miércoles, 29 de diciembre de 2010

La Iglesia Frente A La Inmoralidad Sexual–Un Análisis y Perspectiva Pastoral

Luego de un receso obligado, en varias entregas estaré comunicando la visión  de lo que creo esta sucediendo y como debería ser la actitud tanto de pastores, lideres e Iglesia en general frente al tema. Causa preocupación que no se ven posiciones definidas y pastorales frente a los casos de inmoralidad sexual. En los próximos días la primera parte.

Dios les bendiga

martes, 28 de diciembre de 2010

Un Cuento Digno Del Día De Los Inocentes

Esta muy de moda hablar de los sueños, mis sueños. Se habla y se predica de conquistar mis sueños, de soñar para ganar el mundo, de activar la capacidad de soñar, de que hay que soñar, etc. En todo esto, Dios solamente se limita a cumplir mis sueños, a hacerlos realidad. Dios se convierte en un medio para obtenerlos, sin importar que sueños sean. Toda esta teoría acerca de los sueños mezclada con cristianismo coloca a Dios como mi servidor. Dios está a mi servicio para cumplir lo que quiero, mis sueños. Déjeme decirle mi hermano y hermana que esta es una teoría digna del día de los inocentes. En ninguna parte de la Escritura, ni de la historia de Israel, ni de la historia de la Iglesia, encontramos apoyo o respaldo para semejante pretensión egocéntrica y humanista. Dios no se mueve por mis sueños, Dios actúa de acuerdo a sus propósitos. De hecho El tiene uno o muchos propósitos con cada uno de nosotros. Dios entonces actúa en nosotros para que conducidos por El, cumplamos el propósito que El tiene con nuestras vidas y ministerio. Pretender que Dios está para que mis sueños se cumplan es muestra de un total desconocimiento de uno de sus principales atributos: “Su Soberanía”. Otra inocentada es la de creer que Dios se mueve atraves de claves o formulas prediseñadas. Algunos escritores y predicadores rebuscan de manera increíble y absurda en la Biblia textos para luego acomodarlos a lo que quieren decir y encontramos títulos como: “12 claves para alcanzar el éxito”, “5 principios para ser prósperos”, “9 pasos para tener un ministerio fructífero”. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. ¿Quién dijo que Dios se somete a estas cosas?. Si lo hiciera no fuera Dios. Todas estas teorías provienen de querer centrar la enseñanza bíblica en las necesidades del hombre y no en lo que Dios quiere. Hey, Dios no es mi siervo, es mi Señor, no pasemos por inocentes.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Navidad Es Celebración y Reflexión

En Lucas 4: 17-19, encontramos un episodio único y especial en el ministerio del Señor. Único porque no solo abre el rollo del libro de Isaías, sino también porque abiertamente dice que El es el cumplimiento de lo que en el libro está escrito. Hermoso inicio de este texto: “Y habiendo abierto el libro”. El libro habla de Él, de su grandeza, de su majestad, de su amor, de su misión. En primer lugar dice que el Espíritu esta sobre El. La autoridad y la capacidad de Dios para realizar la misión que a continuación se describe. Su misión consistió en 5 aspectos. Llevar las buenas noticias a los pobres, predicar libertad a los cautivos, dar vista a los ciegos, poner en libertad a los oprimidos y anunciar el año agradable del Señor. Navidad no es solo celebrar el nacimiento de Jesús (A propósito no nació en Diciembre. Muy probablemente entre finales de Marzo y Principios de Abril). De todas maneras, la tradición debería ser usada para reflexionar que tanto ha crecido Cristo en nuestra vida. En palabras de Juan el Bautista: “Es necesario que yo mengue para que Cristo crezca”. Lo segundo, para reflexionar acerca de que tanto hemos trabajado en continuar sui misión. Que tanto hemos llevado las buenas nuevas a los pobres, que tanto hemos predicado a los oprimidos. Navidad es celebrar pero también examinar que hemos hecho hasta ahora. Aquel que tiene toda la autoridad nos ha delegado esa autoridad para trabajar en la expansión del Reino de Dios. Nos ha enviado. Hoy cuando el mundo enfrenta múltiples crisis y desastres naturales, mucha gente necesita escuchar las buenas nuevas, escuchar el mensaje de esperanza. Navidad nos recuerda nuestra responsabilidad.

A todos mis hermanos de la red, a los que han tenido a bien dedicar tiempo a leer el blog, a todos mis hermanos y amigos de Twitter que me han acogido de una manera que no esperaba y han leído con paciencia los tuits. A todos aquellos que han estado de acuerdo conmigo y a los que no lo han estado. Mis mejores deseos en esta navidad. Que Jesús, la estrella de la mañana alumbre los corazones para que cada día nuestra vida pueda reflejar el amor y la bondad de Dios. Que en el 2011, además de ser prósperos, seamos altamente productivos y multipliquemos los talentos que Dios nos ha dado para beneficio de la obra de Dios y del prójimo. Mis respetos a todos. Que el buen Señor y Padre Celestial bendiga e ilumine cada hogar, que no importa la situación que estemos pasando, la esperanza encarnada, Jesús el Salvador traiga la paz a cada vida. Que su propósito se cumpla en nosotros y por ultimo nunca nos olvidemos del pobre, de aquel que necesita nuestra mano solidaria. Si sabemos de alguien que hoy no puede tener en su casa una cena de navidad y estamos en capacidad o podemos hacer el sacrificio, les invito a llevarles la cena y a dar alegría a un hogar. Mira a tu alrededor.

“Señor mi Dios al contemplar los cielos, el firmamento y las estrellas mil. Al oír tu voz en los potentes truenos………… Mi corazón entona la canción, “Cuan Grande Es El”. Gracias mi Señor y Padre por todo lo que nos has dado y lo que nos has quitado este año.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Reflexión Domingo 19 De Diciembre de 2010

Hoy quiero que reflexionemos sobre: “Caer en tentación”. La Escritura dice: “El que este firme mire que no caiga” y Santiago describe el caer en tentación como un proceso. Aquí hay dos detalles interesantes que tienen mucho que ver con el carácter ingenuo de los creyentes (Por eso Jesús frecuentemente nos compara con las ovejas. Estas son sumamente ingenuas). En primer lugar nos creemos demasiado fuertes y creemos que exponernos a ciertas cosas no va a hacer que caigamos. En esto cuenta mucho la lista de lo que consideramos bueno o malo. Muchos de nosotros no tenemos la experiencia para manejar ciertas situaciones, sin embargo nos exponemos a ellas. Amado hermano, no es bueno jugar con candela, el que juega con candela termina quemándose. No nos expongamos a la tentación pensando que nunca vamos a caer. En segundo lugar, nunca la caída es cuestión de un momento. La tentación comienza por bajar nuestras defensas espirituales cuando permitimos pequeñas cosas. Luego estas pequeñas cosas se van agrandando hasta que sin darnos en cuenta ya hemos caído. No se trata de ser paranoicos con el tema sino de tener cuidado. Vivimos días en donde la maldad del hombre ha crecido tanto que el diablo esta de espectador mirando como los hombres caemos solitos, sean cristianos o no. Hace unos días dije que por este motivo el diablo iba a quedar desempleado. Mis hermanos cuidemos nuestro corazón y cuidémonos unos a otros en amor. Las ovejas se hacían daño cuando se alejaban de la manada. No te alejes de los hermanos ni de la comunión de la Iglesia, que es parte de nuestra defensa. Dios les bendiga y en la Escuela Dominical estemos muy atentos al mensaje de la Palabra De Dios. Les invito a que más tarde compartamos lo que aprendimos. Un abrazo afectuoso en Cristo.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La Historia de Tommy Contada por David Brandt Berg

Esta historia fue la que nos inspiró a empezar 'Tommy's Window' -

¡Tommy era un chiquillo inválido que vendía periódicos, cuyo cuerpo deforme y casi imposibilitado yacía lastimosamente en un camastro de una vieja casa de apartamentos que daba a una concurrida calle de una gran ciudad del este de los EE.UU.! ¡Le había pedido a otro chiquillo repartidor de periódicos amigo suyo que le llevara el libro que hablaba del Hombre que fue por todas partes haciendo el bien! El chiquillo buscó y rebuscó ese libro sin nombre para su amigo inválido, ¡hasta que por fin un librero se dio cuenta de que debía de referirse a la Biblia y a la historia de Jesús! ¡El chiquillo reunió los pocos centavos que tenía y el amable librero le dio un ejemplar del Nuevo Testamento, que él se apresuró a llevar a Tom a su camastro del tercer piso!

Comenzaron a leerlo juntos, HASTA QUE TOMMY SE SALVO GRACIAS A LAS PALABRAS QUE LEYO EN EL LIBRO y él también quiso hacer el bien como el Hombre del libro. ¡Pero estaba inválido y ni siquiera podía salir del apartamento de una sola habitación en el que vivía con su anciana tía!

! Pero oró pidiéndole a Dios que le ayudara, ¡y el Señor le mostró un plan! ¡se puso a garabatear penosamente versículos de la Biblia que podían ayudar a la gente en pedacitos de papel que luego tiraba desde su ventana del tercer piso y que revoloteaban hasta caer en la concurrida calle! Los transeúntes los veían caer y, movidos por la curiosidad, los recogían para ver qué decían. Así leían las Palabras del Hombre que fue por todas partes haciendo el bien: ¡Cristo Jesús! ¡Ese chiquillo ayudó, animó y consoló a muchas personas, que hasta llegaron a salvarse gracias a su sencillo ministerio de la Biblia desde su ventanita!

Cierto día, un rico hombre de negocios tuvo una conversión maravillosa al leer uno de aquellos versiculitos. ¡Tras encontrar a Cristo, regresó al lugar donde había recogido el trocito de papel gracias al cual había conocido al Señor para tratar de averiguar cómo había llegado hasta allí! Y de pronto vio caer revoloteando en la acera otro papelito; y una pobre y cansada anciana se agachó trabajosamente a recogerlo. Observó que se le iluminaba el rostro al leerlo. ¡Y cuando reemprendió la marcha, parecía que caminara con nuevas fuerzas!

El hombre se quedo clavado donde estaba, sin dejar de mirar hacia arriba, decidido a averiguar el origen de aquellos papelitos! ¡Tuvo que esperar mucho rato, porque el pobre Tommy, que estaba inválido, tardaba mucho en garabatear penosamente aunque sólo fuera un versículo en uno de aquellos papelitos! ¡De pronto, el hombre de negocios fijó la vista en una ventana de donde alguien extendía una manecita menuda y delgada para tirar un papelito que parecía igual a los que había visto antes, e igual al que le había proporcionado a él toda una nueva vida! ¡Se fijó bien donde estaba la ventana, subió corriendo las escaleras de la mugrosa casa, y por fin encontró el cuchitril de Tommy, el misionero de la acera!

Esta historia es verídica, y ojalá me acordara de como se llamaba el hombre, ¡pero si mal no recuerdo era fabricante de sombreros en Filadelfia! El y Tom se hicieron enseguida muy amigos, y el le proporcionó a Tom toda la ayuda y cuidados médicos que pudo. ¡al final le invito a irse a vivir con el a una mansión suntuosa que tenia en una zona residencial! Pero con gran asombro suyo, Tom le respondió: «Tendré que consultarlo con mi amigo.» ¡Se refería a Jesús!

¡Al día siguiente, el hombre regresó, esperando ansiosamente la respuesta de Tommy! Curiosamente, Tom le hizo algunas preguntas extrañas: «¿Dónde dijo que estaba su casa?» «Está muy lejos, en el campo», dijo el hombre, «es una finca muy grande y muy hermosa; tendrás una habitación muy bonita para ti, criados que te atenderán, comidas deliciosas, una buena cama, todas las comodidades y cuidados y todo lo que siempre has soñado. Mi mujer y yo te querremos mucho y te criaremos como a nuestro propio hijo.» Tom volvió a preguntar, con tono vacilante: «¿PASARA ALGUIEN POR DELANTE DE MI VENTANA?» Sorprendido y algo desconcertado, el hombre contestó: «Pues... ¡claro que no, sólo algún criado de vez en cuando, y quizás el jardinero! ¿Comprendes, Tom? ¡Es una finca preciosa, lejos de los ruidos, el ajetreo de la ciudad y del barullo de la gente! Tendrás tranquilidad y podrás descansar, leer y hacer todo lo que quieras, lejos de toda la suciedad, el humo, el ruido y la agitación de la gente."

Después de pasar un largo rato callado y pensativo, la cara de Tom se puso muy triste, pues no quería herir a su nuevo amigo. Pero por fin dijo con voz baja, pero firme, y con los ojos llenos de lágrimas: «Lo siento, pero comprenda usted que NO PODRIA VIVIR DONDE NADIE PASARA POR DELANTE DE MI VENTANA."

Esta es la historia verídica de un chico que era tan ignorante y estaba tan desvalido y aislado que a nadie se le habría ocurrido que pudiera realizar un ministerio, y que aparentemente tenía todo tipo de excusas para no servir a los demás, dado que más bien necesitaba que le sirvieran a él. ¡PERO EL AMOR DIO CON LA SOLUCION!

¡Ahora mismo, alguien está pasando por la ventana de vuestra vida! ¿Ha encontrado su amor una forma de ayudarle? ¿LES HA MOSTRADO EL AMOR DE DIOS COMO LE PUEDEN AYUDAR? SI LO DESEAN, EL LO HARA, SIN IMPORTAR LAS CIRCUNSTANCIAS NI VUESTRAS LIMITACIONES, porque Dios también tiene una ventana, y ha prometido que si le obedecemos y abrimos a los demás las ventanas de nuestra vida, El «abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendición hasta que sobreabunde.» (Mal.3:10)."

miércoles, 8 de diciembre de 2010

EL BUEN SAMARITANO Lucas 10:25-32 (Republicado)

INTRODUCCION:

Contexto Histórico: 1 De Reyes 12:1 a 14:31.

Samaria surge de la división Geográfica del territorio que ocupaba el pueblo judío en el reinado de David y Salomón: 2 Tribus en el sur y 10 en el norte. El lugar donde se encontraba el Rey era Jerusalén (Territorio de las 2 tribus del Sur, Judá y Leví). En los reinados mencionados se presento opresión a los miembros de las tribus del norte que Vivian y trabajaban en Jerusalén. No había trato igualitario. (Posibles ínfulas de superioridad de los del reino del Sur, tenían el lugar desde donde gobernaba el Rey y por otro lado todo el andamiaje religioso dependía de ellos – 1.000 AC). Surge un líder resentido llamado Jeroboam. Muere Salomón y las tribus del norte tratan de conciliar las diferencias con su sucesor (Roboam), quien en vez de arreglar las diferencias las agranda, viniendo como consecuencia la división del pueblo judío en el Reino de Judá (2 tribus del sur), y el Reino de Israel (10 tribus del norte). Jeroboam establece un sistema religioso desconociendo el orden de Dios. Mezcla el cuto establecido por Dios con creencias paganas. Pasa el tiempo y en el año 722 AC, cundo ambos tenían problemas con los Asirios y son llevados cautivos, sufriendo mas las tribus del sur. Parece ser que quedo un remanente más grande en las tribus del norte. Samaria surge de la mezcla de los Asirios con los miembros de las tribus del norte. Se presenta aun más la mezcla entre la religión judía y el paganismo. A partir de aquí hay dos posiciones:

1. Judíos (Tribus del Sur); Se basan en la historia para decir que los samaritanos no son verdaderos israelitas y los acusan de corromper la religión.

2. Samaritanos: Ellos son los verdaderos descendientes de los israelitas.

La cosa se pone peor cuando en el siglo IV AC, los samaritanos construyen un templo en el monte Gerizim, aunque a finales del mismo siglo, este es destruido por Juan Hircano Rey Macabeo, lo que no impidió que los samaritanos lo siguieran considerando como el sitio de adoración a Dios, al cual reclamaban como exclusivo.

Por todo lo anterior se puede decir que, la relación entre los judíos y samaritanos como una continuación de la antigua hostilidad entre la fe pura de Judá y la diluida fe de Israel.

El conflicto permaneció através de la historia: Mujer Samaritana. Juan 4.

Conflictos Históricos en la Iglesia?. En nuestra vida?.

En el tiempo de Jesús, el ser samaritano era motivo de amargo desprecio. (Juan 8:48). En la parábola Jesús acaba con varios paradigmas de los Judíos. 1. Ellos creían que Dios era exclusivamente de ellos. 2. La procedencia u origen de alguien no determina el concepto de Dios acerca de aquella persona. En otras palabras no podemos estigmatizar a alguien por su origen.

3. Lo que importa al Señor es que en la vida práctica de la persona se manifieste la voluntad de Dios, pero con la condición de que esa manifestación sea producto de una actitud sincera del corazón.

Contexto Geográfico y Situacional:

Jerusalén, como capital del país, era el centro del comercio. A pesar de esto, las comunicaciones con otras ciudades no eran nada buenas. De Jericó estaba separada por 27 Kilómetros aproximadamente en camino de bajada (800 a 390 sobre el nivel del mar), a lo largo del desierto de Judea. La ruta de Jerusalén a Jericó era muy usada por los galileos, que la empleaban cuando querían evitar el paso por Samaria. En este camino y en todas las peladas montañas de Judea había muchas cuevas y escondites, lugares propicios para la actividad de los ladrones.

Los sacerdotes debían, al igual que los levitas, acudir por turnos al templo. No era raro que pasaran por ahí porque al parecer muchos sacerdotes que prestaban su servicio en el templo Vivian en Jericó.

Ok. Vamos a la parábola.

Objeto de la parábola: Enseñar sobre el verdadero amor hacia el prójimo. “(El servicio como producto del amor real)”. Ojo Aclarar.

La parábola del buen samaritano es la más famosa y extraordinaria de todas las parábolas de Jesús. Su enseñanza refleja de manera magistral el núcleo del evangelio y de toda la vivencia y practica de la vida cristiana.

El amor a los demás se resalta y se desliga de cualquier diferencia discriminatoria mostrando como deben ser las relaciones humanas desde la perspectiva divina.

Como se origina la parábola:

Tenemos a un teólogo de la época que viene preguntándole a Jesús, que hacer para heredar la vida eterna (Lucas 10:25), Jesús responde: Amaras al Señor Tu Dios con todo tu corazón, tu alma, tus fuerzas y mente y a tu prójimo como a ti mismo. Para él la primera parte quedo clara, pero trata de justificarse y pregunta ¿Quién es mi Prójimo?. La respuesta de Jesús lo deja en evidencia: En él había falta de amor y vivencia de la verdadera religión.

El como que esperaba que Jesús le diera una clasificación, en otras palabras, a quien debo amar y a quien no, a quien debo servir y a quién no.¿ Como hago la diferencia?.

Jesús le explica con la parábola: La cuestión no consiste en saber teóricamente quien es mi prójimo sino quien se porta conmigo en la práctica como prójimo.

Parece que Jesús se apoya en un hecho real. Los datos así lo sugieren.

Miremos los personajes: “Intencionalidad de Jesús”.

I. Sacerdotes:

a. Eran personas de prestigio en el pueblo judío.

b. Ejercían funciones litúrgicas en el templo.

c. Regresaba a casa después de cumplir su turno en el templo. (Jericó).

De que venía:

- De sacrificar animales que el pueblo llevaba por sus pecados.

- De administrar la adoración a Dios de parte del pueblo.

- De ser mediador entre el pueblo y Dios.

Lo más lógico es que un hombre de estas características y calidades ayudara al herido. El teólogo pensaría que iba a la fija.

Que hace:

- Pasa de largo como si nada. Se aparto, fue indiferente, nada le importo la situación de aquel hombre. Si no me pasa a mi no importa que le pase a otro.

- A pesar de tener tiempo no hace nada. Ya va para su casa.

- Busca una excusa. No iba a ministrar, así que si el hombre estaba muerto no había riesgo de contaminarse. (Lev 22:4-5). Miedo de perder la vida.

- De las motivaciones intimas no sabemos, sabemos quién era y que representaba.

II. Levitas.

a. Funcionarios del Templo.

b. Auxiliares de los sacerdotes.

c. Profesionales en la observancia de la ley.

d. Ministros de alabanza. Cantores.

Al igual que con el sacerdote se esperaba que ayudara al herido y no lo hizo.

La palabra “vio”, en ambos casos (Sacerdote y levita), denota que ellos eran totalmente conscientes de la situación del hombre.

Al igual que el sacerdote no sabemos sus motivaciones.

Cosas comunes de estos dos hombres:

- Tenían conocimiento pero no vida practica.

- Por lo que representaban eran los más indicados para prestar ayuda. Se puede decir que eran los pastores y ancianos de la época en el sistema religioso del pueblo judío.

- Tenían los recursos.

- Tenían el tiempo.

- El Herido era judío.

- Dada su supuesta espiritualidad debían reaccionar con amor, solidaridad y servicio.

III. Samaritano.

a. No eran puros y auténticos en sus creencias.

b. Tenían serios conflictos con los judíos.

c. Considerados de diferente raza por los Judíos.

d. Algunos dicen que este samaritano de la parábola era ateo.

Que Hace:

- Misericordia – Compasión: Se conmovió hasta las entrañas.

- Lo socorrió.

- No pensó en que podía perder su vida.

- Comprometió sus recursos.

- Lo acompaño por varios días para asegurarse de que estaba bien.

- Garantizo su cuidado hasta que se recuperara totalmente. Aunque el sabia que no podía ser retribuido. Lo hizo sin esperar nada a cambio.

Qué vergüenza para el teólogo judío. Que trasquilada tan tremenda. Al final ni siquiera menciona la palabra samaritano.

“Reciprocidad”. Algo de mi propia vida.

Que enseña Jesús con esta Parábola:

1. Que el amor no tiene límites. El servicio tampoco.

2. Donde nace y se desarrolla un amor genuino desaparecen todas las fronteras, las diferencias y los fanatismos.

3. En este caso (Se supone), al judío le impedía ayudar al herido una ley ritual. Jesús rompe con eso. Ayudar al prójimo es más importante que cualquier concepto religioso.

4. Mis recursos deben estar a disposición de mi prójimo necesitado. (Si tengo como ayudar). Al parecer el samaritano rompió sus propios vestidos para vendar al herido.

5. Quien es mi prójimo:

- Prójimo es aquel que te salva la vida.

- El que se porta contigo como si fuera tu hermano, no importando tu raza.

- Quien es capaz de sacarte del valle de sombra de muerte, incluso aunque no pienses como él, ni comulgues con sus ideas políticas, sociales o religiosas.

- El buen Samaritano es ejemplo para todos los seguidores de Jesús.

Comentario del contexto judío. Jesús sabe hacia dónde apunta.

- La parábola resalta lo que estaba sucediendo cada día en aquella sociedad.

- Era común la indiferencia ante la necesidad del prójimo.

- Nadie vivía a la altura de las exigencias del verdadero amor. Ni siquiera los que se consideraban muy espirituales.

- El comportamiento del sacerdote y el levita no era muy extraño. Era lo que todo el mundo hacia.

- Aquella historia sirvió para quitar la máscara de una sociedad hipócrita que pretendía ponerle límites al amor, para decirle a cada hombre que si de su vida está ausente el afecto y la misericordia entonces esta carece de sentido.

- La parábola del buen samaritano es un llamamiento a toda la humanidad a favor de la causa del amor.

“Cualquier parecido con la realidad”.

Que podemos decir del mundo de hoy:

- Estamos llenos de sacerdotes y levitas que han aprendido muy bien la técnica de pasar de largo.

- El egoísmo individualista característico de este tiempo no solo le hace el salto a cualquier necesitado de ayuda sino que en ocasiones se detiene frente a él para fotografiar su miseria y obtener algún beneficio de ellos.

- Hoy proliferan los levitas paparazzi. Sin escrúpulos ante el dolor ajeno.

- Hoy día la idea de prójimo está condicionada al status.

- El dinero constituye el mejor diccionario para definir el concepto de prójimo.

Algo para nosotros:

“El desamor nunca podrá justificarse en el evangelio”.

“Sabe que preocupa hoy: “El Egoísmo de los Justos”.

CONCLUSION:

- La cuestión no consiste en saber de forma teórica, quien es mi prójimo, sino quien se porta conmigo en la práctica como tal.

- Seamos como el verdadero samaritano: “Jesús”, Se inclino sobre el ser humano, le curó sus heridas y le devolvió su dignidad.

domingo, 5 de diciembre de 2010

CUANDO DIOS SE ACUERDA Por Pastor. Marcos Díaz

Introducción.

-          El tema dominante en el libro de Éxodo, es la liberación del pueblo de Israel de Egipto y su posterior peregrinación en el desierto.
-          Habían pasado cuatrocientos años desde que Dios había dado la promesa  a Abraham de la   liberación.
-          Para este tiempo quizás algunas generaciones habían olvidado esta realidad.
-          Los capítulos 1 y 2 son una especie de introducción del autor para darnos una especie de contexto histórico que precedieron la liberación.
-          Sobre todo hablan de los maltratos del que empezó hacer Israel por parte de los faraones que no conocían la historia de Jesús.
-          En estos Vr. (23-25) son una conclusión de los capítulos 1 -2 pero también son la introducción a todo el tema de la liberación de Israel.
-          En ellos encontraremos tres elementos que fueron pertinentes y que sirvieron como preámbulo en la liberación de Israel.
-          Les invito a que  miremos con el propósito de aprender las lecciones pertinentes para nosotros hoy.
  
  1. Sufrimiento
 “.. Los hijos de Israel caminan a causa de la esclavitud” vr 23.

-          Lo extraño de la promesa hecha en el pacto que Dios hizo con Abraham (Gen 15:13) es que incluye en primer lugar el sufrimiento.
-          Este sufrimiento se acentúa para este tiempo de éxodo.
-          Este trata de explicar Esteban en su defensa (Hch 7:17-19)
-      ¿Que papel estaba jugando el sufrimiento en el cumplimiento de la promesa?
-          Sin duda el sufrimiento causado en Israel ansias de Libertad.
-          Ellas se habían hecho numerosas y poderosas, pero esa no era la tierra a poseer. Ex 1:7

Aplicación

-          Las crisis y momentos difíciles siempre nos estarán hablando de cual es el nuevo paso a dar hacia los propósitos que Dios tiene con nosotros.
-          Dios siempre sacudirá el nido de nuestra comodidad para hacernos caminar el siguiente paso. (Deut 32:11)
-          Un momento difícil no es para paralizarnos sino para ver hacia donde Dios se propone a conducirnos.

  1. El Clamor
 “… y clamaron a Dios, y el clamor de ellos a causa de la esclavitud subió a Dios” vr 23.

-          El sufrimiento condujo a Israel al clamor a Dios.
-          Este clamor encontró una respuesta de Dios que el autor nos describe:
o   Dios oyó.
o   Se acordó
o   Dios miró
o   Reconoció

Cuatro verbos que enfatizan el interés de Dios por un pueblo que clama.
  
-          Todas las facultades divinas para atender a su pueblo.
-          Jehová luego le dice a Moisés que su llamado es el resultado de la oración de su pueblo. (Ex 3:7-10)
-          La frase se Acordó en el Hebreo indica que Dios va a comenzar a actuar y a cumplir las promesas de su pacto.  Las que le hizo a Abraham. (Gen 15:13)
-          Podemos observar entonces que la Oración moviliza también a Dios a favor de su pueblo.

 Aplicación

-          Sufrimiento sin oración se convierte en Agresión.
-          El Sufrimiento sin oración nos pude conducir al resentimiento o a la amargura.
-          Debemos orar siempre que estemos en momentos difíciles. 

3.      Promesa

-          La oración que hizo Israel obtuvo su respuesta en la promesa que Dios había hecho a Abraham.
-          La promesa es la manera como Dios se compromete a cumplir sus compromisos con Israel.
-          Esta promesa se la hicieron pacto, luego juramento y finalmente para nosotros quedo hecha testamento.
  
CONCLUSIÒN

Dios siempre se acuerda de su pueblo.

lunes, 29 de noviembre de 2010

EL BAUTISMO CRISTIANO Serie Doctrinas Bíblicas Por: Colín y Miriam Crawford

CAPITULO UNO

EL BAUTISMO CRISTIANO

En este librito queremos examinar lo que la Biblia dice, en respuesta a algunos interrogantes, sobre el Bautismo Cristiano.

¿POR QUE PRACTICAMOS EL BAUTISMO CRISTIANO?

Hay tres razones por las cuales practicamos el bautismo, y quiero mencionarlas a continuación:

1. Por la autorización de Cristo:

"Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado será salvo; más el que no creyere será condenado." (Marcos 16:15-16)

"Por tanto id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado." (Mateo 28:19-20)

Estos versículos forman parte de la Gran Comisión de Cristo, en la cual El menciona tres deberes de los apóstoles y líderes de la Iglesia:

a. La predicación del Evangelio.

b. La administración del Bautismo.

c. La instrucción de los discípulos.

Toda Iglesia apostólica debe poner en práctica estas tres cosas. Bautizamos, pues, porque es un mandato del Señor mismo.

2. Por ejemplo de los apóstoles de Cristo.

"Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados . . ." (Hechos 2:41)

Así cumplieron los primeros apóstoles de Cristo la Comisión de su Señor.

Para ellos el bautismo no era opcional, sino obligatorio, por ser un mandato de su

Señor.

3. Por la práctica de las Iglesias Primitivas.

"Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el Evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaron hombres y mujeres." (Hechos 8:12)

Cuando leemos el libro de los Hechos de los Apóstoles, donde se narra la historia

de las iglesias primitivas, no encontramos a Cristianos no bautizados, porque todos los que recibieron el Evangelio y creyeron en Cristo, fueron bautizados. (Vea también Hechos 9:18; 16:15; 16:33; 18:8)

¿QUIENES DEBEN SER BAUTIZADOS?

Esta pregunta es de suma importancia, porque existe hoy en día mucha confusión en cuanto a los candidatos para el bautismo. ¿Qué dice la Biblia sobre el asunto? Los pasajes bíblicos que tratan del bautismo enseñan que los que deben ser bautizados son los que creen en Cristo, en otras palabras los creyentes:

"Así que, los que recibieron su Palabra fueron bautizados." (Hechos 2:41)

"Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: si crees de todo corazón, bien puedes." (Hechos 8:36)

"Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los Corintios oyendo, creían y eran bautizados" (Hechos 18:8)

Es evidente, por estas Escrituras, que los únicos que fueron bautizados en el Nuevo Testamento fueron los que creyeron, los creyentes; los que recibieron la Palabra de todo corazón y aceptaron a Cristo como su Salvador personal. Claro está, que los que creen verdaderamente mostrarán esto por el cambio de su vida.

De esta respuesta surgen cinco interrogantes más sobre los candidatos para el bautismo:

a) ¿Debe bautizarse a los niños?

Según lo que hemos visto, sí el niño es suficientemente maduro para creer, puede ser bautizado. Porque el requisito para ser bautizado es creer ó recibir la Palabra de todo corazón.

Es evidente pues que no se debe bautizar a infantes ó bebés porque ellos no son capaces de creer. No encontramos ninguna ocasión en el Nuevo Testamento donde se bautizaran infantes. Cuando toda una familia fue bautizada (Hechos 16:15 y 16:33), todos los que fueron bautizados eran creyentes como en el caso del carcelero, donde dice que Pablo:

". . . habló la Palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa ..." Da a entender que eran capaces de oír, recibir y creer la Palabra, y por lo tanto no eran bebés.

También en el caso de Crispo todos los que se bautizaron eran creyentes con uso de razón. Dice:

"Y Crispo creyó en el Señor con toda su casa ..." b) ¿Por qué bautizan a los infantes hoy en día? Siendo que la Biblia no enseña el bautismo de infantes, es bueno tratar de descubrir la razón por la cual hay muchos sectores de la Iglesia Cristiana que lo practican.

Creo que esta práctica es el resultado de un mal entendimiento de la siguiente Escritura:

"Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios" (Juan 3:5). Algunos dicen que nacer de agua en este versículo se refiere al bautismo, que una persona nace de nuevo por el rito del bautismo y el Espíritu Santo. Si fuera así, sería necesario bautizar a los infantes lo más pronto posible para que entraran en el Reino de Dios (el cielo) en caso de morir.

Nota que esta interpretación equivocada fue la causa de la práctica del bautismo de infantes, aunque ellos no pueden creer (lo que hemos visto era el requisito para el bautismo en la Iglesia primitiva). Así comenzó la doctrina de la regeneración bautismal que es la creencia que uno nace de nuevo por el solo hecho de ser bautizado.

Pero es más que esto. Por la doctrina de la regeneración bautismal, fue necesario inventar un lugar que se llama el Limbo, para los niños que mueren sin haber sido bautizados.

Digo que fue necesario inventar tal lugar, porque la Biblia no habla de ello en ninguna parte. También esta práctica hace énfasis en un rito para ser salvo, en vez de la fe en Cristo. La Biblia enseña que la gracia no llega por medio de un rito, sino por medio de la fe personal.

"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras para que nadie se gloríe." (Efesios 2:8, 9).

Observa pues, que de esta mala interpretación ha habido una cadena de errores. Siempre es así. Cuando nos equivocamos en la interpretación de un pasaje bíblico, siempre es necesario justificar esta interpretación tergiversando otras Escrituras.

Es evidente que esta interpretación de Juan 3:5, es equivocada. La frase nacer de agua y del Espíritu no significa el rito del bautismo, sino nacer de la Palabra y del Espíritu; el vocablo agua es una referencia a la Palabra de Dios. Vemos esto en las siguientes Escrituras:

I. El agua se usa como símbolo de la Palabra de Dios.

"Ya vosotros estáis limpios por la Palabra que os he hablado." (Juan 15:3)

"Para santificarla (la Iglesia), habiéndola purificado en el lavamiento del agua por

la Palabra." (Efesios 5:26).

II. El ser humano nace de nuevo por la Palabra de Dios.

"El (es decir, Dios), de su propia voluntad, nos hizo nacer (de nuevo) por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas." (Santiago 1:18).

"Siendo renacidos, no por simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre." (I Pedro 1:23).

¿Cómo es que una persona nace de nuevo o llega a ser cristiano? Por la predicación de la Palabra de Dios (el Evangelio), y por la obra del Espíritu Santo. Cuando alguien oye la Palabra, el Espíritu Santo empieza a convencerle de la verdad de la Palabra hasta que él la acepte o la rechace. Cuando pone su confianza (ó su fe) en la Palabra predicada, nace de nuevo por medio del Espíritu Santo.

Esto es lo que Pablo enseña en Romanos 10:17:

"Así que la fe es por el oír, y el oír por la Palabra de Dios".

c) ¿Qué hacer entonces con los bebés si no se les bautiza?
Se les impone las manos para pedir la bendición de Dios sobre ellos. Cuando
llevaron los niños a Jesús, El no los bautizó, sino que "tomándolos en sus brazos y
poniendo las manos sobre ellos, los bendecía" (Marcos 10:16).

Debemos presentar nuestros niños a Dios como la madre de Jesús lo presentó en el templo (Lucas 2:27), y luego enseñarles a creer personalmente en Cristo y a bautizarse cuando tengan uso de razón.

d) ¿Se debe re-bautizar?

Hay muchos creyentes sinceros que piensan que como fueron bautizados cuando niños, no es necesario bautizarse ahora como creyentes. Que Dios acepta el bautismo de niño como si fuera el bautismo de creyente.

Ahora bien, ¿qué dice la Biblia?

Hay un caso de alguien que siendo bautizado antes de creer en Cristo, fue rebautizado después de creer? Veamos Hechos 19:3, 5.

"Entonces dijo: En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: en el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en Aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo.

Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús."

Aquellos discípulos de Juan el Bautista fueron re-bautizados con el bautismo cristiano, después de creer en Jesús, aunque habían sido bautizados antes por Juan el Bautista. Efesios 4:5 dice: ". . . un Señor, una fe, un bautismo" porque el único bautismo que para Dios vale es el bautismo después de poner la fe personal en Cristo. Es decir, el único bautismo efectivo es el bautismo del creyente.

¿QUE HAY DEL RE-BAUTISMO DE LOS JESÚS SOLO?

Cuando un Cristiano bautizado se une con la secta de los 'Jesús Solo', Pentecostales Unitarios (u otras sectas con este tipo de creencia acerca del bautismo) lo bautizan de nuevo en el nombre de Jesús. La práctica es anti-bíblica y al someterse el cristiano bautizado a tal bautismo reniega de su profesión de fe en Cristo, o seguramente nunca entendió el significado de su bautismo.

La fórmula del bautismo en Hechos 2:38 no contradice en nada la de Mateo 28:19, más bien la de los Hechos está incluida en la de Mateo.

¿Dónde se debe bautizar?

Hay muchos que creen que el lugar es importante, que el creyente debe ser bautizado en un lugar especial, como, por ejemplo un templo. Sin embargo, cuando leemos los relatos de aquellos que fueron bautizados en el Nuevo Testamento, vemos que no había ningún lugar especial. Los creyentes eran bautizados donde hubiera agua, ya fuera un río, un estanque o una casa.

¿Quién debe bautizar?

La Biblia no da instrucciones explícitas sobre este asunto. Por lo general son los líderes (pastores, ancianos y diáconos) del grupo quienes bautizan, pero bíblicamente, cualquier Cristiano (con buen testimonio en la Iglesia), puede bautizar a otro Cristiano; especialmente si lo ha evangelizado. En Hechos 8:26-40 Felipe, el Evangelista, llevó al eunuco a Cristo y luego lo bautizó.

Nota que el bautismo del eunuco no fue en conexión con ninguna iglesia local. No fue entonces, la puerta a los privilegios de la Iglesia local. Al llegar a su patria, el eunuco mismo tenía que organizar una iglesia local.

Otros ejemplos de creyentes ordinarios que bautizaron a nuevos creyentes:

Ananías, quien no era apóstol, ni pastor, ni diácono, sino simplemente "un discípulo", bautizó a Pablo. (Vea Hechos 9:10, 17, 18)

Cuando Cornelio y sus parientes creyeron la predicación de Pedro, él mismo no los bautizó, sino "mandó bautizarlos" (Hechos 10:40). Fueron bautizados, pues,

por los "seis hermanos" que le acompañaron (Hechos 10:23 y 11:12).

Lo importante no es quién hace el bautismo, sino la fe de la persona que es bautizada.

CAPITULO DOS

¿CUANDO DEBEN SER BAUTIZADOS LOS CREYENTES?

Dejemos que la Biblia misma conteste esta pregunta:

"Así que, los que recibieron su Palabra fueron bautizados, y se añadieron aquel día como tres mil personas". (Hechos 2:41).

"El, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.” ( Hechos 16:33).

Vea también Hechos 9:18, Saulo fue bautizado en seguida; y Hechos 16:14-15, donde Lidia fue bautizada en la misma reunión donde aceptó a Cristo.

Es evidente según las anteriores Escrituras, que los creyentes en la Iglesia primitiva, eran bautizados tan pronto como creían. Observa las expresiones "aquel día", "en aquella misma hora", "en seguida".

Por supuesto, la persona bautizada debe estar segura de que es salva; de otro modo su bautismo no significa nada.

¿Deberíamos esperar que el creyente mostrara, por su vida práctica que es salvo en verdad, antes de bautizarlo? Esta practica común puede ser buena precaución, y en ciertos casos aconsejable, pero el Nuevo Testamento no muestra que esa fuera la práctica de la Iglesia Primitiva. En todo caso, ha habido muchos que han esperado meses y se han bautizado y al fin y al cabo no eran creyentes verdaderos. No hemos podido evitar que se bautizaran los no creyentes, a pesar de hacerles esperar.

Otra práctica común es la de insistir que es necesario dar al nuevo creyente un Curso de Catecúmenos antes de bautizarse. ¿Qué dice la Biblia sobre esto? Otra vez, existen los que creen que es aconsejable; pero la Biblia no dice nada sobre tal necesidad. Hemos notado que los que creyeron, en el Libro de los Hechos fueron bautizados en seguida y por lo tanto no hay autoridad apostólica para demorar el bautismo de un creyente.

Sin duda, la instrucción sobre el bautismo fue incluida en la predicación del Evangelio (Lee Mateo 28:18-20 y Hechos 2:37-49).

Nota algunos peligros involucrados en estas dos prácticas que hemos mencionado. En primer lugar, ha habido la tendencia de pensar en el bautismo como algo que añade a la salvación. Lo que no es así de ninguna manera. Además, hace que la persona sienta que merece el bautismo, como el premio por haber probado que es salvo. Finalmente, hace del bautismo una puerta a la comunión de la Iglesia de Cristo, pues, por lo general el no bautizado no puede

participar de la Santa Cena; cuando, en verdad, es la fe en Cristo que nos hace miembros de Su Iglesia.

Estoy convencido que ha sido un error divorciar el bautismo de la conversión y la profesión de fe en Cristo. En la Iglesia primitiva, el bautismo fue, en efecto la profesión del que creía. En nuestras reuniones, hoy en día invitamos a la gente a confesar su fe en Cristo levantando la mano, pasando adelante o quedándose atrás después de la reunión. En la Iglesia primitiva los nuevos creyentes fueron invitados a bautizarse como profesión de fe. Es precisamente por eso que no encontramos a creyentes no bautizados en el Nuevo Testamento. Para los primeros cristianos, un creyente no bautizado equivalía aun creyente sin profesión de fe en Cristo, que sería en efecto, un creyente que no creía.

¿ES NECESARIO EL BAUTISMO PARA SER SALVO?

La salvación es por la fe:

"Señores, qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo, tú y tu casa." (Hechos 16:30-31).

"Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe." (Efesios 2:8,9).

El bautismo no salva. Es, en cambio, para aquellos que ya son salvos por la fe en Cristo. Es la manera bíblica por la cual el Cristiano testifica públicamente de su fe en Cristo. Es un símbolo que expresa gráficamente lo que él ha experimentado en su conversión. Nota los siguientes argumentos:

1. El ladrón en la Cruz

Este criminal, que recibió a Cristo en la Cruz, no fue bautizado, sin embargo, Cristo le dijo:

"De cierto, de cierto te digo, que hoy estarás conmigo en paraíso." (Lucas 23:43).

2. La Actitud de Pablo hacia el bautismo.

"Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y Gayo, para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre."

"También bauticé a la familia de Estéfanes; de los demás, no se si he bautizado a algún otro.

Pues no envió Cristo ha bautizar, sino a predicar el Evangelio; no con sabiduría de Palabras, para que no se haga vana la Cruz de Cristo." (1 Corintios 1:14-17).

En estos versículos Pablo dio gracias a Dios porque no había bautizado a muchos, palabras muy extrañas para un evangelista, si el bautismo fuera necesario para la salvación.

3. Los gentiles de Cesárea.

Los creyentes, que fueron salvos en Cesárea (Hechos 10:44), recibieron el Espíritu Santo cuando creyeron.

"Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, El Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso."

Esto quiere decir que fueron salvos.

"Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo no es de él." (No es salvo) Romanos 8:9. Luego, después de recibir el Espíritu Santo, es decir, después de ser salvos, fueron bautizados en agua (vers. 47-48).

El bautismo, pues, no era necesario para la salvación. Fueron salvos primero y luego bautizados.

4. Los salvos del Antiguo Testamento.

Los salvos del Antiguo Testamento como Abraham, Moisés, Josué, David y Elias, etc., no fueron bautizados; sin embargo, nadie pone en duda su salvación.

"Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras." (Romanos 4:6).

En Hebreos 11, el autor nos da una lista larga de personas en el Antiguo Testamento que fueron salvas sin el bautismo cristiano. Nota la frase clave en cada caso, "Por la fe" (vers. 4-20).

El afirmar que el bautismo es indispensable para la salvación, implicaría que todos los creyentes que murieron antes de la época Cristiana perecieron eternamente.

5. Entonces ¿qué significa Marcos 16:16?

"El que creyere y fuere bautizado será salvo, más el que no creyere será condenado."

Significa que el creyente será bautizado tan pronto como sea posible después de creer, pero no dice que será condenado si muriera antes de lograr el bautismo. Significa que los no-creyentes son condenados y los creyentes bautizados (caso normal) son salvos.

EL BAUTISMO CRISTIANO Examen: I

(1) ¿Cuáles son las tres razones por las cuales practicamos el bautismo

(2) ¿Cuáles eran los deberes de los Apóstoles, según la Gran Comisión?

(3) ¿Quienes deben ser bautizados, según Hechos 2:41; 8:36; y 18?

(4) ¿Por qué crees qué no debe bautizarse a los infantes o bebés?

(5) ¿Por qué fue necesario inventar el limbo?

(6) ¿Qué significa la frase "nacer de agua"? Vea San. 1:18; 1 Ped. 1:23.

(7) ¿Cómo nace de nuevo un ser humano? (Juan 3:5)

(8) ¿Es necesario bautizar en un lugar especial, como un templo?

(9) ¿Qué se puede hacer con los bebés, en vez de bautizarlos?

(10) Dé un ejemplo de creyentes que fueron rebautizados en los Hechos de los Apóstoles, después de creer en Cristo:

EL BAUTISMO CRISTIANO

Examen: II

(1) Cuánto tiempo es necesario esperar antes de hacerse bautizar? (Hechos 2:41; 9:18; 16:14, 15)

(2) Según la Escritura, ¿era necesario para el Cristiano tomar un curso de preparación antes de bautizarse?

(3) Es necesario el bautismo para ser salvo?

(4) Si el bautismo no añade ni quita de la salvación del cristiano, ¿por qué debe bautizarse? (Mateo 28:18, 20)

(5) Quién fue salvo, y murió sin bautizarse? (Lucas 23:43)

(6) Qué es lo que nos hace miembros de la Iglesia de Cristo?

(7) Por qué no encontramos cristianos no-bautizados en el Nuevo Testamento

(8) Por qué dio gracias a Dios el apóstol Pablo? (1 Cor. 1:4, 5)

(9) Qué misterio reveló Cristo al apóstol Pablo (según lo visto en esta lección?

(10) Cómo fueron salvas las personas que se mencionan en Hebreos 11?

EL BAUTISMO CRISTIANO Examen: III

(1) Cuáles son los tres significados del bautismo?

a. __________________________________________________________

b. __________________________________________________________

c. __________________________________________________________

(2) De qué testifica un cristiano cuando se bautiza? (Romanos 6:3, 5)

(3) A quiénes testifica el Cristiano cuando se bautiza?

(4) Cuál era el modo de bautizar en la Iglesia Primitiva - por inmersión o por aspersión?

(5) Qué indican las palabras descender y subir en Hechos 8:38-39?

(6) Qué significa la palabra griega baptizo?

(7) Cuál es la formula correcta del bautismo? (Mateo 28:19)

(8) Explica la relación entre la fórmula del bautismo en Mateo 28:19 y la de Hechos 2:38:

(9) Qué puede esperar de Satanás el nuevo bautizado? (Lucas 4:1, 2)

(10) Cuáles fueron las dos armas con que Jesús venció a Satanás?

a. (Lucas 4:1, 14)

b. (Lucas 4:4, 8, 10)

EL BAUTISMO CRISTIANO Examen: IV

(1) A qué fueron añadidos los nuevos cristianos? (Hechos 2:41)

(2) Qué figura se usa en el Nuevo Testamento al hablar del cristiano? (Juan 10:1, 16).

(3) Si cada cristiano es como una oveja: qué debe tener y a qué debe pertenecer?

(4) Menciona algunas características que distinguían a los primeros cristianos, (Hechos 2:42)

(5) Qué significa la palabra perseverar? (Hechos 2:42)

(6) Cuáles son los dos aspectos de la doctrina que siempre van juntos?

(7) Qué significa la palabra comunión?

(8) Cuáles ordenanzas del Señor eran practicadas en la iglesia primitiva?

(9) Cuál es la esperanza que el cristiano expresa en la Santa Cena? (I Cor. 11:26)

(10) Cuál es el secreto del poder espiritual en la iglesia? (Hechos 4:31)

CAPITULO TRES ¿QUE SIGNIFICA EL BAUTISMO CRISTIANO?

Hay por lo menos, tres cosas que el bautismo quiere explicar:

1. Es un acto de sumisión:

En su bautismo, el Cristiano muestra su obediencia al Señor, "Por tanto id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo . . ." (Mateo 28:19) Aunque el bautismo no salva, ni añade algo a la salvación, no es opcional para el creyente, sino un mandato de su Señor.

Sería triste que un Cristiano dijera que Cristo es su Señor, y no obedeciera a este mandato claro, en cuanto al bautismo. Cristo dijo: "Si me amáis guardad mis mandamientos."

2. Es un acto de confesión:

Cuando el Cristiano se bautiza, está testificando a todo el mundo que es discípulo de Cristo; testifica públicamente que ya comenzó una nueva vida con Cristo. Es un testimonio ante Dios, los hermanos creyentes, el mundo y ante las huestes espi­rituales de Satanás, que el bautizado ya es de Cristo. Tal vez por eso hay tantos Cristianos que no toman este paso decisivo del bautismo. Muchas veces, como en el caso de Cristo, el Creyente, al bautizarse, es atacado severamente por Satanás, (ver Mateo 4:1-11).

Muchos creyentes temen los ataques de Satanás y por eso no se bautizan.

3. Es un acto de identificación con Cristo, en su muerte y
resurrección:

El pasaje clave sobre esto es Romanos 6:3-5: "O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con Cristo para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en nueva vida. "

El bautismo es un símbolo, un cuadro, que expresa lo que es la conversión. Cuando alguien es salvo, termina una clase de vida y comienza otra.

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas. " (2 Corintios 5:17).

Es como una muerte y una resurrección. Esto es precisamente lo que el acto del

bautismo expresa. Cuando el Cristiano baja a las aguas, está diciendo que ha muerto a la vida anterior, cuando está debajo de las aguas, es como si estuviera sepultado; y cuando sube de las aguas, es como la resurrección a una vida nueva.

Nota importante: El cristiano no muere a la vida anterior en el acto de bautizarse, sino que por su bautismo declara a todo el mundo que ya ha muerto anteriormente, cuando puso su fe en Cristo para la salvación.

El bautismo no agrega nada a la salvación; es decir, no hace al creyente más Salvo. Su valor está en que es un Símbolo gráfico, un drama de lo que el creyente ha experimentado en su conversión, y que es una obediencia al Señor.

¿CUAL ES EL MODO CORRECTO DEL BAUTISMO?

Es claro en el Nuevo Testamento que el método del bautismo en la Iglesia primitiva, era por sumersión o inmersión total del cuerpo.

Los argumentos que se presentan en favor del bautismo por inmersión son los siguientes:

1. Bautizaban donde había mucha agua:

"Juan bautizaba también en Enón, junto a Salim, porque había muchas aguas ..." (Juan 3:23).

"Aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret a Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. " (Marcos 1:9).

"Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe..."(Hechos 8:38).

Nota las palabras descender y subir, con referencia a las aguas. Sin duda que el eunuco habría tenido suficiente agua, si su bautismo hubiera sido por aspersión, (o rociamiento). Pero el uso de la palabra descender indica que el bautismo fue dentro del agua.

2. El significado de la palabra es sumergir.

La palabra bautizar se deriva de la palabra griega "baptizo" que significa "sumir". La palabra se empleaba en el oficio de teñir tela en tinta, y es dado por sentado que la tela o lana se sumergía totalmente en la tinta para poder teñirla; también se usaba en el caso de hundimiento de un barco. La expresión se encuentra en las siguientes Escrituras: Lucas 11:38; 16:24 y Juan 13:26.

En cambio, se utiliza otra palabra griega - rhantizo - para rociamiento. Vea Hebreos 9:13, 19, 21; Heb. 12:24 y 1 Pedro 1:2.

3. Bautizaban en agua y no con agua.

"Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento: pero El que viene tras mí cuyo calzado no soy digno de llevar . . El os bautizará en Espíritu Santo y fuego." (Mateo 3:11).

"Y salían a El toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán ..." (Marcos 1:5).

4. El Bautismo Cristiano significa sepultura:

"Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo. " (Romanos 6:4). Bautismo por aspersión, o sea rociamiento, no puede ilustrar esta verdad, pues un cadáver, sobre el cual se echan unos puñados de tierra, no se considera enterrado. En cambio, el bautismo por sumersión ilustra perfectamente la muerte del creyente con Cristo y su resurrección con El.

5. La fórmula bíblica del bautismo.

Una palabra final sobre la fórmula del bautismo, es el hacerlo en nombre de la trinidad:

"Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo." (Hechos 2:38). Cuando Pedro dice "en el nombre de Jesucristo", no significa una fórmula distinta a la que mandó Cristo en Mateo 28:19, sino, "con fe personal en Jesucristo y por la autoridad de Jesucristo".

Alguien que cree en Jesucristo y acepta su autoridad será bautizado en la forma que El mandó: "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo."

CAPITULO CUATRO

¿CUALES SON LAS RESPONSABILIDADES DE LOS BAUTIZADOS?

Veamos las responsabilidades de los que han sido bautizados en Hechos 2:41, 42:

"Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día (es decir a la iglesia) como tres mil personas.

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan, y en las oraciones."

Había dos cosas que caracterizaban a aquellos primeros cristianos. En anterior pasaje destaca las palabras añadieron y perseveraban.

1. Los bautizados se añadieron a la Iglesia local en Jerusalén.

Cada Cristiano primitivo pertenecía a una iglesia local. Debe ser lo mismo hoy en día — el Nuevo Testamento no habla jamás de Cristianos sueltos que andan por todas partes haciendo lo que les da la gana.

Una de las figuras, que el Nuevo Testamento usa al hablar del Cristiano, es la de la oveja. Es lógico, pues, que cada Cristiano debe pertenecer a un rebaño, y estar bajo la autoridad y el cuidado de pastores. (Lee Juan 10:1-21).

2. Los bautizados perseveraban en la fe cristiana.

La palabra clave en estos versículos es perseveraban, seguían firmes y fieles, por supuesto había problemas y dificultades en sus vidas, como los hay en las nuestras hoy en día. Satanás estaba muy activo. Sin embargo, los primeros cristianos perseveraban en:

a) La doctrina de los apóstoles.

En primer lugar, perseveraban en el aprendizaje de la doctrina; y luego perseveraban en la práctica de ella, en sus vidas diarias. Estos dos aspectos de la doctrina cristiana siempre van juntos — por el conocimiento y la práctica. La doctrina de los apóstoles ahora se encuentra escrita en el Nuevo Testamento — la única regla de fe cristiana.

b) La comunión unos con otros.

Esta palabra comunión significa "tener algo en común. " Los primeros Cristianos gozaron de una comunión tanto espiritual como material; en las casas y como en el templo (Hechos 2:43-47). Cada Cristiano bautizado debe gozar de la plena

comunión de la Iglesia.

c) El partimiento del pan.

Esta ordenanza del Señor fue practicada con alegría por los primeros Cristianos. Además, vivían sus vidas en espera de su segunda venida. Pues, en la Santa Cena el cristiano mira hacia atrás y recuerda la muerte de su Señor; y mira hacia adelante y espera su gloriosa venida. (Lee 1 Corintios 11:23-26).

d) Las oraciones.

Esto se refiere a la oración colectiva de la congregación. El nuevo Cristiano debe perseverar en la oración con sus hermanos. El secreto del poder espiritual tanto en la vida personal como en la Iglesia, es la oración.

domingo, 28 de noviembre de 2010

La Predicación Narrativa

La Predicación Narrativa es un tipo nuevo de homilética al que le debemos prestar atención. Comencemos por definir: ¿Qué es la narrativa? Narrativa significa contar historias. A diferencia de la predicación argumentativa tradicional de puntos, la predicación narrativa utiliza la historia y la cuenta tal como sucedió, teniendo en cuenta los mínimos detalles sin que estos nos desvíen del tema principal. Los detalles adornan la historia y nos ayudan a mantener la atención de la Iglesia. Es de observar que se pueden incluir otras historias o historias paralelas dentro de la predicación pero siempre volviendo al tema principal. Manejar varias historias dentro de la predicación requiere de mayor destreza y manejo de este tipo de homiletica. Para narrar la historia podemos hacerlo en primera o tercera persona. La primera persona, requiere de la realización de un monologo en donde el predicador haga la caracterización del personaje principal de la historia y la cuente como si él fuera el protagonista. En tercera persona es, cuando nosotros contamos la historia conociendo los elementos íntimos de la misma. Aquí hay que tener en cuenta, la parte hermenéutica. Debe hacerse previamente un muy buen trabajo de interpretación del texto bíblico y en los puntos clave de la Historia realizar las aplicaciones del caso. Un ejemplo de narración en primera persona puede ser el siguiente: “Hola yo soy Jacob y mi historia es la siguiente, me toco trabajar 14 años por dos mujeres y fui engañado por mi suegro, en todo este proceso………”. Es como predicar autobiográficamente.

Para este tipo de predicación hay que utilizar la imaginación de lo que podría haber tenido en sus pensamientos el personaje cuando actuó así. Hay que prestar mucha atención a todas las dinámicas entre los personajes en el texto bíblico.

La Predicación Narrativa no utiliza puntos como primero, segundo y tercero. Sólo fluye con las historias dejando la audiencia a participar para hacer sus propias aplicaciones (Aunque es conveniente que el predicador las haga). La Predicación Narrativa deja abierta la puerta para la conclusión y aplicación a la Iglesia.

La predicación narrativa parece como la novela o el drama o la película. El desarrollo es un comienzo como tesis, la explicación de los problemas y entonces viene la crisis. Los problemas se conviertan en conflictos y crisis como la peor antítesis, luego la Iglesia ha de encontrar una solución como la síntesis, basándose en el texto bíblico narrado.

Jesús fue un narrador en la mayor parte de los evangelios.

Lo más importante para la predicación narrativa es crear una crisis o conflicto para encontrar la solución, empezando por los problemas o necesidades.

Las historias tienen una ventaja dentro de la predicación narrativa y es que el oyente se involucra en ella así no haya vivido nada parecido. ¿Por qué?. Porque aunque no haya vivido la experiencia del personaje seguramente la ha visto. Precisamente el elemento que hace la diferencia en la predicación narrativa es la dosis de realidad que se le imprime a la predicación contando la historia. La inclusión de los sentimientos más hondos que pueden reflejar algunas acciones concretas y simples, casi inadvertidas, las emociones, reacciones y actitudes del personaje bíblico atrapan al oyente durante el mensaje debido a que se identifica y se siente parte de su realidad. En todo esto no hay que olvidar que el mensaje debe tener un contenido bíblico impecable. El mensaje de la Palabra de Dios debe estar inmerso y presente en toda la narración de tal manera que a la Iglesia le quede claro lo que el predicador ha querido comunicar.

En la predicación narrativa proclamamos una historia compartida donde se entrelazan la historia bíblica, la historia de la Iglesia, la historia personal de quien predica y la historia personal de cada oyente.

Consejos para realizar un sermón narrativo

El sermón narrativo es un tipo de predicación muy sencilla que apela a todos. Tanto grandes como chicos se involucran en la historia, prestándole más atención al sermón. Sin embargo, el diseño de sermones narrativos puede ser muy difícil, especialmente para aquellas personas que no están acostumbradas a prepararlos. A continuación presentamos doce consejos prácticos que podrán ayudarle a diseñar este tipo de sermones.

1. Apréndase bien la historia: El primer paso para predicar un sermón narrativo en forma efectiva es aprender la historia que vamos a narrar. Para lograr este objetivo podemos seguir el siguiente método. Primero, lea la historia varias veces. Segundo, encuentre las secciones principales de la historia (marco escénico, trama, punto culminante y desenlace) e identifique sus episodios más importantes. Tercero, identifique cada sección por medio de una palabra clave. Cuarto, haga un corto bosquejo siguiendo las palabras claves. Finalmente, memorice el bosquejo.

2. Identifique a los personajes de la narración: Recuerde que una historia puede tener hasta tres tipos de personajes. Las «sombras» son los personajes que apenas se mencionan en la historia. Estos, más que personajes, son parte del trasfondo de la historia. Los «tipos» son los personajes que representan a una clase de persona o a un grupo social. Es común que los «tipos» carezcan de nombre, por lo cual se les denomina por sus profesiones (un fariseo, un sacerdote, etc.). Muchos personajes secundarios pertenecen a esta clasificación. Los «caracteres» son aquellos personajes que se desarrollan a plenitud. En unión a la profesión que puedan tener, también tienen características personales que les distinguen. La mayor parte de los personajes principales de las historias son «caracteres».

3. Estudie el contexto social, político e histórico del texto bíblico: El conocimiento del contexto de la Biblia no sólo puede darle más vida a la historia sino que puede ayudarle a relacionar la narración con la vida diaria de su congregación. Por ejemplo, en Israel las mujeres no podían hablar en público con hombre alguno, ni siquiera con sus esposos. También estaba prohibido el contacto físico en lugares públicos entre personas de sexos opuestos. Estos detalles le ayudarán a comprender cómo la conducta de Jesús--quien hablaba públicamente con mujeres y hasta permitía que le tocaran los pies o le ungieran la cabeza--era escandalizante para el liderazgo religioso de la época. Del mismo modo, estos detalles le permitirán recalcar en sus sermones la actitud inclusiva y liberadora de Jesús hacia las mujeres de ayer y de hoy.

4. Considere el contexto literario de la historia: Quien predica un sermón narrativo debe tener presente los eventos que han ocurrido antes del pasaje bíblico que desea exponer. De otro modo, podrá cometer errores graves. Como un estudiante que, predicando un sermón de práctica sobre Lucas 5.1-11, recalcó varias veces que ésta era la primera vez que Simón (Pedro) veía o escuchaba a Jesús. Este novel predicador no había leído el capítulo anterior, donde Lucas 4.38-39 narra cómo Jesús sanó a la suegra de Simón.

5. No añada detalles a la historia: En ocasiones, debido a la brevedad de las historias bíblicas, algunos predicadores se sienten tentados a alargar las narraciones inventando episodios que no aparecen en el texto. Este es una práctica que debemos evitar pues tiende a confundir a los oyentes y a fomentar interpretaciones bíblicas equivocadas. Recuerdo con tristeza cuando un día mi abuela quiso enseñarme el pasaje bíblico que había servido de base al hermoso sermón que su pastor había predicado aquella mañana. Después de una larga búsqueda, encontramos el texto por medio de la concordancia. Pero al leer el pasaje nos dimos cuenta que, basado en la poca información que ofrecía el pasaje bíblico, su pastor había creado una versión ampliada de la historia.

6. No elimine detalles: La mayor parte de las historias bíblicas son tan breves que, si se salta un episodio, se pierde el sentido de la historia. Hasta en historias bien conocidas, como la parábola del Hijo Pródigo (Lc. 15.11-32), es común omitir detalles. La inmensa mayoría de las personas que predican esta historia afirman que el hijo menor cae en una situación deplorable a consecuencia de haber despilfarrado su dinero. Pero pocos recuerdan que la región donde vivía este joven fue afectada por una crisis económica que dejó al pueblo hambriento (v. 14). Esto explica por qué el muchacho no pudo conseguir un trabajo honesto y tuvo que dedicarse a una profesión inmunda, como lo era la crianza de cerdos para el pueblo judío.

