lunes, 20 de junio de 2011

Mi Padre Hasta Ahora Trabaja y Yo Trabajo Juan 5:17

Al leer este texto llama poderosamente la atención la afirmación del Señor. Mi Padre trabaja y Yo trabajo. Quiere significar Jesús con esta afirmación que hay un trabajo que el Padre y El están haciendo juntos y al mismo tiempo, sin embargo la afirmación adquiere su mayor fuerza cuando en el versículo 19 dice: En verdad, en verdad os digo que el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que hace el Padre, eso también hace el Hijo de igual manera. (LBLA), es decir el Padre y el Hijo están haciendo lo mismo. El Padre no va por su lado ni el hijo tampoco. Ambos están juntos en esto y al final se consuma con éxito nuestra salvación al morir Jesús en una cruz por nosotros. El Padre y el Hijo estaban de acuerdo en los más mínimos detalles. Pensaban lo mismo, sentían lo mismo por la humanidad, Dios envió a Jesús a caminar una senda que el mismo Padre caminaría y es la misma senda que tú y yo debemos caminar hoy, la senda del amor y la fidelidad a muestro Padre celestial y nuestra renuncia total a nuestra vida para entregársela al Hijo. Jesús no hizo nada diferente a lo que el Padre hubiera hecho si hubiera estado en su lugar.

Reflexión:

¿Cuántas veces nos quejamos de que nuestros esfuerzos no rinden los resultados esperados?, ¿Hacemos planes para que nuestra vida espiritual se levante y nada?, ¿Trabajamos incansablemente en la obra y nada sucede?, ¿Planes y programas van y vienen con los jóvenes, con las parejas, con los niños y nada sucede?. ¿Nos hemos preguntado alguna vez si hemos estado trabajando de acuerdo con Dios?, ¿Si Dios haría con la iglesia lo mismo que estoy haciendo yo ahora?, ¿Alguna vez nos hemos preguntado que siente Dios por la Iglesia en este momento?. El éxito de toda empresa espiritual está en que estemos de acuerdo con Dios en el tipo de trabajo que hay que realizar y en caminar la senda que Dios ha establecido para nosotros. El ejemplo de Jesús, es el ejemplo de la renuncia total a sí mismo, a todo lo que tenía, a todo lo que era, para venir a cumplir una misión encomendada por el Padre (Filipenses 2). Nuestra senda no es distinta. La renuncia a nuestro yo, a nuestro ego, a todas nuestras dignidades humanas es indispensable y necesaria para poder trabajar de acuerdo con Dios y conocer lo que El quiere hacer (Filipenses 3). Recordemos: Estar de acuerdo con Dios hasta en los más mínimos detalles.

Jesús fue diligente en conocer día a día la voluntad del Padre. En los evangelios hay muchas referencias a lo que era la vida de oración del Señor, llegando al clímax máximo de su relación con el Padre en Getsemaní.

Si queremos trabajar con Dios y para Dios dejemos que El dirija todo, que El tome el control total. Si nos reservamos algo para nosotros nos espera el fracaso.

Dios les bendiga

Lectura complementaria: El Kairos de Dios para mi vida. http://bereanocomprueba.blogspot.com/2011/06/el-kairos-de-dios-para-mi-vida.html

LA VANA BUSQUEDA DE LA FELICIDAD Por Robert D. Foster (Devocional Para Profesionales y Hombres De Negocios) Enviado Por @MildredPachano

En la reunión anual de la Asamblea Popular Nacional, el primer ministro de China ordenó a sus funcionarios concentrarse en hacer un determinado esfuerzo para "hacer feliz a la gente." FELIZ ha convertido en una palabra, el nuevo grito de guerra para los burócratas de esa vasta y poderosa nación, desplazando a la favorita más reciente: "Armonía"

"Feliz, feliz, feliz." Parece haberse convertido en la única palabra que al momento cuenta en un país con más de 1,3 millones de personas que supuestamente tienen " un ojo perspicaz para la oquedad de campañas de la propaganda". Pero me pregunto: ¿Y la comida? ¿O la vivienda? ¿O agua potable? ¿O la educación?

Hace años leí la siguiente cita en una popular revista británica: "La felicidad es la única cualidad en la vida que nunca se puede encontrar mediante la búsqueda. Si buscamos conocimiento, podemos aplicarnos en estudiar, si la lucha es por el poder, es posible, tenerlo en una variedad de formas. La mayoría de las cosas en la vida se puede encontrar si buscamos con persistencia y determinación."

Sin embargo, como señala el autor del artículo, no es el caso de la felicidad. No se puede adquirir y tener a través de una búsqueda incesante.

En mis más de nueve décadas de experiencia en la vida, he tenido la oportunidad de interactuar con gente en muchas partes del mundo, he observado que las personas que están tratando de ser felices son, en su mayor parte, gente deprimida e insatisfecha. La felicidad, como la palabra en sí misma lo indica, depende en última instancia de los acontecimientos – de las cosas que nos pasan - que muchas veces son totalmente ajenas a nuestra voluntad.

No sólo en China, sino también en todas partes del mundo, encontramos con hombres, mujeres y hasta niños en la búsqueda perpetua de la felicidad, lo que quiere decir que su estado de ánimo está condicionada a responder ante lo que les sucede. Esto es cierto para todos los segmentos de la sociedad, incluido el mundo empresarial y profesional cuando las circunstancias pueden cambiar radicalmente en un instante, la felicidad ser desplazada por la desesperación.

Frente a esta realidad, es importante darse cuenta de que hay una maravillosa y mucho mejor alterativa: LA ALEGRÍA.

La escritora Karen Mains nos ofrece esta idea: "La alegría no fluctúa con los altibajos de la vida sino que se eleva por encima de las circunstancias. La alegría es un estado de bienestar interior, tanto como sus exuberantes expresiones externas..." Nos recuerda que la alegría no se puede fabricar, la alegría no puede ser agendada, la alegría no puede exigirse.

He aquí una descripción que marca claramente la alegría duradera de la felicidad temporal: "La alegría es un canto interior que no puede ser silenciado por las circunstancias negativas del exterior."

En última instancia, como señala la Sra. Mains, la alegría es la consecuencia de una relación sana y creciente con Dios. Ella escribe: "Debemos de enraizarnos con Dios. Debemos de incrementar nuestra adoración al Padre, identificando más la presencia de Cristo en nuestra vida diaria, y ser cada vez más obedientes al Espíritu Santo...”

Esta es la razón por la Biblia hace que esta simple declaración: "El fruto del Espíritu es la alegría" (Gálatas 5:22). En un día típico, la felicidad se puede ir y venir. Pero incluso en el lugar de trabajo, la verdadera alegría puede soportar incluso la adversidad.

Tomado y adaptado de Toma tres el Lunes por la mañana, escrito y publicado por Robert D. Foster. Se otorga libremente permiso para reproducirse con los créditos apropiados y se anima a hacerlo. Preguntas o comentarios, escriba: 29555 Goose Creek Rd, Sedalia, CO 80135, U.S.A., o fax (303) 647-2315

domingo, 19 de junio de 2011

Reflexión y Cambio De Rumbo Isaías 57:11-12

11¿Y de quién te asustaste y temiste, que has faltado a la fe, y no te has acordado de mí, ni te vino al pensamiento? ¿No he guardado silencio desde tiempos antiguos, y nunca me has temido? 12Yo publicaré tu justicia y tus obras, que no te aprovecharán.

Introducción:

Básicamente el profeta Isaías es usado por Dios para intentar persuadir a Israel al arrepentimiento. Dios quiere salvar a Israel de sí mismo porque el mismo pueblo caminaba día a día hacia su total destrucción. Dios quería salvarlo de su vida equivocada, de sus conceptos equivocados, de su falsa piedad, y devolverle su gloria pasada. Usted y yo alguna vez nos imaginamos que Dios nos salvó de nosotros mismos?. Nos salvó y nos salva de conducir nuestra vida por caminos de destrucción. Por eso el obstáculo mayor en el propósito que Dios tiene de salvarnos es nuestra terquedad. Esta terquedad se manifiesta cuando no reconocemos que necesitamos cambiar y creemos que todo está bien. Si hoy les preguntara: ¿Usted cree que su vida espiritual (santidad, oración, testimonio) esta plena y no necesita nada?, ¿Cuántos dirían que si?. Eso era lo que pasaba con Israel, ellos estaban convencidos que todo estaba bien.

En los capítulos 57 y 58 de Isaías, encontramos tres situaciones de corrupción: La moral, la social y la religiosa.

I. Corrupción Moral: Isaías 57:1-10

- Es tal la corrupción moral de ese tiempo, que se moría un justo y nadie lo extrañaba. Los buenos ejemplos no hacían falta. Los buenos padres no hacían falta. Todo esto afectaría la vida espiritual de las nuevas generaciones. Cuando hay corrupción moral en un pueblo, las generaciones que se van levantando copian el mismo modelo de vida. Las nuevas generaciones están llegando a la Iglesia, sin haber tenido un ejemplo de vida, aun los hijos de los mismos creyentes, no hay relevos en la fe. Hay escasez de gente justa que sirva como modelo y eso sucede aun en la iglesia del Señor. Hoy pasa lo mismo. Que inmensa responsabilidad tenemos. En estos días he pensado que además de la escuela dominical para niños y adolescentes, debería existir en las Iglesias una escuela de padres en donde se nos enseñara a levantar y educar a los hijos en una devoción y piedad genuinas hacia Dios.

- El pueblo buscaba a Dios pero al mismo tiempo practicaba la hechicería, eran fornicarios, adúlteros, rebeldes y mentirosos. El culto al sexo era normal. No es lo mismo que sucede hoy?

- Decían que adoraban a Dios pero negaban la fe con sus actos. Esto es actividad sin reflexión.

- Entre más pecaban más fuerza tomaban para seguir pecando. La pasión aumentaba por aquello que hacían continuamente.

- Era común el abandono de los lugares de culto para ir a los lugares de pecado. Igual sucede hoy.

Reflexión:

Hoy es igual. Los padres, no se preocupan por el ejemplo que dan a sus hijos, aquellos que somos cristianos no hacemos lo suficiente para asegurarnos que haya relevo en la fe, gente acude masivamente a las iglesias pero sus vidas no son cambiadas, no hay arrepentimiento, a la gente no se le predican las demandas del evangelio, solo las ofertas, la predicación está en crisis, hay escasez de ministros que conduzcan a la gente hacia Dios, más bien lo que está de moda es que la conduzcan hacia sí mismos, hay fe sin testimonio que es igual a nada y pasión por el pecado y los deleites inferiores (cosas distintas a buscar a Dios y gozarnos en su presencia) y mala inversión del tiempo. (Cronos y kairos).

II. Corrupción Social: Isaías 58:1-7

- Se mostraban piadosos pero oprimían a sus trabajadores. 58:3.

- Los hacían trabajar demás para reponer las pérdidas que ocasionaba el día de reposo.

- Eran indiferentes a la necesidad del prójimo, tanto espiritual como material. 58:6-7

- 6¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 7¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?

- Habla de Dios, evangeliza, aconseja, ora por los demás, ayúdale a levantarse y además dale de comer si es necesario, dale hospedaje, dale ropa y no te escondas del cuándo venga a pedirte ayuda.

- Eran contenciosos

- Les importaba más aparentar ante los hombres que el concepto que Dios tuviera de ellos.

Reflexión:

De igual forma, hoy muchos que se ufanan de su fe, explotan a sus empleados, no les pagan lo que por ley les corresponde, les pagan atrasados teniendo dinero para hacerlo, están más preocupados en su propio bienestar que en el de los demás. No les importa la vida de sus empleados, ni en lo espiritual ni en lo material. No hablan de Dios a nadie, no buscan como ayudar a edificar la vida de sus hermanos, no asisten al prójimo necesitado. Lo anterior es también estimulado por un tipo de predicación que fomenta el egoísmo de los justos. Muchos se esconden y evaden a sus hermanos y prójimos negándoles en la práctica su ayuda y con todo eso se ufanan de ser espirituales para aparentar ante la sociedad y los hombres. Quien hace esto no tiene la más mínima idea de lo que es ser espiritual.

III. Corrupción En Lo Religioso: Isaías 57:11

- Tres cosas: La primera, no debemos confundir el temor de Dios con el de los hombres. Mucha gente peca y cree que porque los pastores, líderes o hermanos no lo ven todo está bien. Se olvidan de que Dios los ve, la segunda, No debemos confundir la paciencia de Dios con apatía, como si a Dios no le importara nuestro pecado y la tercera, Dios pide arrepentimiento. Todo pecado es rebeldía. Diosa hiere para sanar.

- No eran conscientes de su pecado

- A pesar del juicio de Dios no cambiaban. Isaías 57:17

17Por la iniquidad de su codicia me enojé, y le herí, escondí mi rostro y me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón.

- Tenían mucha actividad religiosa más no una devoción y piedad genuinas. Isaías 58:2

- Ayunaban para obtener favores particulares.

- El énfasis de Isaías 58 no es el ayuno. El ayuno es tomado como referencia para enseñar acerca de la verdadera vida espiritual. Dios enseña aquí que la vida espiritual para nada es actividad religiosa es un cambio de vida manifestado en las actitudes externas. Del corazón hacia afuera, de dentro hacia fuera no de afuera hacia dentro. Lo que haces no cambia el corazón, es solo apariencia, es un cambio genuino producto de un arrepentimiento sincero lo que resultaba en una vida agradable a Dios.

- El verdadero ayuno no es abstenerse de comida, es abstenerse de pecar, de hacer el mal, guardarse de la corrupción. Dios quería hacerles entender el verdadero sentido de la fe.

- El verdadero ayuno implica una genuina humildad y un ministerio de misericordia.

- Nada de lo que ellos hacían era válido delante de Dios. Dios no quiere actividad religiosa sin consagración y devoción genuinas.

- Ellos no entendían que la importancia del sábado radicaba en que era el día, el tiempo que Dios había escogido para que su pueblo estuviera con EL.

- Ante esta situación, el profeta levanta la voz, clama a voz en cuello.

- El peligro de la religiosidad consiste en que puede llegar a convertirse un un sustituto de la espiritualidad.

- Ellos creían que su abundante actividad religiosa les hacia merecedores del favor de Dios.

- La verdadera razón del ayuno es la oración, la reflexión y el arrepentimiento o cambio de rumbo.

- Ellos creían que Dios tenía que bendecirlos en lo material porque ayunaban, sin saber que Dios mismo es la respuesta y la recompensa a una vida piadosa. Su plenitud en nuestras vidas, el deleite de estar con Él está por encima de todo.

- Además de todo, estar en una genuina comunión y vida consagrada a Dios traerá como consecuencia liberación para nuestras vidas y un aumento continuo de luz, de conocimiento, de discernimiento para enfrentar todo lo que se nos presente en la vida. Isaías 58:9-10

- El tiempo que dedicas para buscar a Dios carecerá de valor si lo buscas con la motivación equivocada.

- El sábado fue ordenado por causa del hombre para que este pudiera hallar placer en la adoración a Dios, comodidad y descanso para su vida y refrigerio y recreación para su alma. (La verdadera zona de comodidad)

Reflexión:

Sin duda he estado equivocado. Necesito corregir mi rumbo y encaminarme hacia una verdadera devoción a Dios.

¿Qué les dice Dios?

- Si no cambian YO hare evidente la realidad de Israel. Isaías 57:11

11¿Y de quién te asustaste y temiste, que has faltado a la fe, y no te has acordado de mí, ni te vino al pensamiento? ¿No he guardado silencio desde tiempos antiguos, y nunca me has temido? 12Yo publicaré tu justicia y tus obras, que no te aprovecharán.

- Deben corregir sus vidas y andar rectos delante de mí. Isaías 57:14

- Les falta humildad parea reconocer la condición en que están. Isaías 57:15.

- Para gozar de mi presencia es requisito indispensable la humildad. Están equivocados si creen que con la arrogancia que tienen YO recibo sus sacrificios.

- Estoy dispuesto a ayudarlos. Isaías 57:18

- Si cambian de rumbo y hacen lo que Digo. Isaías 58:9

- Encontraran no solo restauración sino también la plenitud en MI. Isaías 58:11-12

- Tus hijos, esta generación nueva que se levanta tendrán un buen ejemplo y serán los encargados de guiar a este pueblo hacia una verdadera restauración espiritual.

- Si decides de verdad hacer lo que digo y tener una vida que me agrade y

- Si te deleitas en mi hallaras la verdadera zona de comodidad. Placer, comodidad, plenitud y recreación para tu alma en mi presencia dice el Señor. Isaías 58:13-14

- Un día de cada siete debería ser un gozo para los intereses del alma de quien lo usa para acercarse al Señor. Un tiempo que escoges a diario para buscar a Dios debería ser un gozo para los intereses de tu alma.

- La plenitud del alma trae la plenitud de las demás bendiciones. Isaías 58:14

Conclusión:

- Dios nos está invitando a dejar de ser obstinados.

- Dios nos está invitando a la reflexión.

- Dios quiere que tú y yo entendamos el verdadero sentido de la espiritualidad, que entendamos lo que es una devoción genuina, una vida piadosa verdadera,

- Dios quiere liberarnos y darnos el entendimiento para que corrijamos el rumbo.

- Solo en la dirección correcta hallaremos a Dios y disfrutaremos de su plenitud.

- ¿Qué estamos esperando?, Él sabe más que tú y que yo. Hagámosle caso, nos conviene.

Dios les bendiga

viernes, 17 de junio de 2011

Llamados a La Adoración Por John Piper

La finalidad de todo lo que hacemos dentro del contexto de la Iglesia es la adoración a Dios

Llamados a la adoración

Contexto

Los fariseos se caracterizaban por la puntillosa adhesión a reglas que gobernaban todos los aspectos de su vida. Su cumplimiento estricto de estas reglas, sin embargo, se había convertido en un fin en sí mismo. Por el camino habían perdido de vista el propósito por el cual las cumplían. Vivían sin entender lo que señalaría el apóstol Pablo: «Tales cosas tienen a la verdad, la apariencia de sabiduría en una religión humana, en la humillación de sí mismo y en el trato severo del cuerpo, pero carecen de valor alguno contra los apetitos de la carne» (Col 2.23). Cuando nuestro caminar con Cristo se transforma en simples ritos indefectiblemente nuestro corazón se secará y acabaremos perdiendo la relación con el autor de la vida.

Introducción

Hace unos años me encontraba intentando identificar qué me motivaba a ganar a otros para Cristo. La respuesta que vino a mi mente era que estos convertidos podían, a su vez, ganar a otros para Cristo y así extender el Reino hasta lo último de la tierra. No obstante, quedé pensando que algo no estaba bien con mi planteamiento. Imaginaba que cualquiera que no fuera cristiano me podía preguntar: «¿Quieres decirme que lo único que tienes en mente al compartir el evangelio con otros es sumar personas para cumplir el trabajo de evangelizar?» Recuerdo cuán vacío me sentía con esta idea. Creo que era reflejo de la poca sustancia que sostenía mi propia relación con Cristo.

Gracias a Dios pude corregir esa perspectiva, pues entendí que la razón por la que deseamos ganar a personas para Cristo es reconciliarlas con Dios. El contenido y la esencia de la vida consiste en vivir para Dios, al traer gloria a su nombre en toda obra realizada. La evangelización no es un fin en sí misma. La adoración de Dios es el fin por el que evangelizamos. De la misma manera, ninguna de las otras actividades es un fin en sí misma. No enseñamos la Palabra, ni ofrendamos, ni nos reunimos por el valor esencial de estas acciones. Nuestro propósito es que las mismas sirvan para que nos convirtamos en verdaderos adoradores del Señor.

Desarrollo

La esencia del asunto

En el pasaje de Mateo, Cristo cita un texto de Isaías 29.13: «Por cuanto este pueblo se acerca a mí con sus palabras y me honra con sus labios, pero aleja de mí su corazón, y su veneración hacia mí es solo una tradición aprendida de memoria». Lo primero que quisiera señalar es que existe un punto de encuentro entre el «honrar con los labios» del verso 8 con el «me rinden culto» del verso 9; ese punto es la honra. Es decir, el propósito de nuestros actos hacia Dios es rendirle honra. Al hablar de honra no me refiero a que lo volvamos a él más honorable. Nosotros no añadimos nada a la persona de Dios cuando lo adoramos.

El salmista declara: «Gloria y majestad están delante de El; poder y hermosura en su santuario. den al Señor, oh familias de los pueblos, den al Señor gloria y poder» (96.6–7). Lo primero que debemos afirmar, entonces, es que la honra no es otra acción que reflejar a Dios la gloria que emana de su propia persona. Es hablarle al Señor de la hermosura que existe en él.

La adoración tiene dos partes

Cuando Jesús señala que los labios y el corazón se han separado del proceso de adoración nos ayuda a entender que estos dos elementos deben siempre ir juntos. La alabanza de los labios se refiere a una acción, algo que ejecutamos con nuestros cuerpos.
A lo largo de la historia del pueblo de Dios la adoración siempre se ha referido a una respuesta física. De hecho, la raíz de la palabra hebrea para «adorar» significa «postrarse en tierra». Y entre los judíos el acto de adorar siempre implicó postrarse, levantar manos, arrodillarse, cantar, batir palmas, orar o proclamar verdades. Todo esto forma parte de la respuesta del hombre que nosotros hemos llamado adorar.

Los actos físicos de adorar, sin embargo, se pueden llevar adelante sin que el corazón participe con ellos. Seguramente hemos participado, en la vida cotidiana, de situaciones similares. Un hombre, amado y respetado por todos, se jubila de una empresa. En una ceremonia de despedida se lo agasaja y premia por los años de labor. Las expresiones de afecto son cálidas y genuinas. Luego, unos años más tarde, otro empleado que ha sido toda la vida un gruñon mal humorado también se jubila. La empresa también lo agasaja y premia. La ceremonia es idéntica a la anterior, pero las expresiones de aprecio suenan huecas y vacías. 

Encender el corazón

El ingrediente del afecto es el que falta. Cuando nuestros actos de alabanza carecen de un genuino afecto hacia Dios, se tornan vacíos y carentes de significado. Cuando la Palabra nos exhorta a que adoremos al Dios de los cielos y la tierra, podemos estar seguros de que nos llama a algo más que simplemente los ritos externos de adoración, los actos físicos de honra que pueden estar divorciados de los sentimientos.

¿Cómo se ve este proceso de adorar «de todo corazón»? Queda claro que nuestros actos de adoración deben ir más allá del simple ejercicio de la voluntad. A la misma vez, somos conscientes de que no podemos activar nuestros afectos por una simple decisión al respecto. No obstante, existe un camino por el que nuestros sentimientos consiguen alinearse con los que son necesarios para una genuina experiencia de adoración.

El paso que debemos tomar es el de traer, en genunio quebrantamiento y congoja, nuestra falta de afectos al Señor cuando entramos en la experiencia de adoración. Clamamos a él porque no queremos caer en una religiosidad desprovista de sentimientos. Compartimos con él que nos preocupa la falta de pasión en nuestra vida, esperanzados de que nuestra confesión despertará sentimientos de afecto hacía él. Nos unimos al salmista, al declarar: «Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás» (51.17).

Este es el punto de inicio hacia una genuina expresión de adoración. A estos sentimientos le podemos sumar expresiones de gratitud, los que siempre despiertan en nosotros el gozo y esperanza.

Tomado de: http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=2413

Las Tentaciones Del Olimpo por Arnoldo Jakob

Las tentaciones del Olimpo

En una disertación para ejecutivos, un empresario cristiano compartió sobre los peligros que tenemos los empresarios de vivir en el Olimpo.

Recordemos que la mitología griega cuenta que el Olimpo era la morada de los dioses, con privilegios que eran la envidia de los mortales que vivían en los bajos. Entre muchas otras regalías, estos dioses no tenían que rendir cuenta a nadie, eran sus propios jefes y su conducta no era cuestionada por nadie. Por un asunto de imagen de su "gremio", tenían que observar una conducta intachable cuando se mezclaban con los mortales, su pena de durísimos castigos.

Si bien hoy día este tipo de ejecutivos está en franca extinción, ya que las modernas empresas privilegian un liderazgo altamente participativo, el manejo del poder será siempre un tema delicado para los que ocupamos algún tipo de dirección.

El poder nos es intrínsecamente malvado, pero es peligroso. Y el poder aun más peligroso es aquel con apariencia de religión.

En su notable obra "Sexo, dinero, poder" Richard Foster señala:

«El poder puede ser algo extremadamente destructivo en cualquier contexto, pero cuando está al servicio de la religión, es completamente diabólico. El poder religioso puede destruir como ningún otro poder... Los que no reconocen autoridad sobre sí y que al mismo tiempo se cubren con un manto de piedad, son especialmente corruptibles. Cuando estamos convencidos de que lo que hacemos es idéntico al Reino de Dios cualquiera que se oponga a nosotros debe estar equivocado. Cuando estamos conven-cidos de que siempre usamos nuestro poder para fines nobles, entonces creemos que nunca nos podemos equivocar. Pero cuando esta menta-lidad se posesiona de nosotros, estamos tomando el poder de Dios para nuestros propios fines... Cuando el orgullo se mezcla con el poder, el resultado es genuinamente volátil. El orgullo nos hace pensar que tenemos la razón, y el poder nos da la capacidad de imponerle nuestra visión de justicia a cualquiera. La unión entre el orgullo y el poder nos lleva al borde de lo demoníaco.»

Ya en el AT el pueblo de Israel presenta la propuesta a Samuel de un monarca absoluto «como todas las naciones», olvidándose que eran un pueblo diferente. Dios nunca quiso ni en el AT ni en el NT líderes absolutos que no rinden cuenta, sino fieles administradores que si están obligados a rendir cuenta ante Dios y los hombres. JESÚS fue enfático «Los que son grandes ejercen potestad. Mas entre vosotros no será así, sino el que quiere hacerse grande entre vosotros, será vuestro servidor» (Mt. 20: 25c-26). Para mayor claridad Jesús con toalla y vasija de agua dejó como última lección el "lavado de pies " de sus discípulos, incluyendo a un Judas que lo traicionaría pocas horas después.

Las tentaciones de vivir en el Olimpo, están fuera y dentro de la iglesia. El camino angosto me ha enseñado que si queremos tener bajo control nuestra ambición y deseo de poder, el trabajo en equipo, ante el cual debo rendir cuenta de todo lo que hago, es el mejor antídoto a este peligro. El gran modelo del AT de liderazgo nos da la pauta. "Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que dijo" (Éx. 18.17-23).

Nada es más peligroso que aislarse en el Olimpo, sin rendir cuenta a nadie, Saúl es el ejemplo más dramático de ello. El poder es tan peligroso, que no debemos enfrentarlo solos.

Los abusos de poder se dan en el mundo, pero también en la iglesia de hoy, y es allí donde el daño que ocasiona es especialmente destructor.

En alguna forma todos ejercemos poder. Nosotros escogemos si lo usamos para edificar, guiar o liderar o para manipular o destruir.

Creo que uno de los grandes peligros de un pastor, es no querer ser "oveja" (no bajarse del Olimpo).

Solamente puede ejercer autoridad, quien se somete bajo autoridad o solo puede ser confesor, el que se confiesa o solo puede entregar, el que recibe. Por algo el liderazgo múltiple en la iglesia es un principio del NT. El ministerio unipersonal (rey) es una violación de esta importante directriz. Ninguna iglesia local en el NT fue dirigida y gobernada por una sola persona. La pluralidad de los ancianos aparece como una norma. Esto significa que el ministro o pastor, como se concibe en muchas iglesias hoy día, como cabeza de la iglesia no tiene fundamento bíblico alguno.

No olvidemos que Dios nos llama, cada uno en el lugar que Él nos asigne, a representar su autoridad, nunca a sustituirla. Algunas autoridades de iglesias se comportan como "reyes" que lo saben todo sobre la iglesia y el mundo, tienen lista una opinión de todos y de todo, dispensando libremente sus enseñanzas como "Vox Dei", sin distinguir entre "Palabra de Dios" y nuestras humanas y falibles interpretaciones.

Pareciera ser que a menudo sucumbimos a la tentación de recordar y demostrar regularmente a los "mortales" que nosotros somos del Olimpo. Incluso en el hogar, hombres establecen su autoridad "bíblica".

"Jamás debemos intentar establecer nuestra propia autoridad. Cuanto más lo intentamos, menos aptos somos para ejercerla. Los que conocen a Dios pueden esperar. Si nuestros motivos son rectos, seremos reconoci-dos no sólo por el Señor sino también por la iglesia como representante suyo. La condición para ser autoridad es un sentimiento de incompetencia e indignidad. Cuanto menos presumi-dos y más humildes seamos, tanto mayor será nuestra utilidad. Siempre deberíamos sentir temor y temblor en este asunto de ser autoridad (W.Nee "La Autoridad Espiritual").

Aunque algunos son escogidos para ser autoridad en la iglesia, delante de Dios somos todos iguales.

Arnoldo Jakob es empresario y líder cristiano de Santiago, Chile. Desarrollo Cristiano Internacional, todos los derechos reservados.

Tomado de: http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=135&c=all

miércoles, 15 de junio de 2011

El Kairos de Dios Para Mi Vida

En el Nuevo Testamento encontramos dos palabras principales para referirse a tiempo. La primera es Cronos, que es el tiempo que transcurre y se mide en años, meses, días, horas, minutos y segundos. La segunda es Kairos, y se refiere a un tiempo específico, oportuno. Esta última palabra es la que se usa para hablar del tiempo de Dios o del tiempo en que Dios ha determinado hacer las cosas. Por ejemplo: Romanos 5:6, “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo,  Cristo murió por los impíos. Romanos 13:11, “Y haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora  de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos.

En la mayoría de los textos en donde se encuentra la palabra tiempo en los evangelios, Jesús usa la palabra Kairos. El Señor quiso que el pueblo judío entendiera que El era el mesías y que el tiempo de Dios para la liberación de Israel había llegado con El. Mateo 16:3: “Y por la mañana: “Hoy habrá tempestad, porque el cielo está rojizo y amenazador.” ¿Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no podéis discernir las señales de los tiempos?. Marcos 1:15: “y diciendo: El tiempo se ha cumplido  y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed  en el evangelio. Marcos 13:33: “Estad alerta, velad; porque no sabéis cuándo es el tiempo señalado. Lucas 19:44: “Y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo de tu visitación. Jesús paso por allí, estuvo con ellos y no se dieron cuenta.

¿Qué tiene que ver todo esto con nosotros como individuos?. Vamos a Hechos 3:19: “Por tanto, arrepentíos  y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor,”. Hay momentos en que el tiempo de Dios (Kairos), coincide con el tiempo nuestro (Cronos), y eso sucede por su gracia y su misericordia, por su soberanía. Es así como en el momento de arrepentirnos de nuestros pecados y entregarle nuestra vida a El, sin importar el día o la hora, para Dios es su tiempo, es el tiempo en que el quiere cambiar nuestras vidas. Otro tiempo en que el Kairos coincide con el Cronos es en el tiempo de oración. Jesús le dijo a sus discípulos (Marcos 13:33), velen y oren. Estén alertas. Hay dos cosas que Dios quiere hacer en nuestro tiempo de oración con El. En primer lugar encontrarse con nosotros. Cualquier tiempo que elijamos para estar en su presencia es el tiempo de Dios para que nosotros velemos y oremos. El no hace distinción en la hora. En segundo lugar, en su presencia el Señor quiere mostrarnos los tiempos que vendrán y en los que El va a actuar o a hacer algo. Para que los discípulos conocieran el tiempo señalado (Kairos) tenían que velar y orar.

Reflexión:

¿Qué quiere hacer Dios en mi corazón en este tiempo?, ¿Qué quiere hacer Dios conmigo en este tiempo?, ¿Hacia dónde quiere Dios que encamine mis esfuerzos hoy?, ¿Si soy ministro o pastor, que quiere hacer Dios con el ministerio que me ha dado en este tiempo en particular?, ¿Qué quiere hacer Dios en y con la Iglesia que me ha dado en este tiempo?. Todo esto tiene que ver con el Kairos. Debemos entender que Dios siempre está actuando, siempre esta haciendo algo, siempre quiere hacer algo sea en el mundo, en cada país, ciudad, pueblo o iglesia. En vez de gastar energías en actividades y programas sería mejor velar y orar y preguntar ¿Señor que estás haciendo? Y cuando el Señor nos responda entonces hacer lo mismo que El está haciendo. De esta manera nuestros esfuerzos y nuestra inversión se maximizaran con resultados perdurables en nuestra vida, ministerio e iglesias.

En este preciso instante se lo estoy preguntando y diciéndole: Señor aquí estoy velando y orando quiero involucrarme en lo que estás haciendo, quiero saber cuándo es el tiempo señalado para mi vida, familia, ministerio, iglesia, país y humanidad entera y que debo hacer.

Que no nos esté pasando como al pueblo judío. Cuantas veces Jesús ha podido pasar por nuestras vidas, familias o iglesias queriendo hacer algo y ni siquiera nos damos cuenta de que es el tiempo de su visitación.

Señor perdona los superficiales que hemos sido hasta ahora. Perdónanos por invertir mal el Cronos y por eso no conocer el Kairos.

Dios les bendiga

martes, 14 de junio de 2011

Deléitate En Dios y El Te Concederá Las Peticiones De Tu Corazón Salmo 37:4

Ayer veíamos lo que es la verdadera zona de comodidad. Aquellos que llegan a un nivel de intimidad con Dios que estar en su presencia es un placer, es su sitio mas cómodo y en ella encuentran todo el entretenimiento y recreación para sus almas son los que llegan a estar plenos. Al conocer y experimentar todo este deleite no lo cambian por nada, porque se han dado cuenta que los demás son deleites inferiores, insignificantes y sin valor alguno, en comparación con lo que encuentran en la presencia de Dios. La misma palabra hebrea de Isaías 58:14, la encontramos en este salmo. Este versículo es muy usado para decir que Dios nos concederá todas las peticiones del corazón pero no tienen en cuenta la profundidad del significado de la palabra deléitate en el texto. Aquellos a los que Dios concederá las peticiones de su corazón son los que viven en su zona de comodidad. Aquellos que no salen de su presencia, que encuentran todo lo que necesitan allí y que están plenamente satisfechos en El. Como vemos, esta promesa no es para todos. Solo los que en verdad se deleitan en El, son los que adquieren el derecho de que las peticiones de su corazón sean concedidas y la razón es sencilla, aquel que se deleita en Dios de verdad nunca va a pedir nada que no sea la voluntad de Dios para su vida, es por eso que todas las peticiones serán contestadas (Contrastar con Santiago 4:3). Es muy difícil entender esto si nunca hemos experimentado este tipo de deleite. ¿Sera que Dios puede satisfacer plenamente mi alma que nada de lo que hay en el mundo me atraerá en lo mas mínimo?. Pues sí. ¿Que es lo que hay que hacer?. Comenzar desde hoy una nueva etapa con Dios y la meta final debe ser llegar a tener una relación con Dios donde el deleite sea el común denominador. Dios se deleita conmigo y Yo me deleito con El. No es fácil, hay que luchar, perseverar, ser constantes y defender a toda costa y a cualquier precio nuestro tiempo de intimidad con El y sobretodo apartarse del pecado. Ten en cuenta esto: En la vida religiosa no hay deleite, el deleite lo encuentras en la presencia de Dios. ¿Estas dispuesto a comenzar?. Te aseguro que vale la pena.

Dios te bendiga

lunes, 13 de junio de 2011

La Verdadera Zona De Comodidad Isaías 58:14

Hoy comencé a estudiar la palabra “Deleite” en la Biblia. Los textos que estoy mirando tienen que ver con el deleitarse en Dios y oh sorpresa. Cuando voy al hebreo a estudiar la palabra deleite en Isaías 58:14 me encuentro con lo siguiente: En primer lugar, significa “complacerse en” o “agradarse en”, es decir, aquel que se deleita en Dios se complace en obedecerlo y se agrada en someterse a Él, siente placer siguiendo al Señor. En segundo lugar y al mirar las variantes gramaticales de la palabra, encontramos que también significa, comodidad, suavidad, delicadeza y ternura, es decir, aquel que se deleita en Dios esta cómodo en su sentido completo y en tercer lugar, aquel que se deleita en Dios se entretiene totalmente, no hay lugar para otro tipo de entretención. No les voy a negar que mientras escribo estoy sintiendo un fuerte impacto en mi corazón. Tres palabras, Placer, comodidad y entretenimiento. Son tres cosas que muchos no pensamos encontrar en Dios, ni en Jesús, ni siendo espirituales y en vivir vidas santas. Sin embargo al estudiar someramente nos encontramos que el placer, la comodidad y el entretenimiento y la recreación completa del alma se dan en deleitarnos en Dios, en su Presencia, en su Palabra. Que equivocados estamos cuando pensamos que el placer esta en otras cosas, que la comodidad esta en otras cosas, que el entretenimiento y la recreación esta en otras cosas y buscamos llenar nuestra alma y nuestro corazón con múltiples actividades encaminadas precisamente a encontrarlas. Jamás se nos ha pasado por la cabeza encontrar estas tres cosas en Dios. Lo que pasa es que nunca hemos tenido la experiencia de encontrar placer, comodidad y recreación o entretenimiento para nuestra alma en su presencia, en seguirlo, en adorarlo y en estudiar su Palabra, por eso pensamos que no es posible y muchas veces nos sentimos aburridos en la vida cristiana. El reto en esta mañana es: Busquemos al Señor de corazón y pidámosle a Él, que nos lleve a experimentar placer, comodidad y recreación para nuestra alma en su presencia y cuando esto pase no vamos a querer salir de ella nunca. Por eso David decía: “Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos”. La presencia de Dios es la verdadera zona de comodidad.

Dios les bendiga

sábado, 11 de junio de 2011

Religión y Política

Se ha vuelto muy común que en épocas pre electorales, se escuchen noticias sobre la visita de candidatos sea cual sea su aspiración, a templos, iglesias, comunidades religiosas, etc. Estas visitas no hacen parte de un acercamiento a Dios y mucho menos de una reflexión de los candidatos acerca del papel que entrarían a jugar si salen elegidos, ni de como ejercerían el poder que el pueblo les otorgaría y tampoco de como beneficiarían a la ciudad en caso de obtener sus credenciales. La razón simple y contundente es que las comunidades religiosas por su crecimiento, aglutinan una gran cantidad de gente. Para los candidatos son potenciales votantes. Por otra parte, muchos líderes religiosos les han seguido el juego a los políticos a cambio de algunas prebendas o concesiones especiales para sus comunidades poniendo el interés particular sobre el general. Este tipo de comportamiento riñe con los principios de Dios. Estoy perjudicando a mi prójimo apoyando tácitamente a un candidato aunque este vaya a gobernar mal y a perpetuar la corrupción, en perjuicio de mi prójimo. Lo anterior va contra el segundo gran mandamiento “Amaras a tu prójimo como a ti mismo”. Apocalipsis 13, describe el cuadro completo. Dos bestias. Una grande y una pequeña. La política. La pequeña: La Religión. En este capítulo, se muestra como el la política utiliza a la Religión para manipular y controlar al pueblo en aras de perpetuarse en el poder y que no haya ningún tipo de protesta contra la corrupción. Política y Religión son incompatibles. Que las hayan mezclado para provecho de algunos, es diferente. Se supone que la Religión sea cual sea y en el caso de la mayoría cristiana, es la guardiana de la verdad, de la rectitud y la promotora de la justicia social. Cuando esta se mezcla con la política pierde de inmediato su autoridad, es sal que ha perdido su sabor. Ningún Sacerdote, Pastor o líder religioso alguno debe prestar el altar o pulpito de las iglesias para que se haga proselitismo político y mucho menos inducir a la feligresía a apoyar a un candidato en particular. Eso es perverso!. Más bien debe enseñar a los feligreses a juzgar con rectitud, a tener parámetros para elegir un candidato y votar bien, además de promover el voto libre y a conciencia. Los templos y las iglesias no son para hacer campañas políticas, ni proselitismo de ningún tipo. Mal hace el que acolita tal tipo de actos. En época pre electoral, todos los candidatos piden oración, tratan de mostrar un lado espiritual e interés por gobernar bien pero cuando llegan al poder traicionan al pueblo que los eligió, y la iglesia ni ninguna comunidad religiosa debe patrocinar esto. Como cristiano que soy me pregunto: ¿Qué haría Jesús?. Seguramente lo veríamos con el látigo en la mano limpiando su casa. “Y entró Jesús en el templo y echó fuera a todos los que compraban y vendían en el templo, y volcó las mesas de los cambistas  y los asientos de los que vendían las palomas. Y les dijo: Escrito está: “Mi casa sera llamada casa de oracion ”, pero vosotros la estáis haciendo cueva de ladrones. Mateo 21:12-13.

Ojala reflexionemos sobre el tema. La Fe es la Fe, la Política es la Política, Son como el agua y el aceite, no se pueden mezclar, y si se mezclan la una corrompe a la otra, es decir, la fe termina corrompiéndose (Ejemplos hay y muchos). La invitación es a no usar la religión como instrumento para manipular al pueblo. Pregunto: ¿Ver que otros pueblos y ciudades progresan y nosotros seguimos casi igual que hace 40 años no es suficiente?. Seamos sensatos.

jueves, 9 de junio de 2011

Aviva El Fuego

Este es el consejo que una vez le dio el apóstol Pablo a Timoteo, y precisamente se lo dice de esa manera porque la responsabilidad de mantener el fuego avivado, encendido, con llama flameante y alta era de Timoteo. Nadie podía hacer eso por El. Muchos buscamos que oren por nosotros, muchos buscamos que nos incluyan en cadenas de oración o en peticiones de intercesión y otros hasta hacemos pactos (pagamos), para que otros oren por nosotros. Cuan equivocados estamos. Nadie puede hacer lo que yo he dejado de hacer. Es responsabilidad mía y de nadie más que mi vida espiritual se mantenga, se sostenga. Por otra parte, muchos queremos un mover de Dios sobrenatural (Avivamiento) y pensamos que solo con desearlo Dios va a estremecer los cielos y la tierra. Atraves de la historia, los avivamientos se han dado como resultado de la oración, la consagración y la dedicación de un pueblo que ama a Dios y pone a Jesús y su Reino por encima de todo. Que hay que orar?, es cierto, pero también hay que apartarse delo pecado, consagrarse a Dios y dedicarse a hacer lo que El quiere que hagamos, es decir, meternos en su agenda y no como hacemos muchas veces, hacemos una agenda y metemos a Dios en ella. Aviva el fuego es la Palabra que Dios tiene para nosotros hoy. Queremos una vida plena, llena, controlada por el Espíritu Santo, rebosante, consagrada?. Busquemos a Dios, arrepintámonos de corazón, consagrémonos a Él y estemos cada día constantes en oración y veremos como el fuego crece día a día en nuestros corazones. Preguntémonos: ¿Cómo esta nuestro corazón?, ¿Encendido, flameante o apagado y en cenizas?. Dios nos dice en esta mañana: Aviva el Fuego, no pretendas que nadie lo haga por ti y además nadie puede hacerlo por ti. ¿Tomaras hoy la decisión de volver a comenzar si es necesario?. Solo en su presencia hay plenitud de gozo.

“Si mi pueblo se humillare y oraren y buscaren mi rostro y se arrepintieren de sus malos caminos, entonces y oiré desde los cielos, perdonare sus pecados y sanare su tierra”. 2 De Crónicas 7:14 (Paráfrasis).

Dios les bendiga