martes, 30 de junio de 2009

Apuntes Sobre El Mover Del Espiritu

Luego de un receso y debido a algunos hermanos que me expresaron su opinión acerca de la cantidad de correos que se enviaban atraves de circulo en relación al tiempo para evacuar su lectura, en adelante regularemos los envíos. Me animo hoy a escribirles sobre el mover del Espíritu y por la misma razón anterior. Hermanos que con sinceridad se preocupan por el tema debido a que no ven relación directa entre el estudiar la Biblia y el mover del Espíritu, quizá más por la tradición que nos han inculcado por aquel versículo mal interpretado de 2 de Corintios 3:6. Anteriormente en un email envié lo siguiente:
“Creemos o tenemos la idea de que el Espíritu y la Palabra están en conflicto”.Algunas personas piensan que el estudio de la Biblia es secundario y hasta a veces perjudicial, basándose en el texto de 2 de Corintios 3:6 “…Porque la letra mata, más el espíritu vivifica” (Cabe anotar que la interpretación que se le da este texto no es la correcta). Sin embargo