7. Evite los anacronismos: El anacronismo ocurre cuando se dice que un evento ocurrió en una fecha que resulta ser equivocada. ¡Como el predicador aquel que, exponiendo la historia de Ruth, afirmó que la situación de las viudas en la Biblia no era tan desesperada porque «el gobierno ayuda a las viudas y a los envejecientes»! Ahora bien, los anacronismos más comunes en los sermones surgen del desconocimiento de la cronología bíblica. Por ejemplo, quien no conoce el orden de los eventos bíblicos puede afirmar equivocadamente que Salomón escuchó las profecías de Jeremías o que el apóstol Pablo estuvo presente en la «Última Cena».

8. Mantenga el orden de la historia: Más adelante encontrará un método sencillo que le ayudará a memorizar las narraciones bíblicas. Si por alguna razón se salta un episodio o cambia el orden de la historia, detenga su sermón para explicar cuál es el orden correcto de la historia. De otro modo, la congregación podrá salir de la iglesia pensando que su versión equivocada de los hechos es la correcta.

9. Apele a los sentidos de sus oyentes: Hábleles del olor del campo, del rumor del arroyo y de la suavidad de la brisa. De primera intención, este consejo parece contradecir la regla de que no debemos añadir elementos a la historia. Pero esto no es así. Lo que estamos recomendando es describir en forma vívida los detalles que pueda contener el pasaje bíblico. En este sentido, si el texto indica que Jesús estaba con los discípulos en una barca es enteramente correcto hablar de la humedad en el viento o del ruido que hace el agua al chocar contra la madera de la embarcación.

10. Use gramática activa: Déle más importancia al verbo que al adjetivo: El exceso de adjetivos y adverbios recarga los sermones, restándole agilidad a la expresión. Por el contrario, los verbos le dan movimiento a la narración. Digamos que deseamos caracterizar a Judas Iscariote. Quienes dependen de adjetivos dirán: «Judas Iscariote era un hombre deshonesto, infiel, pusilánime y traicionero». Por el contrario, quienes prefieren el verbo se expresarán de la siguiente manera: «Judas Iscariote traicionó a Jesús. Lo delató a cambio de un poco de plata. Y usó un beso, signo de compañerismo y amistad, para identificarle ante la policía del templo.» Como ven, La segunda descripción es mucho más amplia y ágil que la primera.

11. Dele sabor contemporáneo a la historia: Salpique la narración con alusiones a elementos comunes en la vida de su audiencia. Hay dos maneras de incluir estos elementos. La primera es comparando la situación del mundo antiguo con la actual: «En Israel los leprosos eran echados de sus comunidades cuando se enfermaban, pues la gente temía contagiarse con una enfermedad incurable. Era una actitud muy parecida a la de quienes hoy rechazan a las personas enfermas de SIDA.» La segunda es usando el anacronismo en forma responsable, es decir, presentando al personaje bíblico como si viviera en nuestro barrio: «Los soldados se acercaron a Jesús con sus ametralladoras y sus bayonetas.» Aunque esta segunda técnica puede ser muy impactante, debemos usarla en forma limitada. Ya explicamos anteriormente las consecuencias desastrosas que puede tener el mal uso del anacronismo en la predicación.

12. Preste importancia a los encuentros: Las narrativas que narran encuentros, sobre todo los encuentros con Jesús en los relatos evangélicos, son excelentes fuentes para la predicación. Considere hacer una serie de sermones sobre este tipo de historias. Por ejemplo, puede predicar dos sermones sobre encuentros con Dios en el Antiguo Testamento; o cuatro sobre confrontaciones entre los profetas de Israel y la corte real; o tres sobre las mujeres que tuvieron encuentros transformadores con Jesús.

Estructura de una predicación narrativa

Para estructurar de manera sencilla una predicación narrativa, podemos seguir la secuencia de un cuento corto así:

I. Marco Escénico: En esta parte se puede hacer una introducción al tema, describiendo a los personajes y el problema o cuestión que da lugar al mensaje o historia.

II. Trama: Aquí encontramos el desarrollo de la historia. La tensión va en aumento a medida que avanza la narración.

III. Punto Culminante: Es el momento donde la tensión narrativa llega a su punto más alto. Desde ese momento comenzamos a vislumbrar el desenlace de la situación.

IV. Desenlace: En este punto la tensión narrativa se disipa y la situación problemática comienza a resolverse.

Otra estructura sencilla seria presentando o describiendo un problema así:

I. Identifique el problema.

II. Explique el problema.

III. Ofrezca una nueva perspectiva acerca del problema.

IV. Solucione el problema.

Lo que hay que tener en cuenta en ambas estructuras es que el texto bíblico se preste. No debemos forzar el texto para qué encaje en la estructura, es mejor que el texto se preste para desarrollarla. Por último seguir el orden en que se produce la narración en el texto bíblico es lo ideal.

Bibliografía:

http://www.homiletic.org/espana/14th_espana_doc.html

http://www.drpablojimenez.com/adobe/pdf_narra_c.pdf

http://www.iglesiadecristodelnorte.org.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=41:como-disenar-sermones-narrativos&catid=53:capacitacion-de-varones&Itemid=11

viernes, 26 de noviembre de 2010

Cartas Del Diablo A Su Sobrino (Fragmento)–CS Lewis

La pregunta más corriente es si realmente "creo en el Diablo".

Ahora bien; si por "el Diablo" se entiende un poder opuesto a Dios y, como Dios, existente por toda la eternidad, la respuesta es, desde luego, no. No hay más ser no creado que Dios. Dios no tiene contrario. Ningún ser podría alcanzar una "perfecta maldad" opuesta a la perfecta bondad de Dios, ya que, una vez descartado todo lo bueno (inteligencia, voluntad, memoria, energía, y la existencia misma), no quedaría nada de él. (Comentario: La idea que CS Lewis quiso transmitir es en primer lugar que Dios y el Diablo no son iguales. Muchos de nosotros los cristianos evangélicos hemos planteado una lucha entre ambos como si estuvieran equiparados en fuerzas. Esto es lo primero que CS Lewis quiere dejar claro. Lo segundo: “El Diablo no es competencia para Dios ni esta en capacidad de enfrentarlo”. Lo anterior apunta a que en muchas partes se le ha dado un lugar al Diablo que no tiene. Se estudian mapas, cartografías, jerarquías demoniacas, estrategias satánicas, etc. A nosotros como cristianos nos debería interesar mas conocer cada día mas al Señor que conocer mas al Diablo. La pregunta es para que me interesa conocer al Diablo?. Conociendo a Dios me basta y me sobra y no hay Diablo que se pare. La tendencia de estudiar al Diablo y sus estrategias es una tendencia malsana, dañina y que para nada edifica a la Iglesia. Mas bien busquemos a Dios y digamos como Moisés quiero conocerte de tal manera que vea tu rostro. Conocer a Dios debe ser mi meta.)

La pregunta adecuada sería si creo en los diablos. Sí, creo. Es decir, creo en los ángeles, y creo que algunos de ellos, abusando de su libre albedrío, se han enemistado con Dios y, en consecuencia, con nosotros. A estos ángeles podemos llamarles "diablos". No son de naturaleza diferente que los ángeles buenos, pero su naturaleza es depravada. Diablo es lo contrario que ángel tan sólo como un Hombre Malo es lo contrario que un Hombre Bueno. Satán, el cabecilla o dictador de los diablos, es lo contrario no de Dios, sino del arcángel Miguel.

Creo esto no porque forme parte de mi credo religioso, sino porque es una de mis opiniones. Mi religión no se desmoronaría si se demostrase que esta opinión es infundada. Hasta que eso ocurra —y es difícil conseguir pruebas negativas—, la mantendré. Me parece que explica muchas cosas. Concuerda con el sentido llano de las Escrituras, con la tradición de la Cristiandad y con las creencias de la mayor parte de los hombres de casi todas las épocas. Y no es incompatible con nada que las ciencias hayan demostrado.

Debiera ser innecesario (pero no lo es) añadir que creer en los ángeles, buenos o malos, no significa creer en unos ni en otros tal y como se les representa en las artes y en la literatura. Se pinta a los diablos con alas de murciélago y a los ángeles con alas de pájaro, no porque nadie sostenga que la degradación moral tienda a convertir las plumas en membrana, sino porque a la mayoría de los hombres le gustan más los pájaros que los murciélagos. Se les pintan alas, para empezar, con la intención de dar una idea de la celeridad de la energía intelectual libre de todo impedimento. Se les confiere forma humana porque la única criatura racional que conocemos es el hombre. Al ser criaturas superiores a nosotros en el orden natural, incorpóreas o que animan cuerpos de un tipo que ni siquiera podemos imaginar, hay que representarlas simbólicamente, si se quiere representarlas de algún modo. Además, estas formas no sólo son simbólicas, sino que la gente sensata siempre ha sabido que eran simbólicas. Los griegos no creían que los dioses tuviesen realmente las hermosas formas humanas que les daban sus escultores. En su poesía, un dios que quiere "aparecerse" a un mortal asume temporalmente la apariencia de un hombre. La teología cristiana ha explicado casi siempre la "aparición" de un ángel del mismo modo. "Sólo los ignorantes se imaginan que los espíritus son realmente hombres alados", dijo Dionisio en el siglo V.

CS Lewis, Escritor Británico. Autor de la Serie de Novelas sobre Las Crónicas De Narnia, nos dejo esta novela digna de se tenida en cuenta para leerla. Descárguela de www.santalectura.blogspot.com