ¿Cómo habla el verdadero cristiano? Y la respuesta es con Sabiduría, humildad y madurez. Un judío convertido al Señor dijo una vez: La lengua aunque no tiene huesos rompe muchos huesos. El apóstol en este pasaje también nos advierte sobre el mal uso de la lengua. Cuidado: Tan mal se puede usar la lengua que el diablo engaño con ella a Adán y Eva metiendo en líos a toda la humanidad.

Vayamos al texto.

Encontramos tres cosas en el texto: Una amonestación y dos enseñanzas.

I. AMONESTA:

A no jactarse de ser sabios. A no hablar de manera ignorante.

Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo. Stg 3:1

Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo. Stg 1:2.

Ahora bien, si ponemos el freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, dirigimos también todo su cuerpo. Stg 3:3

Mirad también las naves; aunque son tan grandes e impulsadas por fuertes vientos, son, sin embargo, dirigidas mediante un timón muy pequeño por donde la voluntad del piloto quiere. Stg 3:4

Exegesis:

En primer lugar, el Apóstol llama la atención sobre la jactancia, sobre creerse superiores a los demás y no solo creerse sino manifestarlo y dice el que se jacta esta mas expuesto no solo al juicio divino sino también al juicio humano, es decir, el que se jacta tendrá todas las miradas sobre el, en espera de que cometa un error para ser juzgado de una vez y sin misericordia alguna. Su jactancia lo hace victima de un juicio más severo. Muchos se querían autoproclamar maestros y con su actitud provocaban la división en las congregaciones.

En segundo lugar:

El apóstol no hace ver al jactancioso su error diciéndole que es inferior a los demás sino colocándolo al nivel de los demás.

En otras palabras, la jactancia no es un problema de ustedes nada más, es un problema que nos atañe a todos y todos estamos expuestos a fallar en este aspecto y no solo en este sino en muchos que involucran la forma como nos expresamos.

Si alguien ya aprendió a hablar sin errores en lo que dice es perfecto y esto es muestra de que puede tener dominio de todo lo demás, es decir, si usted y yo no pecamos con la lengua tampoco pecaremos con el resto del cuerpo. El que domina su lengua domina todo su ser.

En tercer lugar:

Dos palabras que nos invitan a reflexionar: Freno y timón.

El apóstol exhorta a ponerle freno a la lengua y a tener la voluntad para hacerlo. No podemos ser dominados por lo más pequeño.

El apóstol quiere decir que para controlar la lengua se necesita de esfuerzo, de voluntad, de trabajo, no es fácil hablar sabiamente.

Tenemos que ser conscientes de la necesidad de trabajar en el control de nuestra lengua.

Resonancia: ¿Qué nos dice este texto a nosotros hoy?

¿Que encontramos en la Iglesia del Siglo XXI?. Jactancia, jactancia y más jactancia. Algunos se jactan de lo espirituales que son, de las revelaciones que tienen, de la gran cantidad de gente que asiste a sus locales, de lo bendecidos que están económicamente, de la teología que saben, de lo bien que predican, de mantener la sana doctrina. ¿Qué pasa con nuestra espiritualidad?. Nadie evalúa el daño que puede hacer con lo que dice. Por ejemplo: Nos encontramos con un hermano que esta pasando por una crisis espiritual profunda y en vez de confortarlo y animarlo comenzamos a hablar de nuestra “espectacular vida espiritual”, nos encontramos con un hermano que esta sin empleo y en crisis económica y en vez de ayudarlo aun con recursos materiales lo que hacemos es comenzar a hablar de la nueva finca que compramos, del carro que vamos a estrenar, nos encontramos con un hermano en crisis matrimonial y en vez de escucharlo, comenzamos a hablar de nuestra tercerea luna de miel. Tenemos el habito pecaminoso de decir para o con el objetivo de mostrar nuestra superioridad y es mas esa superioridad queremos llevarla al plano de la bendición o de estar bien con Dios, partiendo del principio errado: “Si estoy bendecido es por que las cosas con Dios están bien”.

Ahora bien, otros también, estamos pendientes que que un hermano caiga o cometa un error para manifestar nuestra superioridad. Esto es inmadurez.

El apóstol con maestría en la comunicación, comienza de una situación de un grupo en particular y la lleva a una situación general, es decir, el problema de la jactancia no es de un grupo, es problema de toda la iglesia. Ojala mientras estamos compartiendo este mensaje usted no se lo esté aplicando a otro, este mensaje es para usted y para mi también.

El que domina la lengua, el que no peca con su lengua es capaz de dominar todas las demás tentaciones. Aclaro que no estamos hablando de aquellos que por su carácter son callados.

El mensaje de Santiago 3 nos dice hoy lo siguiente: “Para frenar y conducir la lengua necesitas trabajo, necesitas ejercitarte en su control”.

El freno a la lengua no es un milagro divino, el freno a la lengua se consigue obedeciendo el mandato divino de amar al prójimo. Si amas a tu prójimo no hablaras mal de él.

Para controlar la lengua es necesario trabajar, esforzarse y ser conscientes de nuestro problema.

Esforcémonos y trabajemos para así tener la capacidad de poner freno y conducir nuestras palabras. Es un ejercicio diario.

“Para aprender a hablar humildemente y con sabiduría primero hay que aprender a callar”.

II. ADVIERTE:

Del peligro de hablar sin sabiduría

Así también la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, se jacta de grandes cosas. Mirad, ¡qué gran bosque se incendia con tan pequeño fuego!

Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida. Con la lengua el diablo engaño a Adán y Eva y tentó al mismo Señor.

Porque todo género de fieras y de aves, de reptiles y de animales marinos, se puede domar y ha sido domado por el género humano, pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal.

Con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios de la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

¿Acaso una fuente por la misma abertura echa agua dulce y amarga?

¿Acaso, hermanos míos, puede una higuera producir aceitunas, o una vid higos? Tampoco la fuente de agua salada puede producir agua dulce.

Stg 3:5-12

Exegesis:

El apóstol advierte sobre los peligros de no controlar la lengua.

- Cuanto molesta a los demás el que habla con jactancia. El que se da ínfulas, el que se cree mejor.

- Cuanto daño se puede hacer con lo que decimos (lengua perversa). Dice el apóstol que es comparable a la destrucción que causa una llama del infierno y tiene su origen en el mismo diablo.

- El hombre que domina su lengua es aquel que tiene un corazón transformado por Dios. El hombre que domina su lengua es aquel cuyo arrepentimiento ha sido sincero, se ha negado a si mismo, tomado su cruz y ahora es en verdadero discípulo de Cristo.

- Cuantos problemas podemos ocasionar con una palabra.

- Cuanta falsa espiritualidad se puede mostrar con la forma en que hablamos. Por un lado bendecimos y por las espaldas maldecimos.

- Bendecir a Dios (costumbre), olvidando el segundo mandamiento (amar al prójimo). Eso estaba pasando entre ellos.

- Según la enseñanza del NT, aun una maldición susurrada o un ademan airado hacia un prójimo es una contradicción de nuestra profesión cristiana. En los cristianos esto no debe ser así.

- Tal contradicción en la conducta es tan antinatural como inmoral.

- O hablamos bien o hablamos mal, o somos sabios al hablar o somos ignorantes al hablar. No hay término medio.

- Una lengua que se usa para hablar bien y mal a la vez, es una incoherencia total.

Resonancia: ¿Qué nos dice este texto a nosotros hoy?

Una cristiana del siglo XIX, llamada Beth Day, escribió este poema:

Hazlo Pasar

Antes de hablar, tres puertas de oro

Estrechas puertas estas. La primera “¿Es verdad?”.

Luego: “¿Es necesario?”: En tu mente

Contesta con verdad. Y la siguiente.

Ultima y la mas estrecha: “¿Es bondadoso?”

Y si para llegar al fin a tus labios.

Pasa atraves de estas puertas,

Entonces, puedes contarlo, sin temor

De cual el resultado pueda ser.

Creo que podríamos dejar hasta ahí el mensaje.

Donde se conoce un verdadero discípulo de Cristo: “En que ha crucificado su lengua”.

Es posible que aquí haya muchos que salen del servicio, de orar, de adorar y de escuchar el mensaje a la casa de hermanos a hablar mal de otros. Cuando hablamos mal de otro estamos hablando mal de nosotros mismos. Hacemos parte de un solo cuerpo que es la iglesia. Una mala palabra contra otro así sea en voz baja, así sea que nadie te escuche, un gesto o un ademan nos hace faltos de amor.

Un cristiano verdadero es sabio en su manera de hablar, nunca usa su sabiduría o cualquier cosa para hacer sentir su superioridad a los demás.

Si midiéramos el daño que podemos decir con nuestras palabras nos coseríamos la boca para no decir nada. Es el mismo infierno el que se desata cundo decimos lo que no debemos.

¿Somos cristianos verdaderos?. Respondamos esa pregunta haciendo la siguiente reflexión: ¿Le pongo freno a mi lengua?, ¿La conduzco a decir lo que debe?, o ¿Mi lengua es como un caballo desbocado?

Es tan tremendo esto que con nuestra manera de hablar podemos mostrar una espiritualidad que no tenemos. ¿Sera que esto ocurre hoy en las iglesias?.

Esta de moda bendecir a Dios y maldecir a los hombres. Hoy la gente ora para lograr venganza, para perjudicar a otros y mucho más.

Esa actitud no solo no es cristiana sino que es inmoral.

El hablar del cristiano es de una sola vía. No se concibe en la Biblia un cristiano que use la lengua para el bien y el mal, para bendecir y maldecir.

Para aprender a hablar humildemente y con sabiduría primero hay que aprender a callar.

Cuanta humildad hay en saber escuchar, en callar antes de decir algo que no esta bien.

III. ENSEÑA:

A hablar con sabiduría

Como es que habla el verdadero sabio. En otras palabras, la solución esta en hablar con sabiduría. Nadie puede domar la lengua, Dios si. (Mt 12:34-35, Mt 23:36). Cunado la vida interior esta limpia y dominada por el E.S, el habla del cristiano puede ser disciplinada de manera que sea agradable a Dios. La lengua por indisciplinada que sea, esta enjaulada en la boca, y Dios puede dar gracia para cerrar la jaula cuando sea necesario.

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría.

Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad.

Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural (esta sujeta a los deseos de la carne), diabólica.

Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala.

Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía.

Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.

Stg 3:13-18

Exegesis:

- El sabio se conoce por su conducta sobria y mansa. El sabio no produce conflictos mas bien los evita.

- El que dice ser sabio pero siempre esta compitiendo con los demás a ver quien es el mejor es un sabio de mentiras.

- La sabiduría que creemos tener y que produce jactancia y arrogancia, es falsa, proviene de nuestra inmadurez, es sinónimo de escasa espiritualidad y es aprovechada por el diablo para destruir.

- Donde hay competencia hay conflicto, murmuración, chisme. Todo por querer disminuir a los demás y sentirnos superiores.

- La verdadera sabiduría es:

- Dos rasgos internos

- Pura: Producto de un corazón arrepentido. Es sinceridad y transparencia al hablar. No hay nada oculto, ni dobles intenciones. Proverbios 8:6: Oíd, porque hablaré cosas excelentes, y abriré mis labios para cosas rectas.

- Pacifica: Se entiende como el estado interior del corazón del que habla. Si hay paz, tranquilidad, serenidad y sosiego en el corazón, la persona no va a tener problemas con lo que dice. Si en el corazón hay confusión, tormenta y turbación esa persona va a tener problemas con lo que dice.

- Cinco Externos

- Amable: El significado aquí es equidad. Habla de la justicia natural que debe tener el hombre. El habla del sabio no muestra preferencias de trato. El trato verbal e inclusive su tonalidad debe manifestar que su actitud es la misma para cualquiera que sea el prójimo que tenga enfrente.

- Condescendiente: Gentileza. El sabio se cuida de ofender y de dañar con sus palabras. Sabe decir las cosas aunque estas confronten y exhorten a otros.

- Misericordiosa: El sabio cuando habla, tiene de antemano una comprensión de lo que esta sucediendo con la persona que tiene enfrente, se pone en los zapatos de su interlocutor. Eso hace que hable de manera correcta.

- Sincera: Sin incertidumbre. El sabio comunica de tal forma que no hay dudas de lo que esta diciendo. No hay ambigüedades en sus palabras. Es integro al hablar.

- Justa: Sin Hipocresía. Digo las cosas de acuerdo a lo que soy en mi corazón. Mis palabras reflejan lo que soy. No le muestro a mis hermanos y prójimo lo que no soy.

- Son 7 características la que distinguen al sabio.

- El resultado de la sabiduría es un hablar humilde.

- El apóstol define la manera de hablar haciendo una analogía con la definición de Pablo del fruto del Es. En otras palabras la manera de hablar es un reflejo del fruto del ES en nuestra vida.

Resonancia: ¿Qué nos dice este texto a nosotros hoy?

El que habla como no debe, el que usa la lengua para hablar mal, para maldecir y para calumniar esta reflejando un problema interior Hay problemas y serios en su corazón.

El apóstol habla de dos cosas: Celos y ambición. Estos llevan a la arrogancia, la soberbia y la mentira.

Muchas veces podemos aparentar buenas intenciones en lo que decimos pero en realidad la motivación es la soberbia, el querer ser más que el otro, el querer tener más poder que el otro, en ser más importante que otro. Esas motivaciones me llevan al orgullo que se manifiesta en querer imponerme a como de lugar. La base de toda esta actitud es la mentira. Eso es muestra de total inmadurez. El apóstol vuelve a decir que esta actitud es totalmente diabólica y no es precisamente por que la persona este endemoniada sino por el efecto que este tipo de actitudes produce en la iglesia. Daños devastadores.

Vamos a mirar cada aspecto del hablar con sabiduría como si tuviéramos un termómetro en la mano y con solo colocarlo con debajo de la lengua este nos dijera el grado de cada aspecto. Tomemos los 35 grados como medida excelente. Si usted al colocarse el termómetro tiene mas de 35 algo anda mal. Evaluémonos nosotros mismos.

En un mundo que se ha acostumbrado a mentir, a ser deshonesto, a no ser transparente, el llamado es a ser puros comenzando desde nuestra manera de hablar. ¿Qué tan sinceros y transparentes somos?. ¿Cuánto marca el termómetro?.

En un mundo donde hay turbación, confusión, violencia en los corazones, el llamado es a la serenidad, al sosiego, a la tranquilidad y a la paz en el corazón. Proverbios 15:4 La lengua apacible es árbol de vida; Mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu. ¿Qué dice el termómetro?.

En un mundo acostumbrado a la adulación, a sobar chaqueta, a la lamboneria para conseguir de otras personas lo que se quiere y acostumbrado a tratar mal a aquellos de los cuales no podemos tener beneficios, el llamado es a ser amables, equitativos. ¿Cuánto marca el termómetro?.

En un mundo donde la costumbre es ofender y maltratar con las palabras es frecuente y entre mas daños se haga con la lengua es mejor, el llamado es a ser gentiles, a cuidarnos de ofender, a ser delicados y a aprender a comunicar para construir. Con razón lo decía Salomón, en Proverbios 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. ¿Cuántos grados tenemos?.

En un mundo donde la jactancia es común y donde juzgamos y condenamos tan fácilmente como comer, el llamado es a ser misericordiosos, a comprender las complejidades del ser humano, a ponernos en los zapatos del otro. ¿Tenemos fiebre o todo esta normal?.

En un mundo lleno de apariencias e hipocresía, el llamado es a mostrarnos tal como somos, a no hablar para sostener apariencias sino a hablar para mostrar realidades. ¿Esta todo bien?.

En este ultimo punto: ¿Por qué no nos mostramos tal como somos?. Por temor a lo que digan de nosotros. Porque no hay una iglesia madura que nos ayude sino una iglesia inmadura que nos condena.

¿Cuánto dio el promedio?. ¿Tenemos fiebre, estamos enfermos? o todo esta bien.

CONCLUSION:

En resumen:

La Escritura nos amonesta a no hablar con jactancia y nos muestra que es un pecado que todos cometemos. La Escritura nos advierte sobre la necesidad de controlar y dominar la lengua y por ultimo nos enseña como debe ser nuestro hablar. Seamos humildes ante la palabra y comencemos a cambiar nuestra manera de hablar.

Jesús dijo: De la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12:34. ¿Mis palabras muestran la bondad o la maldad que hay en mi corazón?.

Que hacer:

En primer lugar, evaluar constantemente lo que decimos. Reflexionar sobre nuestras conversaciones. La evaluación continua nos permitirá corregir.

En segundo lugar, trabajar con dedicación y esfuerzo para cambiar nuestra manera de hablar. Si somos capaces de dominar la lengua seremos capaces de dominar todo el cuerpo.

En tercer lugar, desarrollar atraves de la práctica y el ejercicio continuo la sabiduría para hablar.

Termino con una historia publicada en un número de selecciones de readers digest (Tomada de obrero fiel):

Cuenta que una mujer se quejó con su vecino por el mal servicio que le habían dado en una farmacia cercana, pensando en que él transmitiría su mensaje al dueño de la farmacia. La siguiente ocasión en que la mujer pasó a la farmacia, el dueño la saludó calurosamente, y le expresó lo mucho que agradecía su preferencia y de inmediato le despacho la receta. El hombre dijo, además, que si él podía hacer algo por su familia, ella sólo debía llamarlo, aunque no fuera en horas hábiles. La mujer comentó con el vecino como le habían atendido de bien esta vez, diciéndole: “Gracias por decirle al señor de la farmacia lo insatisfecha que estaba con el servicio ¡Funcionó muy bien!” “Bueno – respondió su vecino – en realidad yo no hice eso” aclaró al momento su amigo, “en vez de ello, le dije que había quedado usted muy impresionada con la forma en que él había desarrollado su negocio, y que a usted le parecía que la suya era una de las farmacias que mejor atención tenia de todas las que había conocido”.

Sin más,

Dios les bendiga

martes, 2 de octubre de 2012

Pastor Youcef Nadarkhani escribe conmovedora carta de gratitud después de salir de la cárcel

Quiero expresar mi gratitud a todos los que me han apoyado, abiertamente o en secreto. Todos ustedes son muy queridos para mi corazón. Que el Señor te bendiga.

Iran | Martes 25 de Septiembre, 2012

El pastor evangélico iraní, Youcef Nadarkhani quien recientemente fue liberado por Irán después de haber sido encarcelado ilegalmente casi tres años por ser cristiano, escribió una carta a todos los que apoyaron su decisión por Cristo, él tituló la misiva como: “La Causa que Defiendo”.

Salaam! (¡La paz sea con vosotros!)

Glorifico a Dios y le doy gracias al Señor con todo mi corazón.

Estoy agradecido por todas las bendiciones que Él me dio durante toda mi vida. Estoy especialmente agradecido por su bondad y protección divina que caracterizó el momento de mi detención.

También quiero expresar mi gratitud hacia quienes, en todo el mundo, han trabajado por mi causa, o mejor dicho, la causa que defiendo. Quiero expresar mi gratitud a todos los que me han apoyado, abiertamente o en secreto. Todos ustedes son muy queridos para mi corazón. Que el Señor te bendiga y te dé su gracia perfecta y soberana.

Verdaderamente yo he sido puesto a prueba, ¿la prueba de la fe qué es?, conforme a las Escrituras “más precioso que el oro perecedero” (1 Pedro 1: 7). Pero nunca sentí la soledad, estaba todo el tiempo consciente del hecho de que no era una batalla solitaria, porque sentí toda la energía y el apoyo de aquellos que obedecieron a su conciencia y lucharon por la promoción de la justicia y los derechos de todos los seres humanos. Gracias a estos esfuerzos, siento la enorme alegría de estar junto a mi maravillosa esposa y mis hijos. Estoy muy agradecido por esta gente, a través de los cuales Dios ha estado trabajando. Todo esto es muy alentador.

Durante ese período, tuve la oportunidad de experimentar de una manera maravillosa lo que dice la Escritura: “De hecho, como los sufrimientos de Cristo abundan en nosotros, nuestro aliento abunda a través de Cristo” (2 Corintios 1: 5). Él ha consolado a mi familia y les ha dado los medios para enfrentar esta difícil situación. En Su gracia, Él proveyó para sus necesidades espirituales y materiales, teniendo lejos de mí un gran peso.

El Señor maravillosamente me proporcionó a través de la prueba, lo necesario para enfrentar los retos que estaban delante de mí. A medida que la Escritura dice: “Él no permitirá que seamos probados más allá de nuestras fuerzas….” (1 Corintios 10: 13).

A pesar del hecho de que he sido declarado culpable de apostasía de acuerdo con una cierta lectura de la Shar’ia, estoy agradecido porque a los líderes del país se les ha dado la sabiduría para romper ese criterio, teniendo en cuenta otros mismos hechos aplicados por la Shar’ia. Es obvio que los defensores del derecho iraní y los expertos legales han hecho un esfuerzo importante para hacer cumplir la ley y el derecho. Quiero darle las gracias a aquellos que han defendido lo correcto hasta el final.

Estoy muy feliz de vivir en una época en la que podemos tener una mirada crítica y constructiva hacia el pasado. Esto ha permitido la escritura de textos universales destinados a la promoción de los derechos del hombre. Hoy en día, somos deudores de estos esfuerzos prestados por personas queridas que han trabajado por el respeto de la dignidad humana y han pasado a nosotros estos textos universales significativos.

Yo también soy deudor de los que han pasado fielmente la Palabra de Dios, la Palabra que nos hace muy herederos de Dios.

Antes de terminar, quiero expresar una oración para el establecimiento de una paz infinita y universal, de modo que la voluntad del Padre, así en la tierra como en el cielo. De hecho, todo lo que pasa, pero la Palabra de Dios, es fuente de toda paz, durará eternamente.

Que la gracia y la misericordia de Dios sea multiplicada. ¡Amén!

Youcef Nadarkhani

08 de septiembre 2012

La carta fue traducida al inglés a través de Present Truth Ministries. Youcef, había sido declarado culpable de apostasía por convertirse al cristianismo y condenado a muerte por ahorcamiento. Fue encarcelado durante 1.062 días, poco menos de tres años, por violación de las leyes iraníes e internacionales que protegen la libertad religiosa.

La historia de Youcef llegó a millones de personas alrededor del mundo, lo que se convirtió en una protesta internacional para que lo liberan, el caso causó un gran impacto a nivel mundial. El Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ, por sus siglas en inglés) quien luego apoyó al pastor, inició una campaña en Twitter por Youcef, alcanzando más de 3,1 millones de seguidores en todo el mundo que apoyaban la liberación del pastor.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Charisma News

Tomado de: http://www.noticiacristiana.com/iglesia/pastor/2012/09/pastor-youcef-nadarkhani-escribe-conmovedora-carta-de-gratitud-despues-de-salir-de-la-carcel.html

sábado, 29 de septiembre de 2012

Conocer: Estudio Basado En La I Epístola Del Apóstol Juan

INTRODUCCION:

Varias preguntas rondan por mi cabeza desde hace varios meses. Estas son: ¿Conozco a Dios?, ¿Cómo sé que conozco a Dios?, ¿Qué es el amor?, y la ultima ¿Sabemos amar?. Hace unos días pregunte en una reunión a varias personas, ¿Quién es Dios?, las respuestas fueron desde que Dios era aquel que nos solucionaba los problemas hasta que era un físicamente igual a nosotros. Y es que hoy en día hay una pobreza general en cuanto a Quien es Dios. No conocer a Dios es tan delicado y tan grave que el profeta Oseas en el cap 4 v 6 dice: “Que el pueblo de Dios pereció por falta de conocimiento”, por falta de conocerlo a El. En cuanto a ¿Qué es el amor?, igual, no sabemos que es el amor y ¿Sabemos amar?, nadie nos ha enseñado y hemos sido reacios a aprender. Aunque voy a enfocar el tema para responder una sola de las preguntas, quise dejarles las otras tres para la reflexión personal. El objetivo de este mensaje no es concluir que estamos en ceros, ahora si lo que necesitamos es arrancar de nuevo tenemos que entender que es un proceso que aun no ha terminado y hacernos conscientes de que tenemos que trabajar arduamente para alcanzar la meta. El estancamiento es producto de creer que todo esta bien, de la ausencia de reflexión en nuestra vida. Vamos a responder la pregunta: ¿Cómo sé que conozco a Dios? Desde la perspectiva del apóstol Juan en su primera epístola.

Conocer implica:

I. Guardar

1 de Juan 2:3-4: El apóstol, dice: ¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios?: La respuesta es: Si guardamos su mandamientos.

La palabra guardar aquí se refiere a la disposición permanente y creciente de parte nuestra a obedecer. La obediencia se desarrolla y se fortalece con la misma obediencia, es decir entre mas obedezco a Dios hoy mas obediente a Dios voy a ser mañana.

Para Juan, guardar sus mandamientos es lo mismo que guardar su palabra y esto significa esforzarnos continuamente paras ser mas y mas semejantes a Cristo, por eso dice, que hay que andar como el anduvo. 1 de Juan 2:6. El saber es cuestión de teoría, el conocer es cuestión de práctica. El amor a Dios se perfecciona en la obediencia.

El que dice: Le conozco pero no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad.

1 de Juan 3:6: Todo aquel que practica el pecado no le ha visto ni le ha conocido.

1 de Juan 3:1: El mundo no nos conoce, precisamente por que no le conoció a El. Si hay algún hermano que no nos cae bien, no nos hemos puesto a pensar en la posibilidad de que lo que en realidad nos molesta es que evidencia en su vida un mayor conocimiento de Dios en la práctica. No será que inconscientemente su vida nos confronta y por eso le rechazamos.

Oseas 4:6: Mi pueblo pereció por falta de conocimiento: Aquí hay un principio. No hay conocimiento de Dios sin obediencia. En los tiempos de Oseas el pueblo estaba tan obstinado y terco que no escuchaba a los sacerdotes sino que contendían con ellos. Por otra parte, los sacerdotes también habían perdido autoridad delante del pueblo debido a que ellos mismos estaban desobedeciendo a Dios.

Resonancia:

¿Cuál es nuestra realidad?

Es posible que algunos de nosotros hoy en día este luchando por ser obediente y muchas veces esa lucha es más por no perder terreno que para ganar terreno. Para conservar el nivel de obediencia que tenemos y no para ser mas obedientes cada día. Coloquemos como ejemplo los diez mandamientos. Supongamos que estamos obedeciendo 5. Si cada día obedecemos esos 5 pero estamos en la disposición de ser más obedientes a Dios en un mes ya estaremos cumpliendo 6. A mayor disposición para obedecer más obedientes vamos a ser. Por simple observación, nos damos cuenta que la disposición para obedecer a Dios esta escasa. Más bien hay poca disposición para obedecer y en muchos casos nos hemos vuelto totalmente desobedientes. Ustedes saben lo que es darle golpes a una muralla con un pequeño martillo. ¿Cuándo la derribaras?. Conversando con varios pastores sobre el tema, la conclusión es la Iglesia del Señor se ha endurecido. Se predica una y otra vez, se enseña, se aconseja y nos encontramos con situaciones donde no hay explicación parea ciertas conductas del pueblo y nos preguntamos ¿Qué ha pasado con la palabra predicada?, ¿Por qué le pueblo aun no aprende?. Por ejemplo, el perdón. ¿Cuántos resentidos?, la fornicación, el adulterio cuanto se ha enseñado sobre estos temas, y abundan los casos. Y nos ufanamos de conocer a Dios, pero nuestra desobediencia dice que no tenemos ni idea de quien es El. La tendencia es a desobedecer. ¿Qué le paso a Sansón?. Él sabía lo que tenia que hacer, sabia cual era el mandamiento, no tocar mujer pagana. Aun así desobedece una y otra vez y ya sabemos como termino. Sansón pereció por falta de conocimiento, por no guardar el mandamiento de Dios, El que pudo ser un gran líder para Israel murió de manera lamentable. La desobediencia destruye, por eso el profeta dijo: El pueblo pereció por falta de conocimiento. ¿Estamos obedeciendo a Dios para vida o desobedeciendo a Dios para muerte?. ¿Cuándo vamos a enternecer el corazón para escuchar la voz de Dios?. Ojala cuando lo hagamos no sea demasiado tarde.

Conocer implica:

II. Amar.

1 Juan 4:7-8: Queridos hermanos amémonos los unos a los otros, por que el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de El y lo conoce. El que no ama no ha conocido a Dios por que Dios es amor.

Dios nos puso el ejemplo enviando a su hijo. 4:9-10.

1 de Juan 4:12: Nadie ha visto jamás a Dios pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente.

1 de Juan 4:19-20: Nosotros amamos a Dios por que Él nos amó primero. Si alguien afirma yo amo a Dios, pero odia a su hermano, es un mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.

1 de Juan 3:16-18: En esto conocemos lo que es el amor: En que Jesucristo entrego su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermanos esta pasando necesidad y no tiene compasión de él, ¿Cómo puede decir que el amor de Dios habita en el?. Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.

1 de Juan 3:11: Este es el mensaje que han oído desde el principio que nos amemos los unos a los otros. No seamos como Caín, que por ser del maligno, asesino a su hermano, ¿Y por qué lo hizo?. Porque sus propias obras eran malas, y las de su hermano justas.

Resonancia:

Nuestro mundo se deteriora cada vez más. La ausencia de amor en el corazón del hombre cada día produce más tragedias. Las manifestaciones en contra del hombre o de la mujer aumentan cada día. Acoso laboral, acoso sexual, matoneo son algunos ejemplos de los diferentes nombres que se le colocan a los distintos actos de violencia y maltrato. El mundo esta saturado de violencia y odios. Se burlan de los musulmanes, estos en venganza matan mucha gente. Gente inocente muere por el morbo de unos cuantos y la espiral de violencia sube todos los días. En un contexto de odio y venganza, el Señor manda a su Iglesia a amar. Que difícil es amar cuando estamos rodeados de odio podríamos decir. Ese es el desafío!. El Señor nunca nos dijo que era fácil!. ¿Conocemos a Dios?, la evidencia es el amor. Usted tiene defectos, usted no es perfecto, sin embargo yo no lo puedo usar como excusa para no reconocer que Dios me esta hablando. Somos expertos en aplicarle la palabra a los demás. Si no amamos no conocemos a Dios. Ahora, en la Iglesia se experimenta otro tipo de violencia y es tan grave como las demás. El odio, la murmuración, el chisme, la hipocresía, la discriminación, el amor fingido. ¿Cuántos de los que estamos aquí hablamos del hermano a sus espaldas?, ¿Murmuramos?, ¿Damos a conocer las intimidades ajenas?, ¿Usamos la hipocresía?, ¿Discriminamos en el corazón?, ¿Fingimos amar?. Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad. Si odias a tu hermano es posible que la razón sea que te sientas inferior a él. Mire de lo que nos estamos perdiendo: 1 de Juan 4:12: Nadie ha visto jamás a Dios pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente.

“Si nos amamos unos a otros, el amor de Dios se ha manifestado plenamente”. La plenitud del amor de Dios en la Iglesia depende de que nos amemos. ¿De que nos estamos perdiendo?. Por favor.

Jesús nos dio el ejemplo. En lo material el amor ha de ser expresado en hechos concretos.

No amemos de labios para afuera!

“Cuando amamos de verdad, día a día crece nuestra capacidad de amar”

Ilustración: MB Jerusalén.

Conocer implica:

III. Practicar.

1 de Juan 3:6: Todo el que permanece en El, no practica el pecado. Todo el que practica el pecado no le ha visto ni le ha conocido.

1 de Juan 2:29: Si reconocen que Jesucristo es justo, reconozcan también que todo aquel que practica la justicia ha nacido de El.

1 de Juan 3:10: Así distinguimos entre los hijos de Dios y los hijos del Diablo: El que no practica la justicia no es hijo de Dios, ni tampoco lo es el que no ama a su hermano.

De 1 de Juan 3:16-18 extractamos lo siguiente: Queridos hijos no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y verdad.

2 de Juan 6: En esto consiste el amor: En que pongamos en practica sus mandamientos. Y este es el mandamiento que vivan este amor, tal como ustedes lo han escuchado desde el principio.

Resonancia:

Vivimos en una época donde la pureza, la honestidad, la honradez y la santidad son cada vez más escasas. En la práctica la mayoría nos rajamos. Sacamos 0 sobre 10. La práctica del pecado consiste en su repetición, es decir, en la frecuencia del pecado en nuestra vida. Es normal pecar. A eso se refiere con practicar el pecado y el que practica el pecado no conoce a Dios. No me responda a mi respóndaselo usted mismo: ¿Cuántos de los que estamos aquí en esta mañana somos practicantes habituales del pecado?. El que es de Dios practica la justicia. El que es de Dios practica sus mandamientos.

Que bueno seria reflexionar con toda seriedad y honestidad acerca de lo que hacemos a diario. ¿Qué es lo que comúnmente hacemos todos los días?.¿Eso que hacemos es coherente con el estilo de vida del cristiano de acuerdo al modelo de Jesús?, o mas bien. ¿Eso que hacemos es coherente con un estilo de vida pecaminoso de acuerdo al modelo del mundo?.

