sábado, 6 de septiembre de 2008

Romanos 10:8-10 Una Reflexion Desde El Punto De Vista Historico Segunda Parte

Les saludo hermanos en el amor de Jesús. La semana pasada hice una invitación a opinar sobre el tema que nos ocupa, supongo que por motivos de tiempo muchos de ustedes no enviaron el comentario, sin embargo vía correo de círculo, correo personal y con hermanos con los que tuve la oportunidad de charlar al respecto, aportaron sus ideas al respecto. Les invito a enriquecer estos espacios que Dios nos regala, no con el ánimo de crear disputas y contiendas sino con la intención de ayudar al crecimiento de nuestra fe y a entender aun más nuestro compromiso con el testimonio que como cristianos debemos dar. Esta la puerta abierta para sus opiniones estén o no estén de acuerdo con el consejo editorial de Circulo. La controversia está muy de moda por estos días en el país y nosotros podemos hacerla de manera sana y constructiva. Lo que en adelante expongo no es con el ánimo de ofender ni de herir a nadie, la intención es llevarnos a una reflexión tanto particular como general acerca del tema que nos ocupa.
En cuanto a Romanos 10:8-10, pasamos a esbozar algunos puntos de acuerdo a lo escrito en la semana anterior. La pregunta que se formulo es: ¿Qué significa y que implicaciones tiene ser cristiano hoy?. Podemos decir que la respuesta es la antítesis o lo contrario a lo dicho en la primera parte. Veamos.
1. Significa pertenecer a un grupo social que cada día crece más y toma más fuerza dentro de nuestra sociedad. Se podría decir que ser cristiano en algunos grupos da status. Significa aceptación en vez de persecución.
2. Significa aceptación aun en la sociedad no cristiana.
3. Significa la expresión pública de mi fe sin ningún temor.
4. Significa para muchos la apertura de oportunidades laborales.
5. Significa una vida con poco sacrificio tanto de tiempo y dinero. Muchas veces no hacemos ni ayudamos a que otro haga. A los cristianos de hoy nos encanta la comodidad.
6. Significa la oportunidad de hacer dinero, esperando que Dios me retribuya lo que he sembrado. Las motivaciones para dar son diferentes al igual que el énfasis.
7. Significa seguridad. En la mayor parte del mundo no matan a nadie por ser cristiano. Hay zonas identificadas donde eso sucede. En la antigüedad era donde estuviera el creyente.
8. Significa la falta de compromiso y consagración. El cristianismo de hoy se vive de manera muy superficial. Amar a Jesús y obedecerle no está de moda, lo que está de moda es el utilitarismo, usar a Dios como un medio y no como un fin en sí mismo. Lo que hoy se enseña y predica en muchos pulpitos es a Dios como siervo del hombre no el hombre como siervo de Dios.
Concluyo con tres cosas:
- Debido a lo expuesto anteriormente, hoy en día los cristianos (y me incluyo), hemos perdido credibilidad. Hay una crisis de credibilidad. El no cristiano no cree en lo que predicamos por que no ve que lo vivimos. Es muy fácil predicar pero muy difícil vivir. Este cristianismo que hoy practicamos dista años luz del cristianismo del siglo I. Me puede decir eran otros tiempos y eso es correcto pero la Palabra sigue siendo la misma, Dios el mismo (Entiéndase la trinidad), y los fundamentos de la Iglesia los mismos, los que somos diferentes somos nosotros.
- Noten que lo que llevaba a los primeros cristianos a dar la vida por su Señor (Jesús), eran sus convicciones. El cristianismo que hoy vivimos carece de convicciones y raíces profundas en el Señor y su Palabra. Eso es lo que está haciendo la diferencia. De allí que no baste con confesar o hacer una decisión de fe. Ese confesar debe ir acompañado de arrepentimiento y fe que me conduzca a un cambio radical de vida, una vida que agrada a su Señor. Si lo anterior no se produce la confesión o decisión de fe que se hizo carece de todo sentido y de hecho no es la entrada al Reino De Los Cielos, Las confesiones sin convicciones llevan a un cristianismo mal entendido y lleno de mal testimonio. Reflexionemos pues en estas cosas y que Dios nos ayude.
- Históricamente, la Iglesia perseguida es la que más ha honrado a Jesús, y la reflexión que hago a continuación la he escuchado de muchos de nuestros pastores por más de 20 años. ¿Por qué debe haber persecución para que la Iglesia Honre a su Señor con su vida y testimonio?. ¿Por qué tiene que haber persecución para que la Iglesia ande en santidad?. ¿Por qué si hoy tenemos un entorno favorable para vivir y expresar nuestra fe y ser cristianos íntegros sin ningún tipo de presión, no aprovechamos para ser hombres y mujeres convencidos y arraigados en nuestro Padre e ir hasta el final con El no importando las consecuencias?. Ahora les hablo con el corazón. Hay una razón para que esto suceda y es que nuestro amor hacia Dios es poco y no da para entregarnos totalmente a Él. Mi oración en estos días es: “Señor te pido que mi corazón se derrita de amor por ti, que no haya reservas para Ti en mi vida, quiero enamorarme de Ti mi Señor y es que tu amor demostrado por mí en la cruz y en todo el transcurso de mi vida desde que te conozco no me da otra opción. Me tienes acorralado Jesús, por donde camine encuentro tu amor hacia mí de una forma contundente, no hay mas nada que yo pueda hacer sino amarte. Ayúdame a amarte hasta el punto de negarme a mí mismo cada día con tal de demostrarte mi amor atraves de mi obediencia”.

Dios les bendiga



2 comentarios:

Unknown dijo...

Es una bendición entender el versículo 9 de Romanos 10, por medio de su exposición, Pastor Bereano, y comprender que yo debo de confesar al Señor, con cada uno de los actos de mi vida cotidiana, desde la mañana hasta el anochecer... y que mi vida entera esté consagrada a mi señor...

Unknown dijo...

Es una bendición analizar todas las facilidades, que, en la actualidad tengo,comparada con los Cristianos del siglo I, para confesar con mi boca que Jesús es el Señor; y creer en mi corazón, que El, se levantó de los muertos para mi salvación... Gracias al análisis de este pasaje que hace el Pastor Bereano... Que el Señor continúe bendiciendo su obra, hermano Bereano...