lunes, 28 de mayo de 2012

Levantando A La Humanidad: Marcos 1:29-39

INTRODUCCION:

En este pasaje encontramos a Jesús al inicio de su ministerio. Esta primera aparición del Señor revela el carácter de su misión y la forma como la iba a llevar a cabo. La palabra levantar (31), no solo tiene una connotación física sino también espiritual. Aquel que levanta no solo tiene la fuerza para levantar sino que también tiene el control de la situación y el poder para cambiarla, es decir, el Señor Jesús no solo nos conforta, nos fortalece y nos consuela, además de eso controla y cambia la situación a nuestro favor. Cual es tu problema hoy?. De que necesitas ser levantado?. Del pecado?, de la ruina, de una situación familiar caótica, de la droga, del alcohol. Como el Señor nos levanta?. El Señor nos levanta atraves de:

I. La Palabra: Mr 1:21-28

Al inicio de su ministerio lo primero que hace Jesús es ir a la sinagoga a enseñar la Palabra. La enseñanza que Jesús dio no era cualquier enseñanza. Lucas 4:16-20 nos da una idea de lo que Jesús enseñaba.

No era cualquier enseñanza era una enseñanza con autoridad. Autoridad reconocida aun por los demonios. Basada en lo que las Escrituras decían de El.

La Palabra predicada ponía la atención de la gente sobre El. La esperanza, el Mesías, el Salvador.

Allí estaba Jesús: Traía buenas nuevas a los pobres, libertad a los oprimidos, vista a los ciegos, sanidad a los quebrantados de corazón, en fin, allí estaba el que podía levantarlos de la miseria en que Vivian.

Resonancia:

Si Jesús inicia su ministerio predicando y luego dice que para eso ha venido entonces la prioridad de cualquier ministerio es la Palabra. Porqué?. Porque la primera necesidad que el hombre necesita suplir es la espiritual. El Señor necesita levantar al hombre de su miseria espiritual y eso solo se consigue atraves de la Palabra. Hoy en día ya no se reconoce lo espiritual como la primera necesidad del ser humano, se predica para lo material.

El Señor con la predicación coloca la base de lo que seria su posterior ministración. Para poder levantar al hombre de su parálisis espiritual es necesario colocar en primer lugar el fundamento de la Palabra. Hoy en día la Palabra ha perdido importancia. Ya no importa lo que se predica, ni que se predica, ni como se predica. Se ha perdido la fidelidad al texto bíblico en la predicación.

Predicación que no ubica la mirada de la gente en Jesús no es predicación. Predicación que ubica la mirada de la gente en nosotros es una infamia. Solo si hay un mensaje que lleve a la gente a colocar la mirada en Jesús es que en realidad la gente puede ser levantada, lo demás serán puros efectos emocionales que traerán alivios efímeros y temporales a la situación del ser humano. No solo somos responsables de lo que predicamos sino por los que colocamos a predicar en el pulpito de nuestra responsabilidad. ¿Eso estará sucediendo hoy?. ¿Cómo sale la gente de las iglesias luego de un servicio?. ¿Es nuestra predicación una predica que levanta?. Si no levantas es por que necesitas ser levantado. (Ilustración: En una ocasión un hombre recorrió todas las iglesias de su ciudad y en ninguna encontró un mensaje que alimentara su alma).

II. El Contacto 30-33

Dice el texto que fueron a casa de Simón Pedro. Le cuentan que la suegra de Pedro esta enferma. El Señor se acerca, la toma de la mano y la levanta. Encontramos aquí una necesidad de tipo físico. Ahora el Señor levanta a una mujer de su enfermedad. Inmediatamente se sano. Contacto significa trato y relación personal.

Tres palabras encontramos: Acercar, tomar y levantar.

Apenas Jesús conoce la necesidad de esta mujer va donde ella. Lo que muestra el Señor aquí es un interés genuino por la persona necesitada. Un interés amoroso y compasivo.

Jesús la figura, Jesús el personaje, Jesús el importante va donde una mujer enferma y la toma de la mano, tiene un trato personal e individual con ella. Tomarla de la mano denota una acción de socorrer al necesitado, de levantar al enfermo, significa aquí estoy, acudí a tu llamado, puedes contar conmigo, estas a salvo mujer.

Resonancia:

Hoy en día se ha perdido el contacto con la gente. El ministerio se ha vuelto impersonal. Los ministros inaccesibles (Hasta algunos tienen guardaespaldas). Las iglesias se han vuelto demasiado grandes. (Ilustración: El pésame). No nos acercamos a las ovejas a pesar de que muchas veces conocemos que están necesitadas de que alguien las levante y hasta tienen que pedirnos cita con anticipación. Donde esta el amor y el interés genuino por la gente. (Mas bien el interés de hoy es por el dinero de la gente y no por la gente). Donde están aquellos ministros que levantan a la humanidad al estilo de Jesús. Jesús levanto a todos aquellos con quien tuvo contacto.

Cuantas ovejas, cuantas personas pueden hoy contar con nosotros, que saben que acudiremos a su llamado de auxilio, que estaremos allí para socorrerlos. La realidad es que estamos mas lejos que cerca de la gente. Muchas veces el efecto de nuestro contacto con la gente la enferma y no la sana. ¿Levantamos a quienes tocamos?

Si Jesús, Dios hecho hombre, la Figura, el verdaderamente importante acudió al llamado y fue donde estaba la mujer necesitada, ¿Qué tenemos que hacer nosotros?. Si no levantas es por que necesitas ser levantado. (Ilustración: La sonrisa que me cambio el día).

III. El Servicio. 34-39

Cuando Jesús y los discípulos se dirigen a la casa de Pedro muy seguramente era con la intención de descansar y comer, sin embargo se le presentan dos situaciones: La suegra de Pedro enferma y luego la multitud necesitada se agolpa frente a la casa. Jesús no escatima fuerzas, ni coloca excusas. Él estuvo dispuesto a servir a todos. Él estaba allí para la gente. Para todos los que fueran a pedir su ayuda. Jesús no dijo: Ya es tarde, voy a descansar. Atendió hasta la última de las personas que fue a buscar su ayuda. El vino a levantar a la humanidad y nunca descanso hasta consumar su sacrificio en la cruz. Imaginan el cansancio del Señor. El Señor dijo: No he venido para ser servido sino para servir y el que quiera ser el primero en mi reino tiene que ser el siervo de todos. Él nos dejo ejemplo. (Ilustración: El servicio que cambio a un ateo).

Resonancia:

Tenemos hoy la misma decisión y disposición de Jesús para servir a la gente?

Jesús no dejo a nadie con su necesidad. Levanto a todos aquellos que toco esa noche.

¿Qué pasa hoy?

¿Cuántas excusas colocamos para no servir?

Jesús se dedico a una sola cosa: “Para eso he venido”.

Servir no es estar lleno de actividades. Servir es hacer lo que Dios me ha mandado a hacer.

¿Sabemos nosotros lo que el Señor nos ha mandado a hacer?.

Alguien dijo: El que no vive para servir no sirve para vivir.

Hoy es al revés: Entre mas famosos, reconocidos e importantes ministros seamos mas queremos que nos sirvan. ¿Es ese el modelo de Jesús?.

Si no servimos como vamos a levantar al prójimo necesitado?. Si no levantas es por que necesitas ser levantado.

CONCLUSION:

Jesús levanto a la gente atraves de la palabra, el contacto y el servicio, pero ¿De donde sacaba el Señor fuerzas?. El Señor encontraba fuerzas en la comunión con su Padre. Para poder levantar al necesitado necesitamos una palabra que darle de parte de Dios y eso solo se consigue en su presencia. Para poder levantar al necesitado necesitamos mostrar un interés genuino y amoroso por la persona, para poder levantar al necesitado necesitamos servir y la fuerza para ello la encontramos en la comunión intima con el Señor. Cuando estamos en la presencia de Dios nos conectamos con su propósito con la humanidad. Si no levantas es por que necesitas ser levantado.

Preguntémonos

¿La Palabra que predico levanta a la gente?. No estamos hablando de efectos efímeros y emocionales, estamos hablando de predicación que construya carácter.

¿El contacto que tengo con la gente los levanta?. ¿Tengo un interés genuino por ellos?.

¿El servicio que estoy dando levanta a mi gente?. ¿Estoy sirviendo como Jesús sirvió?

¿Qué tanto de lo que damos proviene de la fuente de su presencia?.

Que tengo que hacer en mi vida para ser instrumento de Dios que levante a la humanidad?. Debo mejorar en mi exposición de la Palabra, amar a mis semejantes y servirles sin excusas. En este sentido: ¿Qué agenda me deja este mensaje?.

Si no levantas es por que necesitas ser levantado.

Que el Señor nos ayude a levantar a la humanidad!.

viernes, 18 de mayo de 2012

Efectos De Las Relaciones Virtuales Sobre Las Relaciones Personales

No soy un experto en el tema pero he observado algunas cosas que quiero compartir. Día a día se ven y descubren más y más aspectos de las relaciones de hoy. Quiero focalizar esta reflexión en el efecto de las relaciones virtuales sobre las relaciones personales. Ubiquémonos en el contexto de las personas que pasan más tiempo frente a un computador que frente a una persona. Miremos la siguiente tabla:

Relaciones Virtuales

Relaciones Personales

Son en la mayoría de los casos excelentes.

En muchas ocasiones las personas que se han acostumbrado a las relaciones virtuales van perdiendo capacidad de relacionarse persona a persona.

Se basan en la mayoría de las ocasiones en falsedades. Cada quien se muestra como quiere.

Se conoce más a fondo la vida y carácter de la persona. Se prefiere el anonimato.

Poco a poco se hace mas fácil entablar una relación virtual y dialogar por un chat expresando aun las cosas mas intimas. Es más fácil decirle cosas a alguien a quien no estoy viendo a la cara.

Se dificulta mas decir la verdad, no hablamos nuestras intimidades con gente que nos conoce bien.

Ni se dicen ni se muestran mis defectos. No hay reproches.

La gente que esta a mí alrededor me conoce y me señala mis fallas. Eso no nos gusta y nos vamos al chat.

Aíslan a las personas.

La convivencia se vuelve más difícil en la casa. El mayor efecto es en el deterioro de las relaciones entre padres e hijos.

A pesar de no ser una relación personal, la vulnerabilidad es mayor pues la gente conoce nuestros secretos y en algunos casos han descubierto las identidades y cometido crímenes.

La falta de confianza en las personas cercanas a nosotros lo que nos hace buscar consejo en personas desconocidas.

Producen adicción.

Nos vuelven agresivos al querer defender nuestro espacio virtual. Daña nuestra relación con los padres y familia.

Nos absorben.

Nos conducen a la irresponsabilidad con nosotros mismos, el colegio, la universidad o el trabajo.

Volvemos al tema del uso de la tecnología. Las cosas al igual que los medios tecnológicos no son malos, malo es la forma como se usa. Si notamos que nos es más fácil relacionarnos virtualmente debemos reflexionar acerca de nuestras relaciones con nuestros padres. Hermanos, amigos y gente cercana. Preguntarnos el porqué. Nunca una relación virtual podrá remplazar a una relación personal afectiva.

Jesús nos dio ejemplo en esto. Todo el tiempo de su permanencia en la Tierra, tuvo contacto con la gente, se preocupo por la gente, pudo ver a la gente a los ojos, ver su sinceridad, ver su corazón y ayudarles en su necesidad. La manera como somos afectados y afectamos a los demás es atraves de la relación personal. El uso indebido de la tecnología nos aísla, nos despersonaliza y nos lleva muchas veces a vivir en un mundo irreal y paralelo incidiendo en nuestras relaciones en el mundo real. A los padres que tienen hijos entre los 5 y 18 años les recomiendo hablar mucho con ellos respecto al tema y estar pendientes de todas estas cosas. Controlar de manera san y responsable el uso de internet.

Dios les bendiga

lunes, 14 de mayo de 2012

miércoles, 2 de mayo de 2012

¿La Salvación Se Pierde?

En estos días, esta pregunta ha salido a flote en muchas partes. Hay tres posturas al respecto (al menos que yo conozca). La primera es que no se pierde, o sea, una vez salvo siempre salvo. Conoces a Cristo, aceptas su salvación y aunque luego hagas lo que hagas y vivas como vivas seguirás siendo salvo. La segunda es que se pierde si algún día te apartas del Señor luego de haberlo conocido y la tercera es que la salvación no se pierde porque los únicos salvos son los que en realidad han nacido de nuevo y estos nunca se van a apartar del Señor y si algún día se apartan, de alguna manera Dios los llevara de nuevo al arrepentimiento. Apartándome de la teología quiero proponerles una reflexión desde un punto de vista sencillo. En cuanto a la primera postura, hacemos las siguientes preguntas: 1. ¿De acuerdo a lo que dicen las Escrituras podemos afirmar que una vez aceptamos al Señor, tenemos la eternidad asegurada sin importar lo que hagamos después?. 2. ¿Después de conocer a Dios y experimentar la salvación seremos capaces de apartarnos de El y vivir como queramos sin tener la conciencia de que estamos mal y de todas maneras creer que hay eternidad para nosotros?. 3. ¿Si esto es así para que vivimos apartados del pecado?. 4. ¿La historia de la Iglesia tiene algún registro de este tipo de cristianos?. En cuanto a la segunda postura formulemos las siguientes preguntas: 1. ¿Apoya la Biblia esta postura?. 2. ¿La historia de la Iglesia da alguna luz para definir si esta es la postura correcta?. En cuanto a la tercera postura, preguntémonos lo siguiente: 1. ¿La Escritura respalda esta postura?. 2. ¿Puede un nacido de nuevo apartarse del Señor?. 3. ¿Dios si se compromete a rescatarme de manera soberana (sin tener en cuenta mi voluntad y aun a costa de ella), antes de que muera en pecado?. En las posturas 1 y 3 se corre el riesgo de pensar: ¿Para que obedezco a Dios y vivo en santidad si tengo oportunidad de ser salvo después?.

Mi reflexión personal es esta: Si bien es cierto que la mayoría de nosotros llegamos a Cristo buscando la salvación, una vez entendido el evangelio y el plan de Dios, esta motivación debe pasar a ser secundaria y nuestra vida de obediencia y santidad debe estar motivada por el amor. Nuestro “Seguir a Cristo”, debe ser una respuesta al amor de Dios expresado en la cruz atraves de su Hijo. De esta manera el peligro de apartarme se disipa y la lucha por permanecer en Cristo se hace más fácil. Si mi cristianismo solo tiene como meta la salvación nos estamos perdiendo la belleza de “Disfrutar el evangelio”, “Disfrutar la vida abundante” que Dios nos ha regalado en Jesús. Si la salvación se pierde o no, para mi no es un problema. Sigo a Jesús porque lo amo en respuesta a su amor, lo sigo porque El satisface mi vida a plenitud, lo obedezco porque hizo méritos para que lo obedeciera. Este tipo de discusiones, como otras tantas, resultan inoficiosas cuando estamos enfocados en ser verdaderos discípulos. Lo amo, lo sigo, le obedezco y le sirvo como respuesta a su amor. Amor se responde con amor. Desde esta cosmovisión, la salvación es el galardón pero la vida es el disfrute de todo lo que Dios me ha dado en Jesús.

Dios les bendiga