jueves, 31 de marzo de 2011

Mi Opinión Frente A Los Desastres Naturales

Un apreciado amigo y pastor me envía dos documentos en donde se interpretan algunos desastres ocurridos en EEUU y el desastre reciente de Japón como castigo de Dios, cuando estos han querido ayudar al pueblo palestino. Me honra mi hermano pidiendo mi opinión al respecto. He aquí la respuesta

Amado Hermano

Antes que nada, no quiero dar una opinión sobre si lo que ha sucedido con EEUU y Japón son coincidencias o no. Me referiré a cosas que considero más de fondo. En primer lugar, una de las cosas que más ha afectado a la Iglesia y que he notado desde que conozco al Señor es haberse estacionado en su teología, reafirmando un fuerte vinculo con el Antiguo Testamento. Casi que se ha tomado a Jesús para efectos de la salvación, pero la vida de la Iglesia ha estado más inclinada al estudio y a la aplicación de lo contenido en el Antiguo Testamento. Con esto no estoy desvirtuando ni desconociendo la validez del Antiguo Testamento solo que la Iglesia es por nacimiento (Dios así lo dispuso), neotestamentaria. Si tenemos en cuenta, que la revelación en las Escrituras es progresiva, desde Génesis 3:15 hasta la resurrección de Jesús, y tal como lo dice Hebreos 1:1 (La última palabra de Dios al hombre es Jesús), no estaríamos basando nuestra vida ni nuestra interpretación de las Escrituras en la última palabra y revelación completa que es Jesús, sino en una revelación incompleta y anterior lo que hace que lo que tomamos como última palabra y nuestros principios de interpretación de la Escritura no sean los correctos. El filtro principal, el principio hermenéutico por excelencia se llama Jesucristo. Toda interpretación de la Escritura debe pasar por ese filtro, sino no es correcta. Los documentos que me envío y que leí con detenimiento, nos ubican en un escenario antiguo testamentario, donde Dios envía su juicio sobre aquellos que se quieren meter con su pueblo. Donde Dios en cumplimiento de una promesa mata a miles (Hombres, mujeres, ancianos. niños, donde muy posiblemente había gente que nunca le conoció y que se fue al infierno, gente inocente, ignorante, que ni siquiera se enteraron que supuestamente iban a morir porque Dios estaba castigando a sus naciones), por culpa de unos presidentes o ministros que apoyan a Palestina. Miremos el escenario Neo testamentario. Jesús muere en la cruz por la humanidad perdida. Nos muestra la misericordia de Dios, El Mismo baja a la tierra, se hace carne, sufre lo indecible y es crucificado. Aquí hago una simple reflexión. ¿Cómo es que Jesús viene y va la cruz y después de pagar semejante costo por la humanidad, Dios el Padre va a acabar con miles y miles de personas inocentes por las que El mismo Cristo murió en la cruz sin mostrar la mas mínima misericordia por ellos?, ¿Si Dios iba a seguir enviando juicios sobre la humanidad para que vino Cristo?, ¿Precisamente Cristo no vino a detener el juicio sobre la humanidad y a darle una oportunidad de reconciliarse con Dios atraves del evangelio?, ¿Si Dios no iba a tener misericordia de la humanidad para que vino Jesús?, por ultimo si Dios todavía actúa como en el Antiguo Testamento, ¿Por qué no envía su Juicio sobre Israel, un pueblo que lo ha despreciado durante más de dos mil años?, ¿No es precisamente porque Israel no entiende el plan de Dios que atropella a su prójimo?, ¿No es precisamente por creerse un pueblo donde Dios es exclusivamente de ellos que actúan con arrogancia?. Dios dejo de ser exclusivo de Israel cuando Cristo murió en la cruz por la humanidad. Paso de ser Dios de un solo pueblo a Dios de todos los hombres. Si Japón ayuda a los palestinos para que coman bien y adecuadamente, ¿Está haciendo mal?, ¿No está cumpliendo con la Palabra aun sin conocerla? Ver Mateo 25:31-46. ¿Cuándo alguien apoya a un pueblo desvalido, que toda la vida ha estado sin derechos, está haciendo mal?. Aclaro, no me estoy refiriendo a conflictos de ningún tipo, ni estoy tomando partido con nadie, estoy sentando una posición que considero acorde con la última palabra de Dios al hombre: Jesús. ¿No sería mejor que Israel entendiera que Dios es amor?, ¿Que aprendiera a compartir con su prójimo?, ¿A vivir en paz?.

Creo que Dios tiene planes con Israel, pero no me gusta especular con las Escrituras. Creo firmemente en mi corazón que Dios es Santo, Justo y Misericordioso. Tomar la Escritura para aplicarla de esa forma a pueblos enteros es tener un concepto equivocado de Dios, y es precisamente por tener un concepto equivocado de Dios que se escriben este tipo de documentos. El problema radica en que queremos que Dios actúe como lo haríamos nosotros, queremos encajonar a Dios en nuestra mente finita y eso es imposible. Aprendamos de Jesús, ¿Qué es lo quiere Dios?,

El te ha declarado , oh hombre, lo que es bueno.

¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti ,

sino sólo practicar la justicia , amar la misericordia ,

y andar humildemente con tu Dios ?

Miqueas 6:8

Interpretar las profecías de esta manera me parece cruel. No estamos en el lugar de Dios y hacer este tipo de especulaciones para mí no es válido. La Iglesia del Señor debe ubicarse en el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento hay que estudiarlo, tomar de el las enseñanzas practicas para la vida pero la doctrina de la Iglesia está en el Nuevo Testamento. Amemos a Dios sobre todas las cosas, oremos a Dios que tenga misericordia, oremos a Dios por nosotros mismos, oremos a Dios por el prójimo, ayudemos al prójimo necesitado, amemos al prójimo, de esta manera cumpliremos toda la ley y los profetas.

Le envío este enlace de un escrito del Profesor Milton Acosta a raíz del terremoto de Haití.

http://pidolapalabra1.blogspot.com/2010/01/lectura-cristiana-de-un-terremoto.html

Perdone amado pastor si me emocione un poco mientras escribía.

Un abrazo

Bereano

miércoles, 23 de marzo de 2011

Efesios 4:7-13 y los "Apóstoles" De Hoy Por Juan Stam

Sobre la posibilidad o no de tener apóstoles hoy, los dos pasajes bíblicos más importantes son Hechos 1:21-22 y 1 Corintios 15:1-9. Curiosamente, los defensores del movimiento neo-apostólico evaden sistemáticamente esos dos pasajes, y corren más bien a su texto favorito, Ephesios 4:11, que de hecho no dice nada sobre el tema. Además, las evidencias de Hechos 1 y 1 Corintios son exégeticos, basadas en las mismas palabras del texto, pero los argumentos neo-apostólicos de Efesios 4:11 no son exegéticos sino son inferencias que ellos sacan del texto, a espaldas de otras evidencias bíblicas.

En artículos anteriores hemos señalado que "el paradigma definitivo" del concepto bíblico de "apóstol" se encuentra en Hechos 1 y 1 Corintios 15. Según el primer texto, el sucesor de Judas tenía que ser uno "de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros", desde Juan el Bautista hasta la Ascensión de Jesús, para que calificado así "sea hecho testigo, con nosotros, de su resurreción" (Hch 1:21-22; 4:33). La función del apóstol es la de ser testigo, con base en su propia experiencia personal e histórica. Por eso, escribe Oscar Cullmann, "el apostolado es, por definición, una función única que no puede ser prolongado".[2]

Un pasaje paralelo, en Hch 10:37-41, repite en lenguaje muy parecido el requisito de ser testigos presenciales, llamados por el mismo Jesús para dar testimonio de la resurrección. En ese texto Pedro le cuenta a Cornelio que "nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén... A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos, y nos mandó que...testificásemos que el es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos".

Ese requisito de haber sido discípulo y testigo ocular de la resurrección era un problema difícil para Pablo, quien afirmaba ser apóstol, llamado por Jesús mismo (Rom 1:1; 1Cor 1:1), pero no parecía cumplir esa condición indispensable (ver 1Cor 9:1-6; 2Cor 10-11; 12:11-12). Ante sus enemigos que negaban que él era apóstol, Pablo defiende su apostolado precisamente en los mismos términos de Hechos 1.[3] Primero Pablo señala que Cristo Resucitado apareció a Pedro, a los doce y "a los demás apóstoles" (15:5-7, siempre con el mismo verbo, ôfthê, clara referencia a las apariciones físicas del Resucitado durante el período entre la resurrección y la Ascensión, Hch 1:3).[4] Después Pablo se incluye en ese mismo registro de testigos oculares, pero como excepción y como el último, al escribir "y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí" (15:8, con el mismo verbo).[5] Por eso se describe como "un abortivo", nacido fuera del tiempo normal.[6]

Los datos históricos confirman lo dicho por Pablo, que él era el último en ser llamado al apostolado (aun posterior a Matías). En todo el Nuevo Testamento y todos los documentos históricos de la iglesia antigua no aparece ninguna evidencia de la elección de un sucesor a ningún apóstol que ha muerto. Pocos años después de la elección de Matías, Heródes hizo matar al apóstol Jacobo, hermano de Juan (de los hijos de Zebedeo), uno de los doce, pero no se escogió ningún sucesor a Jacobo.[7] Tampoco hubo sucesor de Pablo cuando murió. El historiador Eusebio reporta la muerte de diferentes apóstoles, pero jamás narra el nombramiento de un sucesor. Esto confirma la enseñanza de Hechos 1 y 1 Cor 15, que el oficio y el título de "apóstol" se limita a los testigos ocualeres de Jesús, entre sus contemporáneos históricos.

Otro requisito para ser apóstol era el haber sido nombrado directa y personalmente por Jesús mismo, como ocurrió durante su ministerio en la tierra (Mr 3:14; 6:30).[8] Ya para la elección de Matías Cristo había ascendido, pero los discípulos recurrieron a procedimientos judíos bien conocidos. Fue un proceso de tres pasos: primero, reflexión seria y acción responsable (definir requisitos; estudiar candidatos para escoger a dos, ambos calificados para el puesto, Hch 1:21-23), después oración (1:24) y finalmente echar suertes entre los dos candidatos antes aprobados (1:26). Esto era precisamente el método normal para conocer la voluntad de Dios y aun para escoger los oficiantes (Lc 1:8-9) y los sacrificios para el culto del templo (Lv 16:8-10; Neh 10:34),[9] como "echar suerte delante de Jehová nuestro Dios" (Jos 18:6,8,10).[10] El pasaje significa, entonces, que no fueron los apóstoles que escogieron a Matías, sino que fue Dios mismo. De igual manera, Pablo insiste en que él no fue nombrado apóstol por los doce ni por otras personas humanas sino por Jesús mismo (Gal 1:1,11-2:9; 1Tim 2:6-7 NVI).[11]

Todas estas evidencias muy claras, bien fundadas en la exégesis de los textos bíblicos que hablan explícitamente del oficio apostólico, sus requisitos y su duración, indican que éste por su propia naturaleza se limitó necesariamente a los testigos oculares contemporáneos de Jesús. Ahora, si Efesios 4:11 enseñara lo contrario, sería una contradicción flagrante en la enseñanza bíblica sobre este tema. Pero este texto, que habla mucho del origen de los cuatro oficios que Cristo,[12] en su Ascensión, dio a la iglesia naciente, no dice absolutamente nada sobre la respectiva duración de cada uno de ellos, o más precisamente, la forma distinta en que cada uno de ellos había de ejercer su función en el futuro. El argumento neo-apostólico, de que los distintos oficios mencionados tienen que ser todos de la misma naturaleza y duración, no sólo carece totalmente de base exegética en el texto, sino es una suposición gratuita con el evidente propósito, no de entender y aclarar el texto, sino de defender una tesis a priori ajena al texto.

El tema de Efesios 4:1-16 puede resumirse como "Unidad y diversidad en el cuerpo de Cristo, para su crecimiento integral". Pablo[13] exhorta a los efesios a "guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz" (4:3) y señala siete expresiones de esa unidad (4-6). En seguida se refiere a los diferentes dones y oficios en la iglesia (4:7-11)[14] y el propósito y resultado de éstos en la edificación y madurez del cuerpo (4:12-16). En el bloque central aparece tres veces el verbo dídwmi (dar): en el aoristo pasivo (edothê, "fue dada", 4:7) y dos veces edwken (4:8,11, aoristo activo). Todo el énfasis de 7-11 cae en el acto de dar los dones, en el momento específico de la Ascensión de Jesús (4:8-10).[15] Es claro que se trata de una sola acción de Cristo en un tiempo definido del pasado. Del futuro no dice nada, ni positivo ni negativo, de ninguno de los cuatro oficios.

El Salmo 68, que Pablo cita aquí, tiene muchas interpretaciones pero todas ellas parten del concepto de una marcha triunfante de Dios sobre la tierra, para recibir después el botín de su victoria:

Que se levante Dios,

que sean dispersados sus enemigos...

aclamen a quien cabalga por las estepas...

Cuando saliste, oh Dios, al frente de tu pueblo,

cuando a través de los páramos marchaste,

La tierra se estremeció...

Van huyendo los reyes y sus tropas...

Los carros de guerra de Dios se cuentan por millares;

del Sinaí vino en ellos el Señor para entrar en su santuario.

Cuando tú, Dios y Señor, ascendiste a las alturas,

te llevaste contigo a los cautivos;

tomaste tributo de los hombres, aun de los rebeldes (cf. v.29-31),

para establecer tu morada...

Dios aplastará la cabeza de sus enemigos...

Por causa de tu templo en Jerusalén,

los reyes te ofrecerán presentes.

(Sal 68:1,4,7,12,17,18,21,29; cf. 34-35 NVI)

En resumen, Dios va en marcha sobre la tierra, entra en batalla, vence a sus enemigos y recibe botín de ellos. En la tradición judía, la frase "ascendiste a las a las alturas" se interpretaba como la subida de Moisés al Sinaí, o del arca al Monte Sión, o implícitamente el regreso de Dios al cielo despues de derrotar a los enemigos del pueblo.

En Efesios 4 Pablo da una versión cristológica del mismo salmo, pero con diferencias sorprendentes:[16]

"Cuando ascendió a lo alto,

se llevó consigo a los cautivos,

y dio dones a los hombres"

(¿Qué quiere decir eso de que "ascendío",

sino que también descendió a las partes bajas,

o sea, a la tierra?

El que descendió es el mismo que ascendió

por encima de todos los cielos,

para llenarlo todo. (Efes. 4:8-9; cf. 1:23 NVI)

En esta atrevida relectura del Salmo 68, Pablo introduce varios cambios: al "subió" de Salmo 68:18 Pablo agrega "también descendió"; omite las descripciones de marchas y batallas, pero mantiene el tema del botín, como símbolo de los dones; donde el salmo dice "recibiste dones", Pablo lo cambia a "dio dones".[17]

¿Por qué será que Pablo haya escogido este texto antiguo, aparentemente tan alejado del tema entre manos, y que le requería hacer cambios tan grandes en el texto hebreo? El texto mismo sugiere que Pablo quiere relacionar la repartición de dones y oficios con la Ascención de Jesús. "Este mismo" (autos), que descendió y ascendió, "constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas", etc, como también en su Ascension dio carismas y repartió dones" (4:7).[18] LLama la atención esta conexión de los dones, tanto de 4:8 como de 4:11, con un momento histórico ya pasado y específicamente la Ascención, a diferencia del Pentecostés (cf. Hch 1:22, apóstoles como testigos de la Ascensión).[19]

De esa manera, todo este pasaje confirma nuestra tesis que nuestro texto (4:11) afirma el origen de todos los dones en Jesucristo Resucitado y Ascendido a la derecha del Padre, pero no dice nada, ni explícita y implícitamente, sobre el futuro distinto de cada uno de los cuatro oficios mencionados. Otros textos enseñan con toda claridad que el testimonio apostólico tuvo que ser de una vez para siempre, peroque "profetas, evangelistas y pastores-maestros" tenían un futuro distinto. Eso de ninguna manera implica que el apostolado iba a tener ese mismo tipo de futuro.

¿Significa eso que ahora no necesitamos apóstoles? ¡Jamás! Siempre necesitamos "los apóstoles" pero para nada necesitamos "nuevos apóstoles", como si no fueran suficientes y adecuados los que nombró Jesús. Éstos "apóstoles" de hoy no pueden ser apóstoles auténticos, porque no pueden cumplir con los requisitos definitivos de dicho puesto, como estipula el Nuevo Testamento. Pero a través de los siglos, cuando fieles cristianos han "perseverado en la doctrina de los apóstoles", ha estado presente con toda su fuerza el ministerio de ellos. Ellos son el fundamento sobre el que tenemos que construir en cada generación, pero no nos toca echar de nuevo una y otra vez ese fundamento histórico echado por ellos (Ef 2:20; Col 1:23). Los apóstoles siguen viviendo, siglo tras siglo, en su testimonio al Señor de señores. Ahora el Nuevo Testamento es el lugar por excelencia donde nos encontramos con ese Cristo que vivió, murió, resucitó y ascendió hace dos mil años pero que vive por los siglos de los siglos. En comparación con la grandeza y poder de ese ministerio, nuestros modernos "apóstoles" no pasan de ser una triste parodia.

Oscar Cullmann, en un enjundioso artículo titulado "la tradición", afirma el apostolado único e irrepetible de los apóstoles originales y lo relaciona con la definición del canon del Nuevo Testamento.[20] Cullmann distingue entre el tiempo de los apóstoles, como fundamento, y el tiempo de la iglesia (p.182). Los apóstoles pertenecen todavía al tiempo de la revelación directa, el tiempo de la encarnación (p.183). Así es que el testimonio apostólico nos coloca en la misma presencia de Jesucristo (p.188); Cristo habla directamente por ellos (p.192). El paso del tiempo de los apóstoles al tiempo de la iglesia posapostólica se marca por la definición del canon del Nuevo Testamento (pp. 193-203). En la iglesia de mediados del siglo dos surgían muchos escritos apócrifos, enteramente legendarios (p.195) y "la tradición en la iglesia no ofrecía ninguna garantía de verdad" (p.196). Entonces, "con un acto de humildad", la iglesia posapostólica "ha sometido toda tradición posterior elaborada por ella misma al criterio superior de la tradición apostólica codificada en las santas Escrituras" (p.196). De ahí en adelante, toda tradición de la iglesia tiene que ser juzgada por la tradición apostólica. Es por ignorar esto, afirma Cullmann, que la iglesia católica cae en el error de la sucesión apostólica y la infalibilidad papal. Problemas parecidos surgen con el movimiento neo-apostólico. Disminuir la normatividad de los apóstoles lleva, tarde o temprano, a disminuir la normatividad de su testimonio apostólico, el Nuevo Testamento.

¡Los apóstoles viven hoy y nos hablan por medio de las sagradas escrituras! Y al hablar ellos, como muestra Cullmann, habla Jesucristo mismo. ¿Podrán haber creyentes que no hayan escuchado la voz del Salvador en las palabras del Nuevo Testamento, y no hayan visto a Cristo en la página inspirada? Los apóstoles no han muerto ni se han quedado mudos. Ellos siguen viviendo y hablando por medio de su fiel testimonio al Señor.

Cuando cualquier texto se lanza a la historia, nadie sabe qué futuro podrá tener ese texto, nadie sabe cuál podrá ser el "delante" de ese texto. El autor muere, pero su texto sigue su marcha por el tiempo. De seguro San Pablo ni imaginaba la "vida futura" que iba a tener esa carta que escribió a los hermanos de Roma. Tres siglos después, en un jardín de Milán, un profesor de retórica y filosofía escuchó la voz de un niño que decía "tolle, lege" (toma, lee), y Agustín de Hipona tomó el libro de Romanos, lo leyó y su vida fue transformada. Más de un milenio después le tocó a un joven biblista agustino enseñar un curso sobre Romanos, Martín Lutero descubrió el secreto de la justificación por la fe y "se me abrieron las puertas del paraíso". Después, el 24 de mayo de 1738, en una capilla morava en el pueblo de Aldersgate, Inglaterra, un misionero fracasado escuchó la lectura del Prefacio a Romanos de Lutero, y "faltando unos quince minutos para las nueve" Dios habló a Juan Wesley, por medio del apóstol Pablo, y Wesley "sintió un calor extraño en su corazón y confió en Cristo como su único Salvador". Y el libro de Romanos sigue su camino, tocando vidas y trasnformándolas, porque en ese libro habla Jesucristo por medio del Espíritu Santo.

¡No, mil veces No, los apóstoles no se han muerto, ni se han quedado mudos! Ellos siguen dando su testimonio al único Señor y Salvador, el Crucificado y Resucitado que está sentado a la diestra del Padre.

¡Gracias a Dios por los santos apóstoles y su testimonio! Pero de sus imitadores modernos, que Dios nos libre.

Tomado de: http://juanstam.com/dnn/Blogs/tabid/110/EntryID/317/Default.aspx

lunes, 21 de marzo de 2011

¿Qué Es Ser Pastor? En Las Palabra De Jesús

Mateo 9:35-38

35Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.  36Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.  37Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. 38Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies. 

Marcos 6:34

34Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor;  y comenzó a enseñarles muchas cosas.

Comentarios: ¿Cuál era la principal preocupación de Jesús?, La gente y sus necesidades espirituales, físicas y de liderazgo. A Jesús lo motivaba el amor por la gente, la compasión por la gente. Largas caminatas por el desierto, de un lado a otro, bajo un intenso calor por de Judea, Samaria, Jericó y todas las aldeas. A Jesús eso no le importaba. Al final dice a sus discípulos: “Ustedes son los llamados a continuar la tarea con amor y compasión por la gente”. Marcos nos añade un detalle. Jesús se ocupo también de la enseñanza, de la orientación al pueblo, de darles el conocimiento necesario para que entendieran su misión. Cualquier pastor de cualquier época debe seguir estos mismos parámetros. Servir a la gente con amor y compasión, preocuparse por sus necesidades espirituales y físicas. Ser un varadero líder y guía que los conduzca al Padre, tal como lo hizo Jesús y por último y no menos importante dedicarse a enseñarles la forma correcta de acercarse a Dios y de interpretar su Palabra. Comparemos con los pastores de hoy.

Juan 10:1-10

1De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. 2Más el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. 3A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. 4Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. 5Más al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. 6Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.

7Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. 8Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. 9Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 10El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11Yo soy el buen pastor;  el buen pastor su vida da por las ovejas. 12Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. 13Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. 14Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 15así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre;  y pongo mi vida por las ovejas. 16También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. 17Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

19Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras. 20Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oís? 21Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado. ¿Puede acaso el demonio abrir los ojos de los ciegos?

Comentario: Según Jesús, el pastor siempre usa métodos claros y transparentes. No manipula, no coacciona. Las ovejas conocen su voz y le siguen y no oyen la voz de los extraños. Aquí hay algo preocupante: Hay muchas ovejas que escuchan la voz de los extraños y no huyen. Eso pone en duda su calidad de ovejas. La referencia al ladrón aquí no es al diablo, sino a alguien que toma lo que no es suyo. El ladrón es aquel que enseña lo que no es, que engaña al pueblo, y el pueblo confiado lo sigue. Jesús promete vida en abundancia, una vida que es el resultado de una vida de comunión con El y añade: “El pastor da su vida por las ovejas” (Comparemos con los pastores de hoy). Efectivamente Jesús dio su vida por nosotros. Mas el asalariado, es decir, al que se le paga por hacer un trabajo, no le importan las ovejas, porque no son suyas. Aquí se coloca el amor y la compasión como motivaciones para ser pastores en comparación con el trabajo remunerado. Ahora no es malo que se le pague a un pastor y de hecho debe hacerse, lo malo es que la motivación del pastor para estar al frente de una comunidad sea en primer lugar el dinero. Jesús traerá otras ovejas, en referencia a los que iban a creer en El en un futuro. De igual manera el pastor debe preocuparse por añadir gente a la Iglesia mediante la predicación del evangelio del reino. La última referencia es a abrir los ojos, es decir, a mostrar la verdad. Los pastores tienen como demanda mostrar la verdad, quien no lo haga responderá ante Dios. Por eso es tan delicado enseñar lo que no es.

Dios les bendiga

domingo, 20 de marzo de 2011

Cuando El Corazón Nos Engaña Jeremías 17:9-10

El ser humano, naturalmente, posee la tendencia a dejarse engañar. Esto es tan cierto que en la historia encontramos abundantes ejemplos. Los primeros Adán y Eva. Génesis 3. Romanos 7:11, Me sedujo, Efesios 4:22, Despojarse.

El hombre es un ser ajeno a la verdad, el hombre se acostumbra a manejar ilusiones como si fueran verdades. Por eso el éxito de los vendedores de ilusiones. 1 De Reyes 22:7-28.

El placer de la mentira es estético, y como tal, se constituye en verdad, al no ocultar su intención de engaño. Todo el mundo sabe que es mentira pero como es conveniente todos la toman por verdad. 2 De Reyes 5:17-27

“Muchos no se darían cuenta que están en la verdad si no existieran mentiras tan absurdas”.

El profeta Jeremías se enfrenta a una generación obstinada y sorda. Una generación que se creía espiritual pero que no lo era. Una generación que no entendía el porqué Dios le hablaba de esa manera porque a su parecer ellos no habían hecho nada malo.

Jeremías 15:7: Aunque los aventé con aventador hasta las puertas de la tierra, y dejé sin hijos a mi pueblo y lo desbaraté (Dios permite que se corrompan a ver si se dan cuenta de su situación espiritual), no se volvieron de sus caminos.

En Jeremías 16:1-9, Dios le anuncia al pueblo su juicio. Van a ser castigados por su maldad.

Jeremías 16:10

El pueblo le hace dos preguntas al profeta.

- ¿Por qué anuncia Jehová contra nosotros este mal tan grande?

- ¿Qué maldad es la nuestra o que pecado es el nuestro, que hemos cometido contra Jehová nuestro Dios?.

Dios responde atraves del profeta: Jeremías 16:11-12

- Porque vuestros padres me dejaron.

- Ustedes siguieron el ejemplo.

- Han sido peores que ellos.

- Porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí.

- Sus padres al menos me oían, ustedes son sordos.

Dios hablo atraves de los profetas en el AT. No oír a Dios significaba no oír al profeta autorizado por Dios para hablar en su nombre.

Aplicación: ¿Cuál era el problema del pueblo?

1. La verdad de Dios era muy dura para ellos, muy difícil de obedecer. Por eso no escuchaban al profeta.

2. Creían que no tenían pecado.

3. No escuchaban a Dios, escuchaban a otros. Juan 10:1-5

- El verdadero discípulo escucha y obedece a Dios así no le guste lo que Dios le esté diciendo.

- No oye la voz de los extraños, no se deja engañar.

Precisamente esa fue una de las cosas que hizo mal el pueblo, escucho la voz de los extraños. Jeremías 28:1-17. En este pasaje hay un cara a cara, un debate, una confrontación de profetas.

Hananias: Así dice El Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: “He quebrado el yugo del rey de Babilonia. “Dentro de dos años haré volver a este lugar todos los utensilios de la casa del Señor, que Nabucodonosor, rey de Babilonia, tomó de este lugar y llevó a Babilonia .

Jeremías: Amén, así lo haga el Señor . Confirme el Señor tus palabras, que has profetizado para que sean devueltos los utensilios de la casa del Señor y vuelvan todos los desterrados de Babilonia a este lugar. Pero oye ahora esta palabra  que voy a hablar a tus oídos y a oídos de todo el pueblo: Los profetas que fueron antes de mí y antes de ti desde la antigüedad, profetizaron guerra, calamidad y pestilencia contra muchas tierras  y contra grandes reinos. Si un profeta profetiza paz, cuando la palabra del profeta se cumpla, entonces ese profeta será conocido como el que el Señor en verdad ha enviado.

 Hananías: Quitó el yugo del cuello del profeta Jeremías  y lo rompió, luego dijo: Así dice el Señor: “De esta manera romperé el yugo de Nabucodonosor, rey de Babilonia, dentro de dos años, del cuello de todas las naciones.” Y el profeta Jeremías se fue por su camino.

Jeremías: “Así dice el Señor: ‘Has roto yugos de madera, pero en su lugar harás yugos de hierro . “Porque así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: ‘Yugo de hierro he puesto sobre el cuello de todas estas naciones, para que sirvan a Nabucodonosor, rey de Babilonia , y le servirán.

Y el profeta Jeremías dijo al profeta Hananías: Escucha ahora, Hananías, el Señor no te ha enviado, y tú has hecho que este pueblo confíe en una mentira . Por tanto, así dice el Señor: “He aquí, te voy a quitar de sobre la faz de la tierra . Este año morirás, porque has aconsejado  la rebelión contra el Señor.” Y murió el profeta Hananías aquel mismo año, en el mes séptimo.

Pobre gente; en ocasiones había mucha confusión, pues resulta que unos profetas predicaban una cosa y otros otra.

Dice el Profesor Milton Acosta:

“Hananías tenía un mensaje, según él, de parte de Dios y era bonito y atractivo, además de opuesto al mensaje de Jeremías.

El mensaje de Hananias tenía todas las características de un auténtico mensaje de Dios.: El vocabulario, la forma de profetizar, la belleza poética, el nombre del profeta (Hananías, Dios ha mostrado su gracia”), la contundencia de la verdad, el poder de Dios contra los enemigos de Israel; además, se pronuncia desde el templo, en nombre de Dios, en presencia de los sacerdotes, y delante de todo el pueblo. Tiene todo, o mejor dicho, casi todo. Solamente le falta algo, el respaldo de Dios. Dios no mandó a Hananías a que dijera tal mensaje. Toda la apariencia del mensaje de Hananías es la de un auténtico profeta de Dios: su nombre, sus palabras y su plataforma; pero no es un mensaje de Dios.

El pueblo tiene que escoger entre el mensaje de Hananías y el de Jeremías, dos profetas que en apariencia hablan “igual.”

¿Cómo hace la gente para discernir entre un mensaje que realmente es de Dios y otro que parece pero no es? No es fácil. Algunos se guiarán por lo que suena mejor; pocos se darán a la tarea de investigar, sopesar y decidir. El instinto, la emoción y el deseo priman sobre lo auténtico, lo verdadero y lo correcto. Hananías lo sabe y lo explota hábilmente.

Que dice Jeremías: ” Si estas cosas se decidieran por instinto, emoción y deseo, Hananías, tú ganas, tienes toda la razón. Quién no quisiera que se devolvieran los objetos de culto, que se restaurara el culto “con todas las de la ley” y que el exilio fuera corto. Eso lo queremos todos, dice Jeremías. De modo pues que la cuestión no es si Hananías habla más bonito que Jeremías. El asunto es qué es lo que Dios ha dicho. Por mucho que la presión del público arrecie, el mensaje de la Palabra del Señor no se podrá decidir ni por voto ni por gusto.

Aplicación: Quien no quiere lo bueno, quien no quiere las cosas sin el menor esfuerzo, quien no quiere la lámpara de Aladino. Quien no quiere una fórmula mágica e instantánea, quien no quiere ser millonario, El problema no es lo que queramos sino como nos dicen que Dios nos lo va a dar. Aquí tuercen el mensaje y nos dicen algo que Dios no ha dicho, con el fin de obtener provecho.

¿Por qué es atractivo el mensaje del falso profeta? Mucho tiene que ver con la continuidad entre la cosmovisión y expectativas de la gente y el mensaje del predicador. El predicador engañador lo sabe y lo explota. Aunque, al verlos con tanta sinceridad, convicción y autoridad, queda la duda. Además uno se pregunta si los falsos maestros de la Biblia hablan a sabiendas de su falsedad y su engaño. Hay casos en los que la mentira se les ve a leguas, hay otros en los que el tiempo revela el engaño, pero hay casos en los que es difícil saber qué decir.

Aplicación: Cuando alguien le dice a una madre que tiene un hijo drogadicto que haga tal cosa para Dios (Usualmente dar dinero) y su hijo será liberado de las drogas, un desempleado que le ofrecen empleo inmediato. Cuando alguien da una fecha exacta de la venida de Cristo o predica de una nueva revelación (patriarcas, querubines), estimulando el misticismo de la gente y si fantasía con lo nuevo o novedoso.

Sea como fuere el engaño, la evidencia bíblica, histórica y actual muestra que hay formas efectivas de engañar a la gente en nombre de Dios. Hananías apela a tres cosas: Los sentimientos (las emociones), selectos pasajes de la historia de Israel y el nacionalismo. Les dice en síntesis que el pueblo de Dios no puede ser derrotado por un pueblo pagano, que la historia así lo demuestra y que de todas maneras un exilio corto es mejor que uno largo. Hananías pone a competir el pacto de David con el pacto del Sinaí:

Reduce la relación con Dios al disfrute incondicional de las promesas, olvidando que pacto sin lealtad y obediencia no puede existir. Precisamente donde está el atractivo está la caída. Por eso Jeremías le dice a Hananías, es más difícil que se cumpla lo bueno que lo malo. (Jer 28:9).

Uno de los problemas con Hananías y con cualquier falso profeta, es que su mensaje genera en la gente una falsa confianza. Cuando el engaño se descubre, la gente que confió en el, pasa de la falsa confianza a no confiar en nada. Al haber sido asaltados en su buena fe, muchos luego no quieren saber nada de Dios.

En el reclamo que Jeremías le hace a Hananías se encuentra la esencia del problema, el lugar donde se encuentran las palabras del falso profeta con el pueblo que lo escucha: la esperanza: ‘Tú has hecho confiar a este pueblo en mentiras’ (Jeremías 28:15). Esa es una expresión triste y dolorosa; alguien se aprovecha de la buena fe, de la ingenuidad y de la ignorancia de otros para sacar beneficio propio.

Como vemos, a Jeremías no solamente le tocó aguantar las persecuciones por predicar juicio, sino que le tocó predicar a la par de otros profetas que predicaban cosas distintas. Por eso, el desprestigio de los profetas llegó a tal punto que mucha gente los tildaba de locos (Jeremías 29:26; 2 Reyes 9:11). De hecho hubo profetas locos y falsos, ¡y los hay!, pero tal reputación se extendió hasta los auténticos profetas de Dios.

En el caso de Hananías, le tocó a Dios silenciarlo, quitándole la vida. Pero conste que Jeremías simplemente anunció lo que le sucedería.

Cuando Jeremías predicó, hubo unos ancianos que se dieron a la tarea de comparar su mensaje con los mensajes de otros profetas anteriores (Jeremías 26:16-19). Descubrieron que en realidad Jeremías no predicaba nada nuevo, que su mensaje estaba en línea con profetas de autenticidad históricamente demostrada. Esa ‘investigación’ es sana y se debe hacer, independiente de la tarima desde la que habla el predicador.

Estos dos componentes, el de silenciar a los falsos profetas y el de investigar si lo que predica el predicador es verdad, aparecen también en el Nuevo Testamento. Pablo le dice a Tito que ‘tape la boca’ a individuos que a ‘trastornan familias enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no deben’ (Tito 1:10–11).

Como lo ha dicho John Stott, el mejor ‘antídoto’ contra los falsos maestros es la multiplicación de verdaderos maestros que enseñan la ‘sana doctrina’ con un corazón igualmente sano.

Los cristianos de Berea (Hechos 17:10–11). El texto indica que la responsabilidad es doble: de quien predica el mensaje de Dios y de quien lo escucha. Pero por qué, se pregunta uno, hay tanta gente que se deja engañar con extraordinarias ofertas religiosas.

La gente necesitada es vulnerable y está más dispuesta a creer. De esto se aprovechan las personas sin escrúpulos para sacar ganancias deshonestas. Ocurre con la fe como ocurre con los sentimientos. La persona necesitada y desesperada en lo emocional o en la fe es presa fácil de los falsos predicadores.

Dos conclusiones, la congregación necesita formación y el creyente necesita comprobar lo que oye, pero para eso necesita educarse”.

Dios denuncia el pecado: Jeremías 17:1

El pecado de Judá escrito está con cincel de hierro y con punta de diamante; esculpido está en la tabla de su corazón, y en los cuernos de sus altares,

Dios establece un contraste en los versículos 5,6,7 y 8 de Jeremías 17.

5 y 6

Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

7 y 8

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas,  que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Luego viene el texto central de este mensaje: 9

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón,  para dar a cada uno según su camino,  según el fruto de sus obras.

Porque su corazón los engaño? Porque creyeron en el mensaje que prometía satisfacer sus anhelos, sus deseos, sus expectativas, no en el mensaje de Dios.

Apocalipsis 2:23.

Engañoso = Torcido, Perverso = Enfermo. Dios escudriña, investiga, explora la mente, lo mas secreto e intimo del hombre, probado como se prueba un metal, el corazón, La totalidad del hombre, camino = conducta, fruto = el resultado de los hechos.

Según ellos todo está bien, sin embargo Dios les dice:

- Ustedes amontonan riquezas injustas. 11

- Me dejaron a mi, 13

- No creen a la palabra que les envío atraves de mi siervo. 15

- No me reverencian. 19-22

El pueblo que decía que no había hecho nada, que no tenia maldad en el corazón, miren lo que hacía.

Les dice lo que hacen: 23

- No me oyen.

- No me han prestado atención.

- Endurecieron su corazón.

- No recibieron la corrección.

- Hay una verdad innegable: Quien no le cree a Dios le cree al diablo. Quien no cree la verdad, cree la mentira, en últimas yo creo lo que quiero creer. ¿A quién le creo yo?, ¿Qué creo yo?, ¿Mi corazón me está engañando?, ¿Debo orar y dejar de Dios me evalúe?

Para concluir: Jeremías 18:1-6

Que quiero YO dice el Señor:

- Que este pueblo que ha sido duro, sordo y terco se convierta en un pueblo dócil, que permita que Dios lo tome en su mano, que se deje formar por EL.

- Que no importa lo que pase en el proceso de formación, si hay tropiezos, si hay que comenzar de nuevo no importa, YO tengo paciencia para empezar otra vez, para hacerte de nuevo hasta que quedes como YO quiero, Dice el Señor.

- Se barro en mis manos, pueblo mío, deja que YO te forme, que YO haga de ti un hombre o una mujer conforme a mi corazón.

- Entonces veras el resultado, veras que ya nadie podrá engañarte de nuevo.

- Aquel que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionara hasta el día de Jesucristo. Filipenses 1:6

- Para terminar: Tenemos muchas conductas aprendidas, muchos gestos, formas de ministrar. Quiero decirte algo, Dios no te ha hecho del todo, Deja que Dios haga de ti el siervo, el ministro, el predicador que El quiere, colócate como barro en las manos del Señor.

Dios les bendiga

Comentario de Jeremias 28:1-17. Profesor Milton Acosta.

http://pidolapalabra1.blogspot.com/2007/11/todo-por-un-collar-extico-1-debate.html

http://pidolapalabra1.blogspot.com/2007/12/todo-por-un-collar-extico-2-debate.html

http://pidolapalabra1.blogspot.com/2008/02/todo-por-un-collar-extico-3-debate.html

martes, 15 de marzo de 2011

¿Cuando Dios nos trae una revelación o cuando se encarga de limpiar su iglesia, es por posible avivamiento? (Pregunta de una twitera)

Si leemos 2ª De Crónicas 7:14, vemos la secuencia que se debe dar para que Dios obre. “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonare sus pecados, y sanare su tierra”

Históricamente, nunca se ha producido un avivamiento como reacción de Dios a la corrupción de la Iglesia. Siempre los avivamientos se han dado como consecuencia de un pueblo que se consagra, que ora, que busca a Dios de corazón. Basta con leer la historia de los avivamientos.

Lo otro. Nunca necesitamos de una revelación nueva o especial para que suceda un avivamiento. La respuesta sigue siendo la misma. El pueblo de Dios debe humillarse, orar, buscar el rostro, convertirse de sus malos caminos y entonces Dios oirá, perdonara y sanara.

Para que haya avivamiento se necesita un pueblo consagrado, rendido a Dios. Por último, hay que entender que el avivamiento no comienza por una multitud. Se comienza con personas, con individuos que se entregan, que se rinden a Dios y lo buscan de corazón. Cuando cada uno lo haga de manera individual sucederá el avivamiento del pueblo.

Dios los bendiga

El Egoísmo Que Nos Destruye

Al enterarnos del terremoto y tsunami ocurridos en Japón y ver la destrucción, muerte y desolación se nos arruga el corazón. Dios nos ha mostrado en su Palabra, que por encima de los intereses particulares e individuales esta el bien general, ese bien general que cada ser humano debe procurar con sus actos. Desde hace mas de 40 años, varios países han usado el lecho marino para realizar pruebas nucleares y atómicas, llevando a cabo explosiones de inmenso poder destructivo. Sin ser físico, entiendo que estas explosiones producen presión hacia la tierra y también impulsan el agua alrededor de las mismas. Algunos afirman que esta es la principal causa de los terremotos y tsunamis. Es más algunos terremotos han coincidido con algunos de estos “experimentos”. El pacifico ha sido uno de los lugares predilectos para este tipo de pruebas y no entiendo el porqué si se sabe de las fragilidades geológicas, de las fallas y de la cantidad de volcanes submarinos. Ante lo anterior reflexiono, pienso y me pregunto: ¿Es válido experimentar cuando sabemos que los efectos son tan destructivos y el costo de vidas humanas tan alto?, ¿Es válido experimentar cuando han sucedido tantas tragedias seguidas de la misma índole y en una misma zona?. Ahora bien, agreguémosle un agravante, los experimentos en su gran mayoría son para probar armas de guerra o blindaje, pregunto ¿Qué beneficio le trae a la humanidad probar que soy el mejor, el más fuerte, el que tengo más capacidad destructiva?, ¿Si acabamos con el mundo donde vamos a vivir?. La historia ha demostrado con suficiencia que al hombre no le importa lo que suceda, le importa es su ambición y el poder cueste lo que cueste. Por eso el mensaje de Jesús es tan resistido, tan rechazado (Aunque hoy es aceptado por muchos debido a la laxitud del mensaje que se predica). Jesús nos llama a amar al prójimo, a ser solidario con el prójimo, a buscar el bien común, a compartir con el necesitado, a ayudar al pobre y a la viuda, a dar de comer al hambriento y de beber al sediento. Si la cantidad de dinero que se invierte en armas se invirtiera en comida, vestido y en obras para el bienestar común en el mundo no existiría gente necesitada. Basta ya de protestas basadas en el humanismo, protestemos con el mensaje de la cruz, que el hombre se aparte del egoísmo, de la soberbia, que se vuelva a Dios, que considere a su prójimo como a el mismo, “QUE AME A SU PROJIMO COMO A SI MISMO”. Levantemos a una nuestra voz, que retumbe en todo el mundo, no queremos más armas, no queremos más pruebas nucleares autodestructivas, queremos construir un mundo donde el amor y la solidaridad sean los principios que conducen toda relación humana. El hombre destruye más de lo que construye. Por cada boda que se celebra se destruyen muchos más matrimonios, por cada drogadicto que se rehabilita muchos más inician su vida de adicción y….. Construyamos un mundo mejor, eso es posible solo de la mano del Señor. El nos enseña lo que es amar y nos aleja del egoísmo que nos vuelve insensibles. Si muchas veces un gesto, una mirada, una palabra, hiere y nos mata por dentro que se deja para lo demás, hasta llegar a matar y asesinar gente por nuestro egoísmo. Así como usamos las redes sociales para cosas que muchas veces no aprovechan, les invito a utilizarlas ahora para decir no más armas, no más pruebas atómicas, no más pruebas nucleares, queremos inversión en bienestar no inversión en armas, por favor no acabemos con la tierra, con la casa que Dios nos regalo para vivir en ella, vamos a conservarla, vamos a amar en vez de odiar, porque el egoísmo es una manera de odiar a nuestro prójimo.

Dios les bendiga

jueves, 3 de marzo de 2011

¿Que Quiere Decir La Frase “El Que Hace La Voluntad De Dios” en 1 De Juan 2:17 (Pregunta De Una Twitera)

Una Twitera me pregunta que quiere decir en 1 de Juan 2:17, la frase “El que hace la voluntad de Dios”. Juan está hablando del cristiano frente al mundo. Resume en tres cosas la lucha con él. Estas tres cosas son: Los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. El cristiano esta todos los días frente a estas tres cosas, debe enfrentarlas. Ellas resumen la forma como el mundo puede penetrar y dañar la vida espiritual. Atraves de ellas, el mundo nos transmite sus valores éticos y morales. Entonces y de acuerdo al texto, hacer la voluntad de Dios es “no ceder” a los deseos de los ojos, a los deseos de la carne y a la vanagloria de la vida. Quien se mantiene alejado de estas cosas, quien las evita, quien no las hace, quien no hace suyos los valores éticos y morales del mundo sino que vive de acuerdo a los valores éticos y morales del Reino es quien hace la voluntad de Dios. Lo anterior garantizara su permanencia en la fe mientras viva y por ende su vida eterna. Espero que esta respuesta haya cubierto tus expectativas. Cualquier inquietud me la comunicas.

Dios te bendiga.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Detectives Médicos – La Falsa Espiritualidad

Todos los días después de almorzar, acostumbro a ver los capítulos de Detectives Médicos. Me gusta como la ciencia forense ha avanzado y me trama les confieso, conocer cómo se las ingenian día a día para crear pruebas que permitan hallar pistas sobre diversos tipos de crímenes. Ayer, presentaron un capitulo llamado Alianza Maligna y la palabra en ingles utilizada para maligna es Unholly, o sea falta de santidad absoluta, lo que he traducido como la falsa espiritualidad. El caso lo narran contando como el pastor (apóstol), ordenaba e influía en las decisiones de todos los miembros de la Iglesia. El decía que Dios le revelaba todo lo que sus feligreses tenían que hacer en todas las áreas. Además de eso, era un Iglesia en donde la espiritualidad no estaba basada en un cambio genuino basado en el arrepentimiento, sino en prohibiciones. Se les prohibía de todo, se les decía como vestirse, ver televisión y mucho mas. En ese orden de ideas, El pastor le dijo a una mujer que Dios le había revelado quien iba a ser su esposo y según las reglas de la Iglesia, ella debía obedecer. Se casaron, tuvieron una hija y a los cuatro meses el hombre que supuestamente Dios había escogido para ella, la asesino (Para cobrar un seguro de vida y poder seguir en sus andanzas), resultando ser todo lo contrario a lo que aparentaba. En realidad era un hombre perverso, malo, que estando casado tenía relaciones con su cuñada y la esposa del pastor. Que cuadro tan grotesco.

Del anterior relato saco algunas conclusiones:

1. Es falso, que un líder, pastor, apóstol o cualquiera que sea su nombre o denominación, reciba la revelación de Dios para “SU VIDA”. Eso es mentira. Mucha gente ha puesto su destino en manos de otros y ha sido funesto para ellos, incluso les ha costado la muerte. Nunca deje en manos de nadie su destino. Si quiere saber qué es lo que Dios quiere para su vida, pregúnteselo directamente, hable con El, lea la Escritura y por ultimo búsquese un consejero confiable. Ud sabrá que clase de líderes tiene.

2. Nunca deje que ninguno escoja esposo o esposa por Ud, por muy líder que sea, “Por muy ungido que sea”. Para casarse hay que amar.

3. Si en la Iglesia a la que Usted asiste se la pasan prohibiendo cosas y no enseñando correctamente la Biblia, sepa que debe salir de ahí. Busque una Iglesia en donde le enseñen la Biblia de manera seria.

Anular la voluntad de los feligreses, ordenarles que hacer, prohibirles que hacer y la ausencia de una enseñanza bíblica solida son características de una secta, un tipo de secta altamente peligrosa. La espiritualidad no es externa, es interna. Al final, la esposa muerta, el condenado a cadena perpetua, el pastor divorciado y la Iglesia acabada. Uno de los investigadores al final dijo: “Quien quedo mal en todo esto es la Iglesia”. Es así, todos vamos al mismo saco por culpa de unos cuantos que por su locuras parecen millones pero en realidad son una minoría.

Apreciado amigo y hermano que ha leído esta pequeña reflexión, saque Usted sus propias conclusiones y si debe tomar decisiones hágalo antes de que sea demasiado tarde.

Dios le bendiga

martes, 1 de marzo de 2011

Producir Discípulos: La Gran Comisión De La Iglesia – Mateo 28:18-20

18 Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra .

19 Id, pues, y haced discípulos  de todas las naciones , bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,

20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros  todos los días, hasta el fin del mundo .

Cuando leo este texto, encuentro una claridad total acerca de lo que Jesús quiere comunicar. El meollo del asunto está, en que siempre se ha tomado este texto para hablar sobre la obligación de la Iglesia de evangelizar. A simple vista, notamos que en ninguno de los versículos se menciona la evangelización, sencillamente porque Jesús no está hablando de ella. Jesús está hablando de hacer discípulos.

Por muchas cosas que se han malentendido y malinterpretado desde hace 40 o 50 años hacia acá, se ha manejado el concepto de la evangelización de multitudes como “La Gran Comisión”, en una escala más pequeña, la evangelización como tal. Esta evangelización se ha limitado más que todo al concepto de: “Ganar almas para Cristo”. Lo negativo de esto es que se ha dejado de lado el “Hacer discípulos”. Durante más de 20 años he visto los intentos de las Iglesias de establecer clases de discipulado y ha sido difícil por dos razones: La primera, muchos de nosotros como lideres aunque expresamos y decimos que hay que discipular, no lo hacemos o no estamos convencidos de la necesidad de hacerlo. De allí entonces, que el énfasis es llevar a personas a que hagan una decisión de fe y listo. En la mayoría de los casos el nuevo creyente se ha de defender solo y buscar como aprende.

Ahora, veamos el significado de la palabra discípulo y como se entendía en el contexto cultural en los tiempos de Jesús.

La palabra discípulo en el griego simple, significa “seguidor”. Ahondando en el significado encontramos también que significa “estudiante”, pero no cualquier clase de estudiante, la palabra denota aquí un tipo de estudiante ejemplar y dedicado. Ahora, para que haya discípulos debe haber maestros.

De acuerdo a lo anterior, que quiso decir Jesús con “Haced discípulos”.

“Vayan y busquen gente, háblenle de mi, enséñenle sobre mí, instrúyanlos, edúquenlos de tal manera, que se conviertan en los estudiantes mas aplicados y dedicados. Su materia y único tema de estudio soy YO y mi Palabra. Sean maestros ejemplares, den ejemplo, no enseñen solo la teoría. Muéstrenle al discípulo con sus vidas como es que YO actuaria en las diferentes situaciones. El objetivo es que estos discípulos sean también instruidos que sean capaces de llegar hasta el final, que rindan sus vidas a MI”.

Notamos la diferencia entre evangelizar y hacer discípulos?. Hacer discípulos, se constituye en la gran omisión de la Iglesia.

Miremos, la palabra “Hacer”: Es enseñar, instruir. Dos palabras con connotaciones iguales en un idioma y dichas una detrás de la otra hacen un énfasis. En este caso el énfasis de Jesús es contundente, tiene carácter de una orden, es un imperativo. Y sigue diciendo: “Enseñándoles”, otra vez enfatiza lo mismo.

Que guarden: Entre otros, el significado de guardar es, vigilar, estar alerta, cuidar. Que quiso significar Jesús: “El maestro o discipulador ha de estar pendiente de su alumno, del nuevo discípulo, vigilarlo y cuidarlo para que permanezca y continúe en el camino hasta que pueda ser el mismo un maestro y discipular a otros”.

Eusebio en su historia eclesiástica narra una historia hermosa. El apóstol Juan consigue un discípulo, inicia con él un proceso de educación, luego debe salir de Efeso y lo deja recomendado a alguien. Cuando regresa, encuentra que su discípulo ha vuelto atrás, se enoja con aquel a quien le había confiado su cuidado y va en busca de él hasta que lo encuentra y lo exhorta. Estos son los maestros que necesitamos en la Iglesia.

Esta es una de las principales razones por las que la Iglesia de hoy es tan débil en materia doctrinal. Es tan manipulable y dócil, nunca recibieron un discipulado, están en la Iglesia pero están en ignorancia, reciben y aceptan todo lo que oyen. Esto debe cambiar!.

Como era el discipulado en los tiempos de Jesús?

1. El discípulo tenía que tener un contacto personal con su maestro.

2. El discípulo tenía que escuchar atentamente las enseñanzas de su maestro

3. El discípulo tenía que estar pendiente de las actitudes, reacciones y palabras del maestro en su andar diario para imitarlo.

En lo que tiene que ver con la enseñanza, los discípulos se sentaban a los pies de su maestro. ¿Qué significaba estar a los pies del maestro?

1. Indicaba quien era superior.

2. Indicaba el reconocimiento por parte del discípulo de la autoridad del maestro en lo que este enseñaba.

3. Indicaba humildad y receptividad por parte del discípulo.

4. Indicaba (En el caso de Jesús con María), adoración por parte del discípulo.

Entendemos mejor ahora lo que quería decir Jesús cuando hablaba de discípulos y cuando nos manda a nosotros a hacer discípulos. Podemos preguntarnos si hoy hay maestros que inspiren eso en sus discípulos o si hay discípulos que muestren tal actitud hacia sus maestros. ¿Qué buscan los maestros de hoy?.

Reflexionemos y saquemos nuestras propias conclusiones.

Que Dios nos ayude a cumplir la Gran Comisión.

Dios les bendiga