Es hora de hacer un alto, de sentarnos y reflexionar, de pensar que estamos haciendo y como estamos conduciendo nuestras vidas.

Volvemos al ejemplo de Sansón. ¿Qué era lo habitual en su vida?: Visitar a las remeras. El pecado era lo habitual en su vida y lo llevo a la destrucción. Al final Dios le dio la oportunidad. La practica de los mandamientos, la practica de la justicia, la práctica del amor es lo que nos va a llevar a conocer a Dios.

“A mas práctica de la Justicia mas justos seremos”.

“A mas practica del amor, mas capacidad de amar tendremos”

“A mas obediencia en la practica mas obedeceremos”.

“La practica es lo visible de la obediencia. La practica es externa, la obediencia es interna, es una actitud del corazón”.

CONCLUSION:

Quiero concluir resaltando la idea del apóstol Juan cuando compara la luz con la oscuridad. El que conoce esta en la luz, el que no conoce esta en oscuridad.

En la medida en que conozco a Dios, la oscuridad se desvanece y comienza a brillar la luz verdadera. 1 de Juan 2:8.

Si afirmamos que tenemos comunión con El pero vivimos en la oscuridad mentimos y no practicamos la verdad. Pero si vivimos en luz tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesús nos limpia de todo pecado. 1 de Juan 1:6-7.

1 de Juan 2:11: Pero el que odia a su hermano esta en la oscuridad ye en ella vive y no sabe adonde va, por que la oscuridad no lo deja ver.

Para terminar:

El no conocer a Dios es estar en oscuridad y esa oscuridad no nos deja ver y al no ver formamos una muralla alrededor de nuestro corazón. La oscuridad es ausencia de luz. Si hay oscuridad es por que no hay conocimiento. Es posible que en nuestra vida hayamos escuchado cientos, miles de mensajes de la palabra de Dios, leído libros, asistido a congresos y seminarios y nuestro presente sea de oscuridad total. Es hora de que la oscuridad se vaya desvaneciendo y brille en nosotros la luz de Cristo, el verdadero conocimiento que nos lleve a crecer y a cumplir el propósito de Dios con nuestras vidas.

¿Qué hay en mi vida, oscuridad o luz?

Ahora que ya respondimos la pregunta. Conozco a Dios cuando guardo sus mandamientos, amo a Dios y al prójimo y la practica es producto de un corazón transformado (apariencias), cada uno respóndase a si mismo. ¿Conozco a Dios?. Si la respuesta es no, o es incompleta, desde hoy la tarea es guardar, amar y practicar.

Oración

Dios les bendiga

lunes, 17 de septiembre de 2012

Silencio: Milton Acosta, PhD

Para hablar del silencio casi hay que pedir disculpas. Pero la idea no es que hagamos votos perpetuos, sino incorporarlo a la piedad personal, la liturgia y el quehacer teológico.

Cuando en América Latina se insinúa que la vida cristiana puede enriquecerse con el silencio, la reacción a veces es que esas son ideas europeas o asiáticas; que nosotros somos alegres, festivos y bullosos; y por lo tanto así es nuestra piedad personal, la liturgia y el quehacer teológico. Estas respuestas ignoran que la Biblia y los primeros escritos de teología y de piedad cristianos (donde el silencio es parte importante) surgieron en un mundo alegre, festivo y bulloso: el Medio Oriente, África, Turquía y todo el resto del Mediterráneo. Es decir, es posible tener espacios de silencio en la piedad personal, la liturgia y el quehacer teológico en culturas festivas. El problema es reducir la vida cristiana a un aspecto de la cultura.

También se rechaza el silencio y la quietud diciendo que creemos en un Dios vivo, que de nuestro interior corren ríos de agua viva, que silencio hacen los muertos y que la Biblia manda a alabar a Dios con alegría y júbilo. El problema aquí es pensar que el gozo es incompatible con el silencio, que estar alegre es hacer ruido y que ruido es sinónimo de gozo.

Propongo tres citas para reflexionar. La primera es para los teólogos que por épocas nos sentimos impelidos a emprender cruzadas contra todo maestro que nos parece falso:
“El silencio puede ser más revelador que la palabra misma; puede incluso discernir entre la verdadera profecía y la falsa. Cuando los profetas caían en la duda de si eran víctimas de una ilusión, o cuando se veían enfrentados a otros que decían ser también profetas enviados de Yahvé, recurrían al silencio de Dios como criterio de autenticidad profética.

Profetas falsos eran los locuaces, los que siempre tenían algo que decir, los que «robaban» como ladrones la palabra profética, como se quejaba Jeremías (23, 30).”[1]

La segunda cita es para quienes creemos que cuanto más hablemos nosotros más hablará Dios: “El silencio es la otra cara de la palabra, la cara «oculta» del rostro de Dios: el rostro «visible» es representado por la palabra, el invisible por el silencio.”[2]

La tercera es para quienes pensamos que en cada encuentro con Dios tenemos que decir muchas cosas: “… el silencio es también, junto a la palabra, vehículo de la revelación divina.”[3]

Muchos personajes bíblicos experimentaron la presencia de Dios y escucharon su voz en el silencio: Moisés, Elías, Jeremías, Jesús. De modo que por el bien de todos, hagamos un poco de silencio; sobre todo en la presencia del Señor. Es cierto que en la Biblia el silencio aparece en contextos de sensación de abandono de Dios. Pero eso no es todo. Recordemos las palabras del sabio: “Cuando vayas a la casa de Dios, cuida tus pasos y acércate a escuchar en vez de ofrecer sacrificio de necios, que ni conciencia tienen del mal. No te apresures ni con la boca ni con la mente, a proferir ante Dios palabra alguna; él está en el cielo y tú estás en la tierra. Mide, pues, tus palabras.” (Ec 5:1–2; cp Sal 4:5; Pr 21:23).

Ojalá Dios no tenga que decirnos como aquella vieja canción de enamorados: “palabras, palabras, palabras; palabras, palabras, palabras; palabras tan solo palabras hay entre los dos.” O, Peor todavía, lo que sí les dijo a quienes pretendían adorar a Dios sin practicar la justicia: “No los soporto; me ofende su adoración; aunque multipliquen sus oraciones, no los escucharé” (Is 1:10–26). Seamos también devotos en silencio.

©2012Milton Acosta

[1]Julio Trebolle Barrera, Imagen y palabra de un silencio: La Biblia en su mundo (Trotta, 2008), 278.

[2]Ibid., 283.

[3]Ibid., 278.

Tomado de: http://pidolapalabra1.blogspot.com/2012/07/silencio.html

viernes, 14 de septiembre de 2012

¡Que el Señor nos envíe profetas! - Leonard Ravenhill

                              
Una mirada a la iglesia hoy día nos hace pensar cuánto tardará un Dios Santo en cumplir su amenaza de vomitar esta Laodicea de su boca, pues si en algo están de acuerdo los comentaristas del Apocalipsis es que nos hallamos en la era de Laodicea en cuanto a la Iglesia.
Cristo es ahora «herido en la casa de sus amigos». El santo Libro del Dios viviente sufre más ahora de sus expositores que de sus opositores.
Sólo la Iglesia puede «poner límites al Santo de Israel» y hoy día lo hace con extraordinaria habilidad. Si hay grados en la muerte, entonces la peor muerte que conozco es predicar acerca del Espíritu Santo sin la unción del Espíritu Santo.
Debemos trazar, o sea, exponer bien la Palabra de Verdad. El texto: «He aquí yo estoy a la puerta y llamo» (Apocalipsis 3:20) no tiene nada que ver con los pecadores. Aquí encontramos el trágico retrato de nuestro Señor a la puerta de su iglesia laodicense tratando de entrar. Imagínatelo. En la mayoría de reuniones de oración el texto que más se emplea es: «Donde están dos o tres congregados en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos»; pero con demasiada frecuencia El no está en medio, sino a la puerta. Cantamos sus alabanzas, pero rehusamos su persona.
¡Oh creyentes en bancarrota, ciegos, y todavía alabándose de sus virtudes! Estamos desnudos y no nos damos cuenta de ello; somos ricos (nunca había tenido la iglesia mejores equipos que ahora), pero somos pobres (nunca había tenido menos unción espiritual que al presente). No tenemos necesidad de ninguna cosa (y, sin embargo, nos faltan casi todas las cosas que caracterizaron a la iglesia apostólica). ¿Puede El estar «en medio de nosotros» mientras nosotros mostramos sin ninguna vergüenza nuestra desnudez espiritual?
¡Oh, cuánto necesitamos el fuego! ¿Dónde está el poder del Espíritu Santo que rinde a los pecadores?

