jueves, 29 de agosto de 2013

A EL OID Marcos 9:1–13 Por Pastor Joaquín Madera

Introducción: La gente se convierte en lo que escucha. Si escuchas al político, terminas hablando y justificándote como el político. Si escuchas al legalista, terminas siendo legalista, si escuchas al violento terminas siendo violento. Pero si escuchas a Jesús, terminas siendo como él.

En este relato el autor sagrado presenta a Jesús, entre las voces de dos hombres que hablaron por años a la nación de Israel, fueron la inspiración de muchos.

Propuesta: Escuchando a Jesús, para que el cielo descienda a la tierra.

¿Cómo podemos escuchar a Jesús? Teniendo intimidad, despiertos para ver y atentos muy atentos para escuchar.

Este relato sus discípulos vieron la gloria de hombres muy importantes para la historia de su pueblo, para quedarse con la gloria, voz y misión de – Jesús.

¿Bajo qué contexto se da el relato? ¿Cuándo se da?

8 días después de la declaración de Pedro – la cual estuvo relacionado con Moisés, Elías, Jeremías o Juan el Bautista.

- Es el mesías, pero no el político liberador del imperio (Moisés), sino uno que se entregaría. Sus seguidores también deberían hacerlo.

Les aseguró que algunos de ellos verían su gloria – ¿Como lo hizo?

1. TENIENDO INTIMIDAD - ¿Qué paso? Los apartó de la multitud y a estos del grupo

a. Estando en oración, se transformó. Eso lo informa Lucas.

Implicación: Cuando entramos en intimidad a través de la oración hay transformación de la vida, el carácter, la gente se vuelve mas atractiva.

- Cuando vean a alguien gruñendo y pataleando es porque no está orando.

¿Qué más ocurre en la vida de intimidad?

b. La gloria de Dios desciende

Es algo que sobrepasa lo sobrenatural – Es un cuadro del cielo en su segunda venida en gloria.

Dios siempre ha querido hacer transformaciones y mostrar su gloria ¿Qué espera de nosotros?

2. DESPIERTOS PARA VER

¿Qué le paso a Pedro, Juan y Jacobo? Se durmieron. Que contraste, fueron llamados para orar, pero se quedaron durmiendo. Estos hombres como representan a la iglesia. Pero la gloria del señor nos hace abrir los ojos para que veamos ¿Qué vieron?

A Moisés y a Elías ¿Por qué a estos hombres? Estos hombres eran un referente para la nación- estaban compitiendo por la identidad y misión de Jesús. Recordar como lo asociaron con ellos al procurar definirlo.

Moisés= Liberador – Legislador. Tenían mucho celo y respeto de él. Rayaban en la veneración de este hombre. Su rostro alguna vez resplandeció, ahora se opacó ante la fuente de luz que lo hizo resplandecer en el monte Sinaí.

Moisés es la voz de la ley, de la liberación a través de juicios del opresor

Elías= el profeta de los milagros y los juicios – Relatar lo que hizo – Dios le respondió con fuego, pero no le habló ni a él, ni al pueblo. Por eso no hubo transformación ni en él, ni en el pueblo. Solo cuando estuvo en la cueva a solas, Dios le habló.

Vinieron a hablar con Jesús acerca de su partida y muerte a Jerusalén – Me imagino que cada uno lo invito a seguir su estilo – pero dijo: NO YO VOY POR LA MUERTE.

Pedro y sus compañeros están frente a algo extraordinario Moisés y Elías se van --- Pedro quiere retenerlos. ¿Cómo es posible que se vayan? Que se queden.

Hay dos cosas:

- Queremos quedarnos en la contemplación (Hay momentos que no deberían terminar. Hay segundos que tendrían que ser eternidad cuando tu espíritu Señor se toca con el mío y mi corazón estalla en adoración. Te adoro mi Señor, no hay nada alrededor, solo estamos tú y yo)

- Queremos retener los modelos y voces de los hombres importantes. Queremos seguir apegados a lo que conocemos.

Implicación: la contemplación es buena, pero no podemos quedarnos en ella – Hay que bajar del monte para entrar en acción. Abajo hay endemoniados, padres desesperados.

- Los hombres por importantes que sean vienen y se van, solo Jesús queda con nosotros.

Estando en esta propuesta (Hacer enramadas) – es interrumpido por el creador de esta escena y les va a decir: yo les mostré a Moisés y a Elías – Ellos no son los hombres a escuchar.

3. ATENTOS A ESCUCHAR

La escena es interrumpida por una voz, la voz celestial. Si Dios no habla, las manifestaciones milagrosas no tienen sentido, ni transforman la vida.

Jesús es la voz entre las voces.

Dios te da opciones de escuchar otras voces, pero la única que vale la pena escuchar es la de Jesús.

Moisés= es la voz de la ley con trueno que espanta.

Elías: Es las voz del Juicio con fuego que mata

Jesús: Es la voz del amor, el perdón y reconciliación, que te trae el cielo a la tierra para que lo disfrutes.

La pregunta es ¿Estamos escuchando a Jesús? ¿Lo escucharon los discípulos en mención? Parece que no 9: 44 Voy a ser entregado. 9: 46 Ellos estaban peleando el poder, Estaban siendo sectaritas 9: 49 9:54 Los de la visión seguían escuchando a Elías. Querían pedir fuego del cielo.

¿Cómo nos parecemos nosotros a ellos aun en nuestras oraciones? Muchas veces se escuchan las voces del resentimiento, de la venganza, del sectarismo religioso.

Ilustración: El señor es el mesías que se entrego por la humanidad, el no quiere cruzadas para defenderlo, el solo quiere que le obedezcamos – María fue quien lo escuchó y no estuvo presente en la visión. Ejemplo de Musulmanes.

REFLEXIONES

Para escuchar a Jesús hay que tener INTIMIDAD. Si no hay intimidad no habrá transformación. Para escuchar a Jesús hay que estar DESPIERTOS, sino lo estamos nos perdemos LA GLORIA DE DIOS. Para poder escuchar a Jesús, hay que estar atentos, necesitamos oídos atentos para escuchar la voz de Dios. Jesús es la voz a ESCUCHAR.

Hay hombres influyentes en la vida, pero Jesús es la única voz a escuchar. Posiblemente Pastores, evangelistas, etc.

Los hombres vienen y se van, pero solo Jesús queda con nosotros. Los caudillos nunca permanecen, siempre se van. Ej de Chávez.

Escatología: Moisés murió, Jesús lo resucitará. Elías fue Arrebatado, pero el Señor arrebatara a su iglesia.

CONCLUSION

¿Qué voz estamos escuchando? Si escuchamos a Jesús, nos pareceremos a él.

Escuchando a Jesús, Las demás voces pierden su importancia. La voz del cielo es muy clara “este es mi hijo amado a EL OID”. Escuchemos a Jesús, y el cielo siempre descenderá para estar con nosotros.

No hay comentarios: