lunes, 17 de noviembre de 2008

Jesus Lava Los Pies De Los Discipulos - Juan 13:1-20

INTRODUCCION:

Los pasajes anteriores nos muestran a María hermana de Lázaro, ungiendo los pies al Señor y secándolo con sus cabellos como acto profético antes de Jesús ir a la cruz. Después encontramos a Jesús siendo recibido como Rey en Jerusalén. Luego unos judíos procedentes de Grecia que habían subido a adorar buscan a Jesús. Ante la proximidad de la cruz Jesús anuncia su muerte. Podemos decir que el contexto del pasaje es la cruz. El Señor pretende con este acto dar un énfasis final a los discípulos acerca de las enseñanzas puntuales que los discípulos deberían seguir y practicar después de su muerte y resurrección. Ya El no iba a estar más tiempo con ellos y aprovecha al máximo sus últimas reuniones, entonces les enseña que el servicio es una prioridad en el reino de Dios, el mayor no es el que manda es el que sirve. En el contexto posterior Jesús les da el nuevo mandamiento: “Ámense los unos a los otros como yo les he amado. En esto conocerán que son mis discípulos si tienen amor los unos con los otros”. El método pedagógico de Jesús es el mismo. Todo discípulo debe imitar a su maestro. Hasta a Judas le lavo los pies. En los capítulos 1 a 12 de Juan, el apóstol enfatiza el amor de Jesús por toda la humanidad. En los capítulos 13 al 18 el apóstol enfatiza el gran amor de Jesús por sus discípulos. Lo anterior se hace evidente en Juan 18:8-9, donde Jesús le pide a las autoridades judías que dejen ir a sus discípulos no importando lo que iba a suceder con El. Su preocupación era la seguridad y protección de los discípulos. (Juan 13:1). En lo cultural, sabemos que la labor de lavar los pies era asignada a los sirvientes o esclavos.
Encontramos en el texto tres aspectos de Jesús como siervo.
I. Jesús es Siervo Soberano.
El versículo 4, nos narra que Jesús se levanto de la cena (Posiblemente no había terminado de comer). No quiso darles la oportunidad de decir no.
Cuando Jesús se levanta y toma el lebrillo y la toalla, ellos sabían lo que El iba a hacer. Alguno de ellos pudo haberse ofrecido pero todos eran demasiado orgullosos. En esos momentos según el relato de Lucas ellos discutían sobre quien debería ser el mayor. Lucas 22:24-27.
No puede determinarse si Jesús vino primero a Pedro, lo que sí está claro es que Pedro se dio cuenta de lo impropio de que el Señor le hiciera este servicio.
Pedro no puede concebir que Jesús se colocara en el lugar de un esclavo. 6.
Pedro y los demás no entendieron que Jesús les estaba enseñando con el ejemplo que cuando el ya no estuviera con ellos tendrían que asumir el servicio como algo natural en sus vidas. 7. Ahora el Señor sabia que Pedro no lo iba a entender por eso le dice lo entenderás después.
Ante la negativa de Pedro, la respuesta de Jesús eleva el acto de su calidad servil a un nivel de significado espiritual.
Si Pedro no aceptaba que Jesús le lavara los pies perdía su condición de discípulo y su lugar como futuro pastor de la Iglesia. Aquí el maestro soy Yo y se hace lo que Yo digo. Si quieren ser mis discípulos tienen que aprender de mí.
La lección para Pedro y los demás es que un humilde servicio a otros debe ser característico de un seguidor de Cristo. ¿Qué pasa por la mente de Pedro?
Pedro pasa de un extremo a otro con facilidad. Primero trata de establecer las condiciones en su relación con el Señor, en lugar de dejar que el Señor sea verdaderamente su Señor y luego exagera y le dice que lo lave entero.
La posibilidad de ser separado de Cristo era para Pedro mucho peor que la vergüenza de verse servido por el Señor.
Jesús es siervo soberano. Nosotros no podemos poner las condiciones en nuestra relación con Dios. Las reglas las coloca El.
Para ser discípulo de Jesús hay que hacer lo que El dice que se haga.
En el versículo 12, Jesús hace la transición para luego explicarles el significado de lo que ha hecho.
II. Jesús es Siervo Absoluto.
Ustedes me llaman Maestro y Señor y en realidad lo soy. 13.
Si Yo el Maestro y Señor les he lavado los pies a ustedes no les queda de otra. Eso es una orden. Es si o si.
Ejemplo les he dado. Ustedes como verdaderos discípulos tienen que hacer lo mismo. Otra vez si no lo hacen no son discípulos.
El acto de humildad de Jesús es un recordatorio permanente de que el cristiano debe prestar un servicio desinteresado y humilde a otros, sin importar cuán simple sea la tarea.
El acto ya había sido explicado en términos de purificación, pero se requería aclarar el aspecto humano. El acto simboliza lo que los discípulos debían hacerse mutuamente. La humildad no tiene por esencia la abnegación sino el perder la consciencia de nosotros mismos sirviendo a los demás. Si Jesús no limpia a la gente no hay limpieza.
El acto de lavar los pies fue el medio por el cual los discípulos pudieron participar de la humillación del Señor. La primera aplicación de este acto se hace a la limpieza del corazón y luego se relaciona con un ejemplo de servicio humilde.
“El siervo no es mayor que su Señor”.
Aquí Jesús desafía a los discípulos sobre la base de lo que acababa de hacer. El Señor conocía las limitaciones de su comprensión. Al contestar su propia pregunta Jesús apela primero a su propia relación con ellos. (Maestro y Señor, por tanto es autoridad sobre ellos).
El mandamiento se hace aun más notable cuando se recuerda que la humildad se despreciaba en esa época porque era tomada como una señal de debilidad. El mandamiento de Jesús fue revolucionario en ese momento.
En el versículo 17, hay un concepto de felicidad interesante.
Si sabéis (Entienden), bienaventurados (Felices, bendecidos), si las hacen (Practican).
“Hacer algo que está de acuerdo con lo que pensamos y sentimos”. El servicio es un acto que debe brotar de adentro. No es servir para escalar es servir porque tengo un corazón cambiado por Jesús y por que El me ha dado el ejemplo para que yo como su discípulo haga lo mismo.
Mientras Jesús estaba haciendo una demostración de amor y humildad frente a los discípulos había otro que pensaba traicionarlo. Jesús presenta el servicio como un acto de amor.
Estas palabras con su contexto en la necesidad de la humildad deben haber excluido más tarde cualquier pensamiento acerca del privilegio de la función apostólica.
V 31-38: Discurso de despedida. La glorificación de Jesús implicaba la separación de sus discípulos. Aquí les reafirma su misión.
En este último párrafo del texto se refiere a Judas de nuevo, Hagamos un paréntesis y hablemos 4 cosas sobre Judas.
a. Fue incapaz de comprender la misión de Jesús. No entendió nada. Jesús le lava los pies y para El no significa nada, es más todavía queda más confundido. Que decepción, el que él esperaba fuera el rey de Israel y libertara al pueblo de la opresión romana tomando el lugar de un esclavo y humillándose ante ellos. El quería que Jesús fuera lo que no es. Jesús no es manipulable.
b. Sus deseos personales (Diferentes a la voluntad de Dios), lo colocaron en una posición donde Satanás podía manipularlo.
c. De alguna manera quiso presionar a Jesús. De hecho estuvo hasta el último momento al lado de Jesús creyendo que sus deseos se iban a hacer realidad, pero cuando ve a Jesús dando este ejemplo de humildad y enseñando sobre el amor se convenció de que no iba a ser así y lo entrego.
d. En vez de arrepentirse le dio remordimiento ante la injusticia que había cometido. Quiso devolver el dinero pero ya era tarde. Termino suicidándose.
III. Jesús Es Siervo Contemporáneo.
Lo que voy a compartir con ustedes puede sonar a contradicción. Jesús sigue siendo siervo hoy. El Señor sirve a su Iglesia, El es El mismo de ayer, de hoy y por los siglos de los siglos. Que hace Jesús por su Iglesia hoy (Obviando el tema de la cruz):
a. La Pastorea. Juan 10:1-18.
b. La ayuda a permanecer fiel. Juan 10:28.
c. La ama. Romanos 8:38.
d. La acompaña. Mateo 28:20.
e. La respalda. Mateo 16:28.
f. La sustenta. Mateo 6:25-33.
g. La fundamenta. 1 Cor 3:10-11.
Podríamos citar muchos textos y aplicarlos de diferente manera. El concepto que se quiere transmitir es Jesús hoy sigue siendo siervo, el ejemplo perfecto de siervo y manda a sus discípulos a que sean siervos. Ahora, este servicio de Jesús tiene unas condiciones:
- El tomo la decisión de cómo servirnos. A Jesús nosotros no podemos decirle como debe servirnos. Las bases de su servicio las coloco el mismo, en otras palabras Jesús no es la muchacha del servicio de mi casa (Coloco un ejemplo extremo, pero no con el fin de degradar la dignidad de aquellas mujeres que trabajan como tal), a la que yo puedo mandar a hacer lo que quiera. El mismo decide y establece las bases de su servicio.
- Para que Jesús nos sirva, debemos ser sus siervos.
- El es Siervo sobre la base del discipulado, o sea para que Jesús me sirva hoy su discípulo debo ser.
- Nunca puedo pretender abusar de Jesús por el hecho de que El me sirva. En mi no está la potestad de ponerle condiciones al servicio que El Señor presta a su Iglesia.
- Su servicio tiene un fin y es garantizar que en el tránsito por esta vida temporal nosotros podamos permanecer fieles a Él, para un día llegar a disfrutar del Reino De Los Cielos. Ese contacto permanente con nosotros permite que nuestra fe se fortalezca, que no echemos atrás, que estemos pegados a Él, como decía David “Mejor es tu misericordia que la vida”. Salmo 63:3
Jesús es siervo contemporáneo por que hoy todavía sirve a su pueblo y le seguirá sirviendo hasta su venida, sin que esto signifique que El renuncie a su calidad de Rey y Señor. ¿Cómo se maneja hoy?.
CONCLUSION:
Lo grande de todo cuanto existe no reside en el poder y en el sojuzgar a otro, sino en la capacidad de servir y al hacerlo se da gloria a Dios.
Nosotros como discípulos estamos llamados a servir.
El egoísmo del hombre se vence en la entrega generosa a los demás.
El servicio es un acto de amor. De hecho para servir hay que amar primero (Julio Dumar). El mandamiento que se les da a los discípulos luego de Jesús lavarle los pies es que se amen unos a otros como el mismo ha dado ejemplo.
El servicio es una acción consciente.
Si el Rey de Reyes se despoja de su investidura real y se viste como siervo, ¿Que otra cosa podemos hacer sus discípulos?.
Hoy Jesús es Siervo Contemporáneo. Hoy nos sirve.
Dios les bendiga.


No hay comentarios: