viernes, 27 de febrero de 2015

MI REFUGIO SALMO 5:7

INTRODUCCION:

Si algo nos muestra el libro de los salmos, son hombres con una profunda relación con Dios. Esta relación se baso en el conocimiento de la ley y en la experiencia vivida por ellos durante su vida. Muestra este libro como ellos expresaban a Dios lo que sentían en las diferentes situaciones que enfrentaron y la manifestación de lo que Dios significaba para ellos. Una de las cosas que se repite en los Salmos con frecuencia es la frase “Dios es mi refugio”. El Salmo 5 nos muestra tres aspectos que podemos mencionar sobre el tema:

1. Dios como refugio es mi fortaleza: Es ciudad amurallada. Me protege de mis enemigos.

2. Dios como refugio es mi escape: Escape de la maldad del mundo y de mi propia maldad.

3. Dios como refugio es mi felicidad: Feliz de poder refugiarme en Dios y ser guardado del malo y de la maldad.

Es muy posible que David escribirá este salmo en medio de la situación con Absalón, su hijo. (Salmo 3).

Veamos el salmo:

I. MI FORTALEZA: Salmo 5:1-6; 8-10.

Exegesis:

David entra a la fortaleza en oración:

Como es su oración:

- Atiende: Clamor por la acción de Dios.

- Toma en cuenta mi gemir: Entiende mi dolor. Aunque mis palabras no sean entendibles a causa del llanto tú sabes lo que quiero decir.

- Escucha: Presta tu oído. Humanamente entre más rápido oigamos y prestemos atención a algo más rápido habrá una respuesta.

- Rey mío y Dios mío: Esta expresión se refiere al derecho que David tenía como súbdito. David debía a Dios obediencia, pero al mismo tiempo, podía pedir al Rey ayuda y protección.

- Por qué a ti orare: Total confianza en Dios.

- David no busco refugio en ninguna otra parte. Honro a Dios con su actitud.

- Esperare: Veré tu respuesta. Estaré pendiente de ella.

Pone a Dios al frente desde el inicio del día. Esto tiene que ver también con la tradición de los sacerdotes de ofrecer sacrificio de animales en la mañana. David se presentaba como sacrificio vivo.

De esta forma David constituía un cerco, un escudo sobre su vida. Ningún enemigo podía romper esta fortaleza.

En los versos 4 y 5, hay una garantía para David: Los malos no pueden entrar en este refugio. Por eso es su fortaleza. No tienen los malos entrada, por eso es su fortaleza.

En los versículos 9 y 10: David pide que Dios le haga justicia sobre sus enemigos. Si el tema está relacionado con Absalón, es muy posible que se refiera a Ahitofel. Su amigo y a quien consideraba su hermano y quien le traiciono.

Resonancia:

¿Qué nos dice hoy?

En contraste con el tipo de oración encontrada en el salmo 5 y el resto de los salmos, la oración hoy en día ha perdido profundidad. La oración que sale de lo profundo del alma ha sido remplazada por devocionales hechos a la medida del cristiano de hoy. Cortos, rápidos y con mensaje incluido, uno para cada día del año. La oración que es producto de una relación con Dios y que resulta de conocerlo a El en la intimidad, ha sido remplazada por muchas formas de hacer devocionales con tiempos definidos para cada actividad que dan la sensación al creyente que ya cumplió con Dios. Aclaro que no estoy en contra de los devocionales, estoy en contra de lo que pretenden ofrecer. No nos acomodemos que las herramientas devocionales nos sirvan de ayuda para crecer en nuestra relación con Dios. Nada podrá remplazar la oración que resulta de un cara a cara con Dios, de una experiencia acumulada de años de relación con el Señor. Da la sensación que Dios esta obligado a responderme. Cuanta falta nos hace llegar delante de Dios diciendo: Atiende, escucha, presta tu oído. La oración de hoy es mas un reclamo de derechos que una petición humilde ante el Rey, ante su majestad. Muchos de nosotros decimos Rey mío y Dios mío pero en la realidad no es así. Lejos estamos cuando creemos que Dios tiene que responder ante nuestros ruegos altivos. Hoy estamos ante una Iglesia sin confianza que no espera de Dios una respuesta sino que lo tiene como ultimo recurso. Muchos hemos adoptado la oración de mañana como una tradición religiosa. Para el cristiano orar antes de iniciar su día representa que tiene a Dios en primer lugar en su vida. Dedicarle a Dios los primeros minutos del día evidencia la rendición de un corazón no el cumplimiento de una actividad ritual sin sentido. Es tal el significado de la oración, de ese momento intimo con Dios que el mal no tiene entrada. La oración debe constituirse en mi fortaleza, la fortaleza donde Dios esta conmigo, habla conmigo, responde mis dudas y preguntas y me da las fuerzas para serle fiel. Es allí donde Dios nos protege de la hipocresía de este mundo.

Dios nos libre de tiempos de oración superficiales y sin sentido. Es hora de que nosotros entremos en una profundidad tal con Dios que esta sea nuestra fuerza para permanecer fieles en el camino del Señor.

II. MI ESCAPE: Salmo 5:7-8

Exegesis:

- Por tu gran Amor puedo entrar en tu casa: Con esta expresión David reconoce su imperfección. Ha hablado en los versículos anteriores de la maldad y del hombre malo. Lo llamativo es que el no presenta credenciales, más bien dice, tengo también mis debilidades y pecados. Por la abundante misericordia y amor de Dios. Es más un significado del pacto que hizo Dios con Israel. En otras palabras: Dios tu prometiste, yo ahora por tu gran amor apelo a esa promesa. Casa simboliza el sitio de encuentro con Dios, sitio en donde pueden entrar solo los que son familia.

- Me postrare: Me inclinare. Soy tu súbdito. En tu presencia me inclino ante ti.

- Santo: Palabra que denota la diferencia que hay entre la santidad de Dios y nosotros. David puede entrar a la casa a pesar de su condición.

- Reverencia: Profundo respeto hacia Dios.

8 Señor, por causa de mis enemigos,
    dirígeme en tu justicia;
    empareja delante de mí tu senda.

Este versículo tiene un especial significado dentro del salmo.

David se refiere en la forma como se presenta ante Dios y habla de la maldad y los malos.

Parafraseando el texto en un lenguaje más sencillo tomando como base la versión de la Palabra de Dios para Todos, el versículo lo expresamos de esta forma:

Primera parte: SEÑOR, ayúdame a llevar una vida justa aunque el malo y la maldad me acechen a cada instante.

Segunda parte: Haz que sea fácil para mí vivir de la manera que tú quieres.

David va a la casa de Dios a la que puede entrar por su amor. Se presenta con todo respeto y reverencia y ora de esta forma:

- Primera parte: Señor, no quiero ser como los malos. No permitas que la maldad de ellos me lleve a actuar igual. No permitas que la maldad que me rodea me afecte y te ofenda.

- Segunda parte: Señor, en este contexto de maldad, por favor, con tu poder has que no sea difícil para mí hacer lo que tú quieres.

- Esta oración muestra que para David que él se refugia en Dios para escapar de la maldad y del malo.

Resonancia:

Una de las cosas en la que he estado pensando en estos días es que nos hemos acostumbrado tanto al amor de Dios que ya no lo valoramos. Si nos preguntáramos hoy: ¿Qué significa el amor de Dios para mí?. ¿Cuál seria la respuesta?. No podemos perder de vista este detalle. David no lo perdió. ¿Cuántas conversaciones con Dios?, ¿Cuántas experiencias con Dios?. Sin embargo el entra en el lugar de oración diciendo: “Por tu gran amor, por la multitud de tus misericordias, por tu gracia, yo puedo entrar en tu casa”. Tengo que confesar que a mi me paso. Me acostumbre tanto a que tenía entrada a la presencia de Dios que esta perdió significado para mí. Desde Enero que vengo estudiando los salmos y entendido esto, mi vida de oración ha cambiado totalmente. Hay un acto de amor que se dio hace dos mil años. Por ese acto tengo entrada al lugar santísimo, a la misma presencia de Dios. Es algo que Dios hizo por iniciativa propia. ¿Cómo es que no lo apreciamos?. Entender que es por su amor que tengo entrada a su presencia me libra de la oración religiosa y altiva. Que no se nos olvide para que nuestro tiempo de oración recobre significado y sentido. Aparte de lo anterior, cuando vamos a la presencia de Dios, no entramos a cualquier parte, entramos al palacio del Rey de Reyes y Señor de Señores. Inclinado y postrado el corazón podemos orar ante su majestad. Cristo mismo nos protege de ser fulminados por su santidad. Recuperemos el respeto y la reverencia no solo en la oración sino también en la Iglesia.

Hoy día, muchos de nosotros nos presentamos delante de Dios sacando credenciales. No somos muy diferentes a ese fariseo que se daba golpes de pecho con un publicano al lado. Si hay algo que llama profundamente la atención en este salmo es que se presenta la presencia de Dios, la oración como el escape a la maldad que me rodea y a la maldad que hay en mi mismo. Nuestro principal clamor ha de ser: “Señor ayúdame a vivir una vida justa y piadosa, guárdame de la maldad que me rodea”. “Señor que para mi sea fácil hacer tu voluntad”. Se acuerdan de Mateo 6:33. Hoy nuestra oración se ocupa más de la bendición que del Dios que bendice. Eso hay que cambiarlo.

III. MI FELICIDAD. Salmo 5:11-12

Exegesis:

- Pero que se alegren los que en ti buscan refugio: Contraste con el malo que recibirá juicio.

- Los que se refugian en Dios tienen motivos paran estar felices. Los que se refugian en Dios serán recompensados con gozo y alegría.

- Es una alegría resultado de confiar en Dios.

- David disfrutaba refugiarse en Dios. Era un deleite para El.

- David anima a otros a refugiarse en Dios.

- Para David la alegría era muy importante. No concibe que alguien que tiene una relación con Dios no este alegre y esto sin importar las circunstancias.

- En los salmos encontramos al menos 9 referencias a la felicidad

- Felices los que confían en Dios Salmo 5:11; 16:9

- Felices los que son renovados, restaurados por Dios. Salmo 14:7; 53:6

- Felices los que obedecen la Palabra. Salmo 19:8

- Felices los que se alegran en el poder y la salvación del Señor. Salmo 21:1

- Felices los que reciben misericordia. Salmo 31:7

- Felices los que buscan a Dios. Salmo 40:16

- Felices los que viven rectamente. Salmo 64:10

- Felices al ver la obra de Dios en la creación. Salmo 92:4

- Felices al ver la obra de Dios en otros. Salmo 119:74

- Felices los que Dios defiende. Salmo 5:11. Tal es la protección de Dios sobre la vida de sus hijos que estos pueden gritar de alegría.

- Es una alegría intensa.

- Esa alegría no es para los pecadores, sino para aquellos que aman su nombre, que aman a Dios mismo.

- El malo nunca podrá tener esta alegría.

- El justo será bendecido. Gozara de la protección completa de Dios.

- La felicidad para David es que Dios es su refugio.

Resonancia:

Si algo contradice totalmente la Biblia es el concepto humano de la felicidad. Para muchos la felicidad esta en una familia, un buen trabajo, buen status social, buena educación, etc. Se invierten de nuevo las cosas. Estos diversos tipos de felicidad son temporales. Si somos felices con Dios no dejaremos de serlo por que lo temporal se arruine en algún momento de la vida. El texto sugiere que soy feliz cuando confió en Dios, cuando creo que lo que Dios dice es verdad. En la práctica creo en Dios cuando acepto que seré feliz haciendo lo que El dice. Jesús cuando lavo los pies de los discípulos les enseño que la felicidad estaba en servir a los demás (¿Lo hacemos?). Vimos una lista en los salmos. Felices los que confían en Dios, felices los que se refugian en Dios, felices los que son renovados en el Señor, los que obedecen la Palabra, los que se alegran en su poder y salvación, los que reciben misericordia, los que buscan a Dios, los que viven rectamente, los que cuidan la creación por que Dios la hizo, los que se alegran al ver la obra de Dios en la vida de su hermano (No tienen envidia). Estos pueden gritar y saltar de felicidad. No es algo emocional, es genuino.

¿Tengo a Dios por mi refugio?

La pregunta es: ¿Somos verdaderamente felices?. ¿Qué esta pasando?.

CONCLUSION:

Más que una conclusión, les invito a que reflexionemos juntos. Pensemos en cuanta superficialidad hay en nuestra vida de oración. Anhelemos tener una comunión con Dios donde nuestra relación alcance profundidad, sentido. Una relación que nos permita conocerlo mas y mas cada día. Una relación que se convierta en mi fortaleza. Reflexionemos acerca de lo que vamos a pedirle a Dios de hoy en adelante. Señor, que nuestra oración sea: Ayúdame a vivir un vida justa y piadosa a pesar de la maldad que me rodea, guárdame de la maldad y ayúdame a hacer tu voluntad, se mi refugio. Pidamos perdón a Dios por buscar la felicidad donde no esta. La verdadera felicidad esta en El. Señor se mi refugio, un refugio que sea mi fortaleza, un refugio que sea mi escape y un refugio que sea mi felicidad.

Les invito para que a partir de hoy le demos sentido y significado a nuestra relación con Dios.

No hay comentarios: