jueves, 29 de agosto de 2013

A EL OID Marcos 9:1–13 Por Pastor Joaquín Madera

Introducción: La gente se convierte en lo que escucha. Si escuchas al político, terminas hablando y justificándote como el político. Si escuchas al legalista, terminas siendo legalista, si escuchas al violento terminas siendo violento. Pero si escuchas a Jesús, terminas siendo como él.

En este relato el autor sagrado presenta a Jesús, entre las voces de dos hombres que hablaron por años a la nación de Israel, fueron la inspiración de muchos.

Propuesta: Escuchando a Jesús, para que el cielo descienda a la tierra.

¿Cómo podemos escuchar a Jesús? Teniendo intimidad, despiertos para ver y atentos muy atentos para escuchar.

Este relato sus discípulos vieron la gloria de hombres muy importantes para la historia de su pueblo, para quedarse con la gloria, voz y misión de – Jesús.

¿Bajo qué contexto se da el relato? ¿Cuándo se da?

8 días después de la declaración de Pedro – la cual estuvo relacionado con Moisés, Elías, Jeremías o Juan el Bautista.

- Es el mesías, pero no el político liberador del imperio (Moisés), sino uno que se entregaría. Sus seguidores también deberían hacerlo.

Les aseguró que algunos de ellos verían su gloria – ¿Como lo hizo?

1. TENIENDO INTIMIDAD - ¿Qué paso? Los apartó de la multitud y a estos del grupo

a. Estando en oración, se transformó. Eso lo informa Lucas.

Implicación: Cuando entramos en intimidad a través de la oración hay transformación de la vida, el carácter, la gente se vuelve mas atractiva.

- Cuando vean a alguien gruñendo y pataleando es porque no está orando.

¿Qué más ocurre en la vida de intimidad?

b. La gloria de Dios desciende

Es algo que sobrepasa lo sobrenatural – Es un cuadro del cielo en su segunda venida en gloria.

Dios siempre ha querido hacer transformaciones y mostrar su gloria ¿Qué espera de nosotros?

2. DESPIERTOS PARA VER

¿Qué le paso a Pedro, Juan y Jacobo? Se durmieron. Que contraste, fueron llamados para orar, pero se quedaron durmiendo. Estos hombres como representan a la iglesia. Pero la gloria del señor nos hace abrir los ojos para que veamos ¿Qué vieron?

A Moisés y a Elías ¿Por qué a estos hombres? Estos hombres eran un referente para la nación- estaban compitiendo por la identidad y misión de Jesús. Recordar como lo asociaron con ellos al procurar definirlo.

Moisés= Liberador – Legislador. Tenían mucho celo y respeto de él. Rayaban en la veneración de este hombre. Su rostro alguna vez resplandeció, ahora se opacó ante la fuente de luz que lo hizo resplandecer en el monte Sinaí.

Moisés es la voz de la ley, de la liberación a través de juicios del opresor

Elías= el profeta de los milagros y los juicios – Relatar lo que hizo – Dios le respondió con fuego, pero no le habló ni a él, ni al pueblo. Por eso no hubo transformación ni en él, ni en el pueblo. Solo cuando estuvo en la cueva a solas, Dios le habló.

Vinieron a hablar con Jesús acerca de su partida y muerte a Jerusalén – Me imagino que cada uno lo invito a seguir su estilo – pero dijo: NO YO VOY POR LA MUERTE.

Pedro y sus compañeros están frente a algo extraordinario Moisés y Elías se van --- Pedro quiere retenerlos. ¿Cómo es posible que se vayan? Que se queden.

Hay dos cosas:

- Queremos quedarnos en la contemplación (Hay momentos que no deberían terminar. Hay segundos que tendrían que ser eternidad cuando tu espíritu Señor se toca con el mío y mi corazón estalla en adoración. Te adoro mi Señor, no hay nada alrededor, solo estamos tú y yo)

- Queremos retener los modelos y voces de los hombres importantes. Queremos seguir apegados a lo que conocemos.

Implicación: la contemplación es buena, pero no podemos quedarnos en ella – Hay que bajar del monte para entrar en acción. Abajo hay endemoniados, padres desesperados.

- Los hombres por importantes que sean vienen y se van, solo Jesús queda con nosotros.

Estando en esta propuesta (Hacer enramadas) – es interrumpido por el creador de esta escena y les va a decir: yo les mostré a Moisés y a Elías – Ellos no son los hombres a escuchar.

3. ATENTOS A ESCUCHAR

La escena es interrumpida por una voz, la voz celestial. Si Dios no habla, las manifestaciones milagrosas no tienen sentido, ni transforman la vida.

Jesús es la voz entre las voces.

Dios te da opciones de escuchar otras voces, pero la única que vale la pena escuchar es la de Jesús.

Moisés= es la voz de la ley con trueno que espanta.

Elías: Es las voz del Juicio con fuego que mata

Jesús: Es la voz del amor, el perdón y reconciliación, que te trae el cielo a la tierra para que lo disfrutes.

La pregunta es ¿Estamos escuchando a Jesús? ¿Lo escucharon los discípulos en mención? Parece que no 9: 44 Voy a ser entregado. 9: 46 Ellos estaban peleando el poder, Estaban siendo sectaritas 9: 49 9:54 Los de la visión seguían escuchando a Elías. Querían pedir fuego del cielo.

¿Cómo nos parecemos nosotros a ellos aun en nuestras oraciones? Muchas veces se escuchan las voces del resentimiento, de la venganza, del sectarismo religioso.

Ilustración: El señor es el mesías que se entrego por la humanidad, el no quiere cruzadas para defenderlo, el solo quiere que le obedezcamos – María fue quien lo escuchó y no estuvo presente en la visión. Ejemplo de Musulmanes.

REFLEXIONES

Para escuchar a Jesús hay que tener INTIMIDAD. Si no hay intimidad no habrá transformación. Para escuchar a Jesús hay que estar DESPIERTOS, sino lo estamos nos perdemos LA GLORIA DE DIOS. Para poder escuchar a Jesús, hay que estar atentos, necesitamos oídos atentos para escuchar la voz de Dios. Jesús es la voz a ESCUCHAR.

Hay hombres influyentes en la vida, pero Jesús es la única voz a escuchar. Posiblemente Pastores, evangelistas, etc.

Los hombres vienen y se van, pero solo Jesús queda con nosotros. Los caudillos nunca permanecen, siempre se van. Ej de Chávez.

Escatología: Moisés murió, Jesús lo resucitará. Elías fue Arrebatado, pero el Señor arrebatara a su iglesia.

CONCLUSION

¿Qué voz estamos escuchando? Si escuchamos a Jesús, nos pareceremos a él.

Escuchando a Jesús, Las demás voces pierden su importancia. La voz del cielo es muy clara “este es mi hijo amado a EL OID”. Escuchemos a Jesús, y el cielo siempre descenderá para estar con nosotros.

domingo, 25 de agosto de 2013

DESUBICADOS JUECES 21:25

INTRODUCCION:

La vida de Sansón refleja lo que fue la época de los Jueces para Israel. El pueblo vivía totalmente desubicado, confundido por el pecado, cada uno vivía de acuerdo a su propio saber y entender.

Como se puede definir una persona desubicada:

- Es aquella que actúa por impulsos.

- Es aquella que no piensa en las consecuencias de sus actos.

- Es aquella que a pesar de sus errores vuelve a cometerlos y nunca aprende de ellos.

- Es aquella que no se somete a las reglas.

- Es aquella que frente a una situación no actúa como corresponde.

¿Es posible que en la iglesia muchos de nosotros estemos desubicados?

Sansón fue un hombre desubicado por qué:

I. TUVO EN POCO SU ELECCION.

Exegesis:

- Sansón es un milagro. Su madre era estéril. Su nacimiento fue planeado por Dios para que este hombre cumpliera una misión especial. “Librar al pueblo de Israel de mano de los filisteos”.

- Su padre y su madre fueron informados por Dios del asunto y durante su niñez, adolescencia y juventud Sansón fue instruido por ellos en cuanto al propósito de Dios con su vida.

- Sansón fue educado y levantado para que tuviera un carácter que le permitiera cumplir la misión que se le encomendó.

- “El niño será consagrado a Dios desde antes de nacer hasta el día de su muerte”.

Los elegidos de Dios son milagros. Se repite la historia una y otra vez en el AT. Isaac y Samuel por ejemplo. De Isaac nace Israel y Samuel tuvo un ministerio profético destacado.

Dios elige a un hombre con un propósito, con una misión específica. Para que el propósito de Dios se cumpla es requisito consagrarse a Él, sin embargo par Sansón ser el elegido de Dios no fue importante, no le dio la seriedad que esto merecía.

Miremos la Iglesia.

Efesios 1:4-14.

- Tú y yo fuimos elegidos antes de nacer.

- Para ser santos. (Consagrados).

- Adoptados hijos suyos.

- Redimidos.

- Con propósito.

- Herederos.

- Para alabanza de su Gloria.

- Marcados.

Es lo mismo. Es igual. La elección de Sansón y la nuestra, solo que a nosotros se nos amplia más el asunto. Mientras que a Sansón se le dice que es consagrado para un propósito, a nosotros se nos dice que fuimos elegidos para ser santos, para ser hijos, para ser redimidos, para ser herederos, para ser marcados y para alabanza de su gloria.

¿Qué les parece?

¿Cuál es el punto?

Resonancia:

Veamos tres resonancias. Para el mundo judío de la época de Sansón, para el mundo y para la iglesia.

- Para el mundo judío: El libro de los jueces termina con una frase contundente: “En aquella época no había rey en Israel; cada uno hacia lo que bien le parecía”.

- La vida de sansón fue el reflejo de la situación de su época. Israel era un pueblo de escasa espiritualidad, a quien le importaba poco su elección como pueblo de Dios y a quienes les importaba más su seguridad que su fe. (Israel frente al mar rojo).

- Para el mundo: Hoy día la situación es más grave. Vivimos en un mundo al que no le interesa lo espiritual. Un mundo que vive atraves de los sentidos y cuyo fin es encontrar placer carnal en todo lo que haga.

- Para la Iglesia: A la iglesia de hoy parece no importarle ser la elegida. La iglesia de hoy es una iglesia sin norte, que no sabe que es lo que quiere ni para donde va. Es una iglesia confundida, que vive su espiritualidad en una mezcla de fe y pecado y se siente bien así.

- El hecho de ser elegidos debería marcar nuestras vidas. La elección es una marca de Dios para la Iglesia que debería producir en ella la decisión de consagrarse a Dios,

- La moda es agradar al mundo y estar bien con Dios. Es igual al tiempo de los jueces. “Cada uno hacia lo que bien le parecía”. Lamento decirle que eso no es posible.

- Si fuéramos un pueblo que entendiera y valorara la elección tuviéramos vidas consagradas.

- ¿Qué efecto produce en mí el saber que fui elegido por Dios?. El resultado de entender y apreciar la elección es una vida consagrada. Si no entendemos lo extraordinario de ser elegidos viviremos desubicados.

II. TUVO EN POCO LA PALABRA.

Exegesis:

Sansón fue un hombre instruido en la ley.

Sansón sabía que para conservarse consagrado a Dios debía observar la ley.

Paradójicamente lo que hizo en casi toda su vida fue violarla.

El primer hecho que se registra esta en el capítulo 14:1-4. Vio una mujer filistea y se emocionó tanto que enseguida le dijo a sus padres que la quería por esposa. Primera violación.

Luego sus padres intentan persuadirlo y le dicen que si en Israel no hay mujer que le sirva. Sansón no oye el consejo de sus padres. Segunda violación. (En aquella época los padres escogían las esposas de los hijos).

Coloca a su esposa en una posición difícil cuando da una adivinanza en plena fiesta de bodas. Los filisteos la presionan y la hacen que les revele el acertijo luego que Sansón le cuenta. Para pagar la deuda va y mata a 30 filisteos. Deja a su esposa y al mes la vuelve a buscar. Su padre la había entregado a un amigo seguro de que sansón la odiaba. Lleno de ira quema los sembrados de los filisteos en venganza. Estos a su vez matan a la esposa y a su suegro, después masacra a una gran cantidad de filisteos y se esconde en una cueva.

Conclusiones de esta parte.

Sansón conocía la Palabra pero no la practicaba.

Sansón era un hombre gobernado por sus emociones.

Sansón era un hombre caprichoso. Lo demuestra el hecho que a la primera dificultad abandono a su esposa. La amaba en realidad?.

Comenzó a desobedecer y no reflexiono hasta el día de su muerte.

Su descenso fue paulatino. “Sansón descendió a Timnat”. No tenía nada que hacer allá. Fue al lugar equivocado y se expuso.

Resonancia:

Para el mundo judío de la época:

“Cada uno hacia lo que bien la parecía”. La vida de Sansón era un mensaje para el pueblo de Dios. El mensaje consistía en que el pueblo se diera cuenta de cómo se destruía una vida a causa de la desobediencia. Los israelitas fueron testigos de la caída paulatina de Sansón, pero sin embargo no copiaron el mensaje. El pueblo de Israel siguió siendo un pueblo emocional y caprichoso. (Cuando pidieron carne en el desierto por ejemplo).

Para el mundo actual:

Vivimos el tiempo de la imagen, de lo audiovisual. Nos llaman la atención los conciertos, los eventos. El mundo no quiere estudiar, no quiere leer, eso le aburre. Miren los muchachos de hoy.
Vivimos el tiempo del relativismo: No hay cabida para lo absoluto. En todas las religiones esta la verdad. No es la palabra si no una de las palabras. “Todo depende del cristal con que se mire”. Hoy anteponemos nuestro pensamiento, nuestra filosofía de vida a la palabra.

El Utilitarismo: El dicho de Dios no es tan importante como el hecho de Dios. Se ha desplazado a la palabra por los milagros.

El mundo hace lo que bien le parece.

Para la Iglesia:

Conocemos la Palabra de Dios. Somos eruditos pero no la practicamos.

En su mayoría, la iglesia es una comunidad gobernada por las emociones. Las emociones nublan el entendimiento y no nos permiten ver lo que Dios quiere para nuestra vida.

En su mayoría la iglesia es una comunidad caprichosa. Si no hacen lo que digo, si no me dan lo que pido, si la iglesia no se maneja como yo pienso entonces no sirve.

Hoy en día muchas vidas de cristianos poco a poco van en descenso, hacia la ruina y parece que no estuviera pasando nada.

Hoy en día cada uno hace lo que bien le parece y lo peor están convencidos de que están en lo correcto.

Nos exponemos al pecado plenamente y este nos atropella.

Santiago nos amplía el tema: 1:22-25

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

23

Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

24

Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.

25

Más el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

III. TUVO EN POCO SU MISION

Sansón vino al mundo con una misión. Liberar al pueblo de Israel del yugo de los filisteos. Él lo sabía. Él debía ser un líder inspirador que llevara al pueblo hacia su libertad.

Sansón debía gobernar a Israel, sin embargo su vida la pasó de mujer en mujer, matando muchas veces sin razón alguna, escondido en una cueva o prisionero de los filisteos. En su vida fue de un pecado tras otro.

Les pregunto: ¿Encontramos nosotros en la vida de Sansón que él le haya dado el primer lugar al cumplimiento de la misión que Dios le había encomendado?. No.

Para Sansón destruir a los filisteos se convirtió en algo personal. No tuvo en cuenta al pueblo para nada. Jueces 15:9-11.

Es más, en un momento se convirtió en una carga para su pueblo. Lo fueron a buscar tres mil hombres y le dijeron: “¿Por qué nos haces esto? Y Sansón respondió: Simplemente les he hecho lo que ellos me hicieron a mí”. Luego se entrega para que el pueblo no fuera masacrado por los filisteos.

Luego se enreda con Dalila y termina revelando de manera absurda el secreto de su don. A él no le importaba su misión sino el placer de una ramera.

Resonancia:

Para el mundo judío:

Al pueblo judío de la época poco le importaba Dios. Les importaba su comodidad.

Al pueblo judío de la época poco le importaba dar testimonio de Dios.

El hecho que Sansón fuera tan insensato no fue extraño para ellos. Eran iguales.

El pueblo aparece cuando su seguridad y comodidad es amenazada por los actos de Sansón.

Para el mundo actual.

Vivimos en un mundo hedonista. De total autocomplacencia.

Dios ha sido relegado.

Que alguien actúe de cierta forma a nadie lo escandaliza. Los excesos ya se han vuelto normales.

A nadie le importa el bien general sino que impera el egoísmo.

Para la Iglesia:

Hoy se nos predica comodidad, comodidad y comodidad. Dios se ha vuelto el mensajero nuestro. El empleado de servicios generales. La obligación de Dios es darnos pero yo no estoy obligado a darle nada a Dios.

A la iglesia de hoy le importa más la imagen y la apariencia que la práctica del evangelio. No nos preocupa nuestro mal testimonio.

La iglesia de hoy es como aquella montaña que produce eco. Todo le rebota.

La iglesia de hoy está igual al mundo. Nos importa complacernos. Nos hemos vuelto egoístas, soberbios, envidiosos y murmuradores de todo aquello que nos amenaza.

El creyente de hoy se ha vuelto una carga para la iglesia en vez de una bendición. Muchos de nosotros nos la pasamos generando problemas y conflictos en la Iglesia. ¿Qué generamos nosotros en la Iglesia?. Somos de los que damos amor, apoyamos la obra, oramos por los demás, ayudamos a los demás o somos de los que pasamos causando malestar en la comunidad. Que generamos en nuestra familia, trabajo, amistades. Analicemos.

No hay nada más pesado que una vida vacía.

A estas alturas muchos pensaran que estoy equivocado y que esta predicación no pasa el examen porque en el versículo 4 del capítulo 14 dice que era de parte de Dios que Sansón tuviera esposa filistea. Yo también lo creo, pero lo que no era de parte de Dios fue todo lo que paso después.

1 de Pedro 2:9-10

9 Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia.

¿Cómo estamos anunciando las virtudes?. Las virtudes no se anuncian con las palabras se anuncian con la vida.

CONCLUSION.

¿Y DONDE ESTA DIOS?

Sabe que me conmueve. LA SOBERANIA DE DIOS EN ESTE ASUNTO. La vida de Sansón no fue la ideal, fue un desastre. Sin embargo al final Dios cumple su propósito con Sansón.

Dios tiene misericordia de Sansón y lo respalda.

Dios tuvo compasión de Sansón a lo largo de 20 años, en los que Dios retarda su juicio. El Señor no le abandona a pesar de sus actos de desobediencia. Sansón se pasó toda su vida diciendo que sus actos eran la voluntad de Dios, convencido de que estaba en lo correcto. Al final el Señor se aparta de él y cae.

Al final de su vida reflexiona y se arrepiente.

Sin embargo la vida de Sansón fue la de un hombre desubicado, confundido entre sus emociones y la voluntad de Dios.

Es posible que la vida de sansón se parezca a la de muchos de nosotros, sin embargo Dios nunca nos ha abandonado, nos ha tenido paciencia, ha retardado su juicio. Dios está esperando nuestra reflexión.

Es posible que la vida de muchos de nosotros hoy sea un completo desastre. Nadie lo sabe. Solo Dios y yo. ¿Qué vamos a hacer?.

La invitación de Dios es a reflexionar, arrepentirnos, aceptar su misericordia y perdón.

Pidámosle a Dios que el sabernos elegidos nos marque, que nos ayude desde hoy a seguir su palabra, a consagrarnos a EL, a rendirle la vida y a llevar a cabo la misión que nos ha encomendado a su manera.

No importa lo desubicados que estemos. Dios nos espera.

Dios les bendiga