Los grandes predicadores hacen famosos los púlpitos, los profetas hacen famosas las prisiones. ¡Que el Señor nos envíe profetas, hombres terribles que alcen la voz y no callen, lanzando ungidos ayes sobre naciones corrompidas hombres demasiado ardientes para ser aceptados, demasiado duros para ser oídos, demasiado justicieros para ser tolerados! ¡Estamos cansados de hombres adornados con vestidos suaves y suave lengua, que usan ríos de palabras con unas gotas de espiritualidad, que saben más de competencia que de consagración, y de promoción que de oración! ¡Pastores que sustituyen la propagación por propaganda y se cuidan más de la diversión de la iglesia que de su santidad!
Extraído del libro de Leonard Ravenhill "Por qué no llega el avivamiento"

Tomado de: http://blogeshoradeserreal.blogspot.com/2010/02/que-el-senor-nos-envie-profetas-leonard.html

lunes, 3 de septiembre de 2012

Todo Esta Bien, Marcos 4:36-41

 

INTRODUCCION:

Cuando comencé a escribir este mensaje vino a mi mente esta pequeña frase hecha famosa por uno de los grandes futbolistas que ha tenido Colombia, Carlos el Pibe Valderrama. Con ella siempre ha querido expresar la normalidad de las cosas y la actitud de confianza frente a las adversidades. Tomo pues esta corta frase, agregándole el verbo estar para darle titulo a esta reflexión. En este pasaje, Marcos sigue respondiendo la pregunta: ¿Quién es Jesús?. Durante los primeros tres capítulos y parte del cuarto, ya ha mostrado a Jesús de diferentes formas y haciendo diferentes tipos de milagros. Encontramos ahora a Jesús y los discípulos en medio de una gran tempestad. Tempestad en medio de la cual los discípulos no saben qué hacer. La naturaleza amenaza sus vidas y ellos sienten temor. ¿No es esta la situación de mucha gente hoy en día?. ¿No es el miedo uno de los mayores problemas de nuestra sociedad actual?. ¿No es el miedo el que nos deprime, aísla y anula?. En este caso es la naturaleza, que en el pasaje simboliza las adversidades de la vida. ¿Es posible que muchos de nosotros hoy estemos muertos de miedo?. Que nos dice el pasaje. ¿Qué hace Jesús en medio de unos discípulos temerosos?.

I. Estoy.

Marcos nos relata y nos pinta el cuadro. Salen en una barca de un lado a otro en compañía de otras barcas que les acompañaban. Viene una gran tormenta, la barca comienza a inundarse y mientras tanto Jesús descansaba. Ellos, angustiados y con miedo gritan y despiertan a Jesús y le dice: ¿Señor no te importa lo que nos está pasando?. Estamos a punto de morir y tu tan tranquilo. El Señor se levanta y calma la tempestad y todo vuelve a la normalidad.

Resonancia:

Grandes lecciones nos deja este pasaje a nosotros hoy. Nos hemos acostumbrado a un pentecostalismo y neo pentecostalismo extremo (Aclaro yo soy pentecostal pero moderado), en donde la manifestación es el principal alimento de la fe. Creo que para los discípulos no era nada diferente. Ya habían visto a Jesús sanar a la suegra de Pedro, levantar un paralitico y echar fuera demonios. Ahora y frente a una tempestad, Jesús yace acostado durmiendo y permanece pasivo ante la situación luego de semejante despliegue de señales y maravillas. Muy seguramente para los discípulos esto era un contraste muy fuerte. Del Jesús muy activo frente a la situación de la gente en general a un Jesús pasivo frente a la situación en la que se encontraban sus discípulos, sus más cercanos y quienes posiblemente se creían con mucho mas derecho de reclamar su favor. De ahí su reclamo. ¿No tienes cuidado?. ¿No te importa lo que nos está pasando?. Pregunto: ¿No es este el grito desesperado de mucha gente hoy?. ¿Cuántos de los que estamos aquí estamos gritando lo mismo en nuestro corazón?. Llenos de miedo y de incertidumbre esperamos la manifestación del poder de Dios antes que el sosiego para nuestra alma. El Señor, se levanta y ordena a la tempestad cesar. Pregunto: ¿No estaba Jesús con ellos?. Si. El problema es que ellos no sabían con quien estaban. “El hecho de que aparentemente Dios se muestre pasivo ante nuestra situación no quiere decir que nos ha abandonado, El está con nosotros y tiene el control de todas las cosas, El sabe cómo y cuándo actuar”. El temor es evidencia de que no le conocemos bien, de que no sabemos quién es El que está con nosotros”. Señor ayúdanos a conocerte de tal manera que desaparezcan nuestros miedos y angustias.

“Todo está bien por que Jesús esta aquí”.

II. Están.

Hay un hecho curioso y Marcos lo escribe creo yo con cierta intencionalidad. En el verso 36b, dice: “También lo acompañaban otras barcas”. Lo anterior nos dice que los discípulos no fueron solitarios aventureros en medio del mar. Tenían compañía. Tuvieron gente que compartió con ellos el mismo temor y los mismos miedos. Lo que paso no solo fue una lección para ellos sino también para aquellos que los acompañaban.

Resonancia:

En primer lugar tenemos la tendencia a creer que nuestro sufrimiento es el más grande. Que no hay nadie que sufra más que yo. De que si hubiera un premio al que más sufre, yo sería el ganador. ¿Y los que están a nuestro alrededor qué?. Mucha gente sufre, es más, están muy cerca de nosotros. Nos encerramos tanto en nuestra propia situación que no vemos lo que pasa a nuestro alrededor. Es posible que nuestro sufrimiento o situación sea insignificante frente a situaciones que viven vecinos, compañeros de trabajo o familiares y en las que nosotros podríamos hacer algo para ayudarlos. En segundo lugar, Los discípulos al igual que nosotros no miraron a los que estaban en igual situación que ellos y mostrando algo de egoísmo solo pidieron porque sus vidas fueran salvadas, ignorando a los que con ellos estaban cruzando el mar en otras barcas. En otras palabras, no nos interesa que los demás están mal si nosotros estamos bien. En tercer lugar, somos los únicos que merecemos el favor de Dios, y por eso le reclamamos a Dios que haga algo. Noten: Cuando Jesús calma la tempestad no solo se salvan los discípulos, se salvan todos los que iban con ellos en otras barcas. No sabemos si eran discípulos, seguidores o simpatizantes pero también fueron salvados. El Señor tiene el control de todo y aunque parezca que no hace nada El está presente y no solo eso hay una comunidad que está con nosotros y quiere compartir nuestras cargas. Pregunto: ¿Compartimos nuestras cargas con los demás?. “Sobrellevad los unos las cargas de los otros y compartid así la ley de Cristo”. Gálatas 6:2. No somos los únicos que experimentamos temor, ni es pecado sentirlo. Nuestra preocupación debe ser conocer a Jesús a tal punto que nada nos de miedo y si somos débiles en algún momento de la vida El no nos va a desechar por eso.

Todo está bien porque tenemos una comunidad que nos acompaña en medio de las situaciones difíciles de la vida y a la que debemos ayudar por amor en las suyas.

III. Este.

Luego de que Jesús calma la tempestad y disipa el miedo de los discípulos, se dirige a ellos y a todos los que estaban en las demás barcas, esto denota la universalidad de la obra de Cristo, El vino a disipar las tormentas de la humanidad entera. Les pregunta en primer lugar ¿Por qué tienen miedo?. Como ya lo mencione antes, el miedo era producto de no saber con quién estaban. Para Jesús, los discípulos debían saber a estas alturas, quien era El. Y es que no había justificación. El Mesías prometido, El Mesías tan profundamente anhelado y deseado por ellos, El Mesías de quien todos los profetas habían hablado, estaba frente a ellos y no sabían quién era. Luego les dice: ¿Todavía no tienen fe?, en otras palabras, no ha sido suficiente con lo que han visto y oído. Espantados, los discípulos se preguntan: ¿Quién es este?.

Resonancia:

La misma pregunta es para nosotros: ¿Por qué tenemos miedo?, ¿Qué es lo que nos da miedo?, ¿Todavía después de tantos años no tenemos fe?.

