viernes, 25 de octubre de 2013

No y Si. Santiago 2:1-13 (Bosquejo)

Idea central: El cristiano no discriminar a nadie por motivos egoístas, pero si tratar con equidad y misericordia a los demás. Ese es el principio de la verdadera religión.

Introducción:

Cuanto tienes, cuanto vales. Esa es la regla que el mundo usa para decidir cómo trata a alguien.

¿Sera que en la Iglesia del Señor sucede?

I. NO A LA DISCRIMINACION. 1-4

Exegesis:

En la comunidad a la que Santiago escribe, el pobre estaba siendo discriminado. Santiago les dice que la fe se evidencia en que el cristiano en la práctica no discrimina a nadie.

El trato desigual lleva implícito el interés personal de los creyentes en sacar provecho del mismo.

Los líderes de la comunidad habían caído también en esta práctica.

Resonancia:

¿Sera que en la iglesia de Hoy pasa igual?

¿Sera que en el liderazgo de hoy pasa igual?

¿Será que discriminamos al pobre para sacar provecho de los ricos?

II. NO A LA AFRENTA. 6-7

Exegesis:

¿Cuál es la actitud de Dios?

Eligio a los pobres para que sean ricos en fe y herederos del reino.

La comunidad y sus líderes habían insultado a los pobres y tratado bien a los ricos para quedar como unos príncipes delante de ellos a pesar de que estos muchas veces se burlaban de su fe, los oprimían con bajos salarios y abusaban de la ley poniéndola en su contra.

Con su actitud estaban yendo en contra de lo que Dios había establecido.

Resonancia:

¿Cuál es nuestra actitud hacia los pobres?

¿Damos a quien tiene como devolvernos?, ¿Tratamos bien a quien nos puede favorecer?

¿Entendemos que discriminando al pobre estamos en contra de la voluntad de Dios?

III. SI AL AMOR Y LA MISERICORDIA. 8-13

Exegesis:

Discriminar al pobre es sinónimo de falta de amor. La discriminación es pecado, es un pecado en contra del amor. La discriminación nos a hace culpables ante Dios. Puede ser la comunidad más religiosa pero si discrimina lo demás no le sirve para nada.

Para ser verdaderos cristianos deben cumplir con todo.

La comunidad debe actuar con misericordia frente al desvalido frente a aquel que no tiene como devolver el favor. El misericordioso ama y busca el bien de, los demás.

Resonancia:

¿Podemos identificar la falta de amor en la iglesia teniendo como evidencia la discriminación entre hermanos?

Si en la iglesia existe la discriminación estamos ante una iglesia sin amor

Si en la iglesia no existe la misericordia estamos ante una iglesia culpable. Una iglesia que ha faltado al segundo y más grande mandamiento: Amaras a tu prójimo como a ti mismo.

Conclusión:

¿Somos de los que discriminamos?, ¿Somos de los que insultamos con nuestras actitudes?.

¿Donde esta el amor?

¿Que vamos a hacer a partir de hoy?

Por ultimo: (Para pensar)

¿Qué lugar tiene el pobre en la agenda de la iglesia?, ¿Qué lugar tiene el pobre en mi agenda?

La Verdadera Religión. Santiago 1:26-27 (Bosquejo)

Idea Central: La verdadera religión se conoce en la práctica, que consiste en frenar la lengua, servir al prójimo y conservarse puro para Dios.

INTRODUCCION:

El mundo está lleno de gente religiosa.

Es posible que muchos de nosotros llevemos una vida religiosa.

La vida religiosa nos ha llevado a vivir una distorsión del evangelio.

Templanza

I. FRENAR

- La lengua.

- Por qué?

Resonancia:

¿Sera que la mención de Santiago a la lengua es exagerada?. Para nada.

La lengua es uno de los elementos más destructivos que la humanidad ha tenido durante toda su historia.

Chisme, calumnia, murmuración, maltrato, etc.

Alguien dijo: La lengua aunque no tiene huesos rompe muchos huesos.

¿Sera que la Iglesia de hoy tiene una lengua sin freno?

El verdadero cristiano es el que ha aprendido a frenar su lengua.

II. SERVIR

- Al necesitado.

- Al prójimo.

- Al hermano.

1 Juan 3:17-18

Resonancia:

El mundo de hoy nos ha enseñado que no hay que servir. Hay que tener éxito para que otros nos sirvan. Hay que ser prósperos para que otros nos sirvan. Hay que tener poder para que otros nos sirvan.

La iglesia de hoye no es ajena a estas cosas. Es más se viven en ella de manera absurda creyendo que eso es estar bendecido.

Así se estimula el egoísmo de los justos.

A la gente se le olvido servir y lo que Jesús Dijo: Mateo 20:26-28

III. CONSERVAR.

- Puro para Dios.

Resonancia:

- Romanos 12:1-2

Vivimos en un mundo liberal.

Vivimos en un mundo relativista.

La iglesia ha sido invadida por estos conceptos.

La pureza se ha perdido.

Hay que recuperar la vida.

CONCLUSION:

Frenar, servir y conservar. Tres cosas para ser verdaderos cristianos.

Desechar, Recibir y Hacer Santiago 1:19-25 (Bosquejo)

Idea Central: Al desechar la inmundicia, nuestro corazón está apto para recibir la Palabra para luego ser practicada en nuestra vida.

INTRODUCCION:

Tardos para oír, para hablar y airarse. Prudencia

Templanza

I. Desechar

- Inmundicia y malicia.

- Preparar el corazón

- Limpiar el corazón.

Resonancia:

Vivimos en un mundo que ha desechado el bien.

Vivimos en un mundo al que le encanta la suciedad.

La iglesia no es ajena a esto. Es posible que muchos de nosotros hayamos desechado el bien y estemos prefiriendo la maldad.

Es hora de reaccionar.

II. Recibir

- Para recibir hay que oír.

- Con mansedumbre

Resonancia:

Vivimos en un mundo donde nadie quiere escuchar.

Vivimos en un mundo donde nadie quiere aceptar la opinión y mucho menos la corrección de otros (Incluyendo sus padres)

Vivimos en un mundo donde cada quien quiere hacer su voluntad.

¿Y la iglesia qué?

Escucha?

Recibe?

Es mansa?

Si nos miramos en este espejo. Que vemos?

III. Hacer

Oidores y hacedores

Cuando practicamos la palabra podemos ver en el espejo el rostro de un verdadero cristiano.

Resonancia:

En un mundo anárquico, que no se sujeta nada, la invitación de Dios para nosotros es a “HACER”.

Si hay algo en que la Iglesia de Hoy no pasa el examen es en el hacer.

Dios una y otra vez nos exhorta y seguimos igual.

El que todo esté bien no significa que Dios aprueba lo que estás haciendo con tu vida.

Romanos 2:4

CONCLUSION:

Bienaventurado

Maldad, Pecado y Decadencia. Santiago 1:13-18 (Bosquejo)

Texto:

13 Que nadie diga cuándo es tentado: Soy tentado por[m] Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal[n] y El mismo no tienta a nadie. 14 Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión[o]. 15 Después, cuando la pasión[p] ha concebido, da a luz el pecado; y cuando el pecado es consumado, engendra la muerte. 16 Amados hermanos míos, no os engañéis. 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto viene[q] de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación. 18 En el ejercicio de su voluntad, Él nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que fuéramos las[r] primicias de sus criaturas.

Idea Central:

Nuestra maldad nos lleva a pecar teniendo como resultado decadencia en la vida espiritual.

Introducción

La maldad esta en nuestro corazón. Nosotros somos nuestros principales enemigos. Siempre buscamos en las cosas externas las razones de nuestra debilidad.

Dios no nos coloca tentaciones. Dios no permite que seamos tentados.

I. La Maldad (Condición del corazón) (14)

Exegesis

Pocos reconocemos la maldad que hay en nuestro corazón. Siempre vemos los pecados de otros y no los nuestros. Mateo 7:4-5.

El primer paso para crecer en lo espiritual es ser consciente de nuestra maldad.

Resonancia:

Vivimos en la época de lo relativo. Nada es bueno ni malo. Todo depende.

Vivimos en la época en que nos hemos vuelto especialistas en justificarnos.

La iglesia ha sido afectada. Podemos estar en la más grande maldad y no lo reconocemos. Buscamos justificaciones de todo tipo.

II. El Pecado (Acto) (15)

Exegesis:

El pecado es consecuencia de una condición interior. El pecado es el reflejo de un corazón enfermo.

Antes de pecar se ha dado un proceso interno. El pecado es el resultado.

Jesús hizo énfasis en el corazón del hombre. Mateo 15:8: Este pueblo de labios me honra;
Más su corazón está lejos de mí.

Resonancia:

Vivimos en una época donde el pecado abunda. Los corazones enfermos se cuentan por millares. Somos testigos de una u otra manera de crímenes, violaciones, robos, maltrato y mucho más.

Vivimos en un tiempo donde la humanidad esta enferma.

La iglesia no es ajena. El pecado abunda. El pecado ha engañado a muchos creyentes. Quiero resumir en una frase del teólogo Miguel Núñez: “Hay una cosa peor que no ser cristiano y es no serlo y creer que lo eres”.

III. La Decadencia (Condición Final). (15)

Exegesis:

El resultado de la maldad y el pecado es la decadencia espiritual (Muerte). Poco a poco y sin darnos cuenta nuestra espiritualidad va siendo consumida, dando lugar a una vida de maldad.

El resultado de la maldad y el pecado consiste en que poco a poco nos vamos alejando de Dios y cuando nos venimos a dar cuenta es tarde.

La maldad y el pecado engañan hasta producir la muerte.

Resonancia:

Vivimos en un mundo decadente. La decadencia se ve todos los días en el egoísmo, la falta de solidaridad, la intolerancia, el crimen, etc.

Vivimos en un mundo donde los actos corresponden más a los de animales salvajes en medio de la jungla que a hombres y mujeres hechos a la imagen y semejanza de Dios.

La iglesia no es ajena a esto. Hoy día vemos en la iglesia envidias, murmuraciones, conspiraciones y mucho más.

Tal es la decadencia que a pesar de lo que se conoce de Di0s y de la Palabra se persiste en actuar equivocadamente.

Conclusión:

Dios nos hizo renacer. Todo don perfecto viene de Él. Nos hizo renacer para ser nuevas criaturas. 2 Cor 5:17, para ser nuevos hombres y nuevas mujeres.

No permitamos que esa nueva criatura que somos vuelva de nuevo a la vieja naturaleza de donde fuimos rescatados.

Si hoy estamos en decadencia, podemos comenzar otra vez. Dejemos que Dios restaure lo que nosotros hemos destruido.

Dios les bendiga