Algunas razones para esto: Primero, hoy en día se nos han presentado varias versiones de Jesús. Un Jesús que solo está interesado en prosperarme, un Jesús que negocia conmigo milagros, un Jesús al que solo le interesa bendecirme, un Jesús que no le importa como viva, un Jesús astral, un Jesús de la nueva era y muchas más. Mientras se persista en mostrar y enseñar versiones de Jesús que no son las correctas la humanidad seguirá con miedos, los creyentes seguirán con miedos, la gente no podrá confiar en Jesús. En cambio si enseñamos al Jesús de las Escrituras, al Hijo de Dios tal y como es sin distorsiones ni versiones convenientes la humanidad estará segura y confiada y tendremos una Iglesia libre de temores. Ellos tenían miedo por que no sabían con quien estaban. ¿Sera que tenemos miedo porque no sabemos quién es Jesús en realidad?.

En segundo lugar lo que se enseña de Dios es errado. Se presenta a Dios de manera distorsionada. Un Dios que se asemeja a lo humano, que se asemeja a los intereses mezquinos del hombre no es para nada confiable. ¿Cómo voy a confiar en un Dios que se parece a mí?. Por eso es que cuando todo está bien somos unos gigantes en fe pero cuando las cosas comienzan a ir mal nos sentimos perdidos. ¿Quién es este?. ¿Sabemos quién es El que está con nosotros?.

Todo está bien si conocemos a Jesús. Si sabemos con quien estamos estaremos libre de miedos y temores.

CONCLUSION:

¿Quien es este?. El que está aquí contigo y conmigo, El que hoy tiene una comunidad para que nos acompañe y el que nunca nos deja. ¿Quién es este?. El que lo controla todo, El que tiene mi vida bajo su total control. ¿Quién es este?. El que nos quita el temor. ¿Quién es este?. El que nos salva de la tempestad. Si preguntara hoy: ¿Cuántos sabemos quien es este?. Que responderíamos. Conocer a Jesús me da la seguridad y la confianza necesarias para enfrentar la vida. ¿Cuál es mi meta desde hoy?. Conocerle todos los días mas y mas hasta que me sumerja en El y todo se me olvide, y eso incluye mis miedos y temores.

Todo está bien si sabemos QUIEN ES EL.

Dios les bendiga

miércoles, 22 de agosto de 2012

El Perdón, El Punto De Partida Marcos 2:1-12

INTRODUCCION:

El tema del libro de Marcos es: ¿Quién es Jesús?. En esa línea de pensamiento, a estas alturas Marcos ha dejado ver pistas que permiten vislumbrar respuestas acerca de la pregunta que el mismo ha planteado. Jesús es el que ha venido a levantar a la humanidad perdida, a sanar el alma y el cuerpo del hombre y el diablo y los demonios lo identifican perfectamente. Es común en el relato de Marcos los siguientes dos detalles: El primero, siempre que Jesús llegaba a un sitio la gente se agolpaba. Lo anterior revela la gran necesidad en la que el pueblo se encontraba cuando Jesús inicio su ministerio. El segundo, la presencia de los escribas y fariseos entre la gente. Es importante este detalle porque estos personajes eran las autoridades religiosas y quienes influían directamente en el pensamiento del pueblo acerca de su relación con Dios. Jesús tenía ante sí un auditorio diverso, difícil y con una tradición de 3.000 años. El reto: Mostrar la verdad en medio de la confusión de un pueblo necesitado y oprimido. ¿Se parece a lo que pasa hoy en nuestras ciudades?. Encontramos en el relato de Marcos a un hombre paralitico, quien es traído por sus amigos a los pies de Jesús. Este hombre fue:

I. PERDONADO:

Es admirable la actitud de los amigos del paralitico. Mucha gente confunde el texto y ha creído que el mensaje de este pasaje es la fe. Sin embargo y teniendo en cuenta el tema del libro de Marcos, ¿Quién es Jesús?, no podemos desviar nuestra mirada de lo importante y principal que es EL SEÑOR. No obstante de estos cuatro hombres podemos resaltar varios detalles: Lo primero era que amaban a su amigo, lo segundo, tenían una genuina preocupación por el, tercero, corrieron riesgos para ayudarle, cuarto, tenían la esperanza que a lo mejor el paralitico ya había perdido y se la dieron a su amigo en el momento justo. Es fácil suponer, que el Señor valoro la actitud de estos hombres. Pasaron por la multitud, subieron al techo, lo abrieron, lo bajaron en una camilla. Particularmente creo que la sanidad del paralitico también es un reconocimiento y una honra al verdadero amor. Al amor de estos hombres que dieron todo en ese momento por la sanidad de su amigo trayéndolo adonde estaba Jesús.

Jesús conocía las necesidades más intimas de los hombres y sabia que la primordial era la reconciliación con Dios. POR ESO VINO. Cuando tiene al hombre enfrente, no dice nada de su enfermedad, le dice: “Tus pecados te son perdonados”. Con esta expresión el Señor quiso señalar que la principal necesidad del hombre es reconciliarse con Dios y eso solo se consigue atraves del perdón. No sabemos las causas de la enfermedad del paralitico. A lo mejor para este hombre era lo más grave. El Señor apunta a lo esencial, apunta al alma del hombre y su alma necesitaba el perdón. El Señor apunta a lo verdaderamente importante, perdón para reconciliación.

¿Quién es Jesús?: Aquel que nos reconcilia con Dios atraves del perdón.

Como siempre, aparecerán los que se oponen. El no creer en la obra de Cristo es muestra de incredulidad.

Resonancia:

Hoy en día estamos igual. ¿Quién es Jesús?. La Iglesia de hoy en sus diferentes corrientes teológicas ofrece muchas respuestas. Desafortunadamente muchas de estas respuestas son erradas. Para saber ¿Quién es Jesús?, tenemos que oír que es lo que El dice de El mismo. Antes que nada, es clara la gratuidad de la obra de Cristo, por eso, es que es tan chocante el tema de los trueques con Dios que muchos predican. Aspectos para destacar: En primer lugar, hoy la Iglesia ha perdido la pasión por los perdidos, por los necesitados. La Iglesia poco trae a la gente a los pies de Cristo. La actitud de los cuatro amigos del paralitico casi no se ve hoy. Ni en la misma Iglesia encontramos el amor genuino. Somos los primeros en desobedecer el segundo gran mandamiento. Cuanta gente necesitada del Señor. Vivimos en un mundo donde abundan muchas cosas materiales pero que carece de lo esencial, carece de una relación con Dios. Los hombres se han vuelto especialistas en rechazar el perdón. En la Iglesia nos hemos vuelto especialistas en evadir la comunión con Dios, casi no hay vida devocional. Muchos de nosotros vivimos dobles vidas, sabemos que necesitamos arrepentirnos y pedir perdón a Dios y no lo hacemos manteniéndonos de manera terca y obstinada en el pecado. Es posible que muchos de nosotros necesitemos a gritos ser perdonados por Dios, es hora de pedir perdón, Jesús está disponible aun. La gente no viene a Jesús porque e nosotros “La Iglesia”, no se refleja el resultado de una verdadera relación con Dios. ¿Qué haremos al respecto?.

“Todo comienza con el perdón”

II. LEVANTADO:

Hay dos connotaciones de la palabra levántate en el texto. La primera es la que tiene que ver con el alma del hombre. Los judíos habían esperado por casi tres mil años al Mesías. Tenían a Jesús al frente y no lo veían, no lo identificaban. Dios había tratado con ellos de muchas maneras. El desierto, el hambre, la opresión de sus enemigos, entre otras, durante toda la historia que relata el antiguo testamento. La lucha de Dios con su pueblo tenía como objetivo que se relacionaran con EL de la manera correcta, a la manera de Dios, sin embargo, el pueblo camino entre la obediencia y la desobediencia siendo esta ultima la que predomino en el tiempo. La lucha de Dios con su pueblo era mantener una relación especial con Ellos, de tal manera que llegaran a conocerlo y a disfrutar no solo de las bendiciones que EL les daba sino de la comunión con Dios mismo. Muchos lo entendieron. David dijo: “Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos”. Oseas profetizó en este sentido: “Mi pueblo pereció por falta de conocimiento”. Jesús lo que estaba haciendo era decirle al pueblo judío, YO el Hijo de Dios he venido para que me vean, para que me palpen, para que me conozcan de manera visible a ver si ahora es posible que se relacionen con mi Padre como El lo desea. YO SOY EL CAMINO, viene a través del perdón que el Padre les otorga en mí. La segunda connotación es la de la sanidad física. Después de darle el perdón, Jesús le dice: Levántate y camina y ve a tu casa.

Resonancia:

El Señor perdona para luego levantarnos. Y nos levanta para que le conozcamos como El quiere. ¿Cuántos de nosotros hoy, vivimos como si nuca hubiésemos sido perdonados y levantados?. ¿Con cuántos de nosotros Dios sigue luchando como con Israel en el Desierto?, ¿Cuántos de nosotros a pesar del tiempo que llevamos en el evangelio no conocemos al Señor?. ¿Cómo se que conozco al Señor?, la respuesta es: Que tanto lo imitamos, que tanto nos parecemos a Él. El perdón sin levantar no tiene sentido. Es posible que hubiésemos sido perdonados y levantados y luego haber caído de nuevo. ¿Qué tan enferma esta nuestra alma?. Pidámosle al Señor: Levántame.

“Todo comienza con el perdón”

III. RESTAURADO:

“Y El se levanto”. El perdón nos abre la puerta a la restauración. Al inicio del relato, encontramos a un paralitico que dependía de otros, un hombre que posiblemente había perdido toda fe y esperanza, un hombre que a lo mejor fue convencido por sus amigos para venir. Un hombre amargado por su incapacidad, resentido a lo mejor con Dios y con la vida. Un hombre que es posible culpara a los demás de su desgracia. Un hombre que se había resignado a morir así y con su alma atormentada por tener que pedir ayuda a otros para suplir sus necesidades. Este hombre derrumbado por su situación y dañado en su corazón por las consecuencias de su enfermedad es traído a Jesús y literalmente es reparado por el Señor. Jesús lo repara tanto física como espiritualmente. Le restaura su alma, su cuerpo, su fe, su espiritualidad.

Aquí hay un cuadro completo de la obra de Cristo. Jesús vino a restaurar al ser humano en su integralidad.

Resonancia:

Porque no hacemos un ejercicio. Recordemos por un instante a nuestros vecinos, compañeros de trabajo, familiares, hijos, esposas, y a nosotros mismos. Quizás aquí hay algunos que han perdido toda esperanza, que vivimos amargados por las circunstancias, resentidos con Dios y con la vida. Es posible que algunos de los que estamos aquí estemos derrumbados por dentro, que tengamos el corazón herido y dañado. Tengo una excelente noticia. Estamos ante el experto restaurador de vidas. Podemos revisar nuestras vidas por un momento. Si lo que ves es cenizas, eso no es problema para el Señor. El material para que El Señor construya esta en el derrumbe que El encuentre. Humildemente digámosle a Dios, construye a partir de mis ruinas.

“Todo comienza con el perdón”

CONCLUSION:

¿Cómo vamos a responder a este mensaje?. Seguramente, el Señor ya ha hecho un diagnostico de nuestra vida a partir de esta palabra.

Si necesito ser perdonado, aquí está el perdonador.

Si necesito ser levantado, aquí está el que levanta.

Si necesito ser restaurado, aquí está el que restaura.

Todo comienza con el perdón.

¿Qué esperamos?

Trabajemos con el Señor para edificar vidas solidas en Dios.

miércoles, 25 de julio de 2012

¿Cuál Tierra Santa?

 

Todo el mundo tiene elementos intocables de su identidad y su cosmovisión: la mamá, la bandera; el partido político, un equipo de fútbol; un objeto religioso, los derechos humanos. Algunos no pueden soportar que se hable mal de Lady D, o de Michael Jackson, Garfield, los Simpson, Chávez, El Chavo. Lo intocable puede ser un objeto, una persona, un candidato, una interpretación de la historia. Obviamente estas son categorías muy variadas, pero siempre, con o sin razón, habrá alguien que considera ridículo lo que otro venera. Como dice la canción de la Orquesta Aragón: “Eso no tiene remedio.”

Para judíos y cristianos, la Tierra Santa ha sido intocable física y teológicamente por siglos. No todos los judíos de hoy están de acuerdo en el asunto, pero en el siglo primero de nuestra era sí lo estaban. Así, los cuatro intocables de los judíos del siglo primero eran: Templo, tierra, Torá y etnia. Algunos debatirían el último, pero no los otros tres. Esto es asunto de los judíos del siglo primero de nuestra era.[1] Lo que resulta teológicamente inaceptable es que haya hoy cristianos con una teología hipersiónica y en consecuencia antibíblica de la tierra,[2] a tal punto que algunos por poco se convierten en cruzados al estilo medieval. Examinemos brevemente el tema de la tierra santa en la Biblia.

La primera vez que la Biblia habla de “tierra santa” se refiere a Madián (Ex 3:5). Madian se encuentra en la parte noroccidental de la Península Arábiga, al este del golfo de Aqabá y al norte del Mar Rojo. Podemos sacar en seguida tres conclusiones: (1) el concepto de tierra santa existe antes de la existencia de Israel como nación; (2) el concepto existe fuera de lo que después llegó a ser el territorio de Israel; y (3) lo que determina la santidad de un lugar no es una etnia ni un edificio, sino la presencia de Dios.

Vale la pena recordar también que, aunque se desconoce el lugar exacto, el paraíso estaba Mesopotamia. Es decir, Adán, Eva y Abraham portaban pasaporte sumerio. Todos estos lugares de principios de la historia bíblica que cuentan con la presencia de Dios están fuera de Israel-Palestina.

El concepto de “tierra santa” es como el de la “salvación por la fe”; ambos aparecen antes de la existencia y desarrollo de dos instituciones que los absorbieron temporalmente: la salvación mediada por la Ley y el de Israel como la Tierra Santa. Ambos conceptos se resuelven en Cristo. Así como la salvación es posible por la fe antes de la ley, también es posible por la fe en Jesús, sin mediación de la ley y sin necesidad de hacerse judío (Hechos 15; 21:25). Así, la tierra santa existe donde está Dios presente, antes de haber un Israel. Todo esto lo dice la Biblia; es decir, no es invento mío ni es novedad.

En su discurso pre-mortem o ad portas mortem, Esteban nos devuelve al uso original del concepto, justo cuando testigos falsos lo han acusado de “hablar palabras blasfemas contra este santo lugar” [el Templo] (Hc 6:13). Esteban nota precisamente todas las apariciones de Dios fuera del territorio Israel-Palestina: “Uno de los grandes temas del discurso es su insistencia en que la presencia de Dios no está restringida a ninguna tierra ni a ningna edificación material.”[3] Después de Cristo resulta ridículo seguir hablando de “Tierra Santa”, a menos que sea en pasado o que se refiera a toda la tierra.

El que carga frasquitos de “tierra santa” o agua del Jordán corre varios peligros: en primer lugar puede resultar sospechoso para los agentes de seguridad en los aeropuertos; en segundo lugar, y más serio aun, ir en contra de la teología bíblica; y finalmente caer en la superchería. Por eso, quien tenga su edificio teológico sucio de “tierra santa” religiosa o política, debe barrerlo con la escoba de las Escrituras y saber que toda la tierra es creación de Dios y es Santa porque Dios la santifica y se hace presente en toda su creación. Así le ocurrió a Moisés en Madián, la primera tierra llamada “santa;” Esteban lo confirmó. Decir algo distinto sobre el tema es echarle tierra a la Biblia, tanto al Antiguo como al Nuevo Testamento.

En la teología bíblica hay instituciones temporales. La tierra santa es una de ellas, al igual que lo fueron la prohibición de ciertos alimentos (Hechos 10) y otras más. Este problema teológico tiene remedio. Así que párese y camine con dignidad porque el lugar donde se encuentra tierra santa es.

©2010Milton Acosta


[1]Existen académicos judíos en Israel hoy que niegan eso de que Dios le dio esa tierra a Israel, que haya habido un éxodo y por ende que Israel pertenezca a una etnia distinta a los demás pueblos que habitaron Canaán en tiempos de Josué en adelante.

[2]Véase L. Fontes, "El papel de los líderes religiosos de Israel-Palestina en el proceso de paz israelo-palestino," UNISCI Discussion Papers, no. 14 (2007).

[3]Frederick Fyvie Bruce, The Book of Acts (Grand Rapids: Eerdmans, 1988), 130.

Tomado de: http://pidolapalabra1.blogspot.com/2010/03/cual-tierra-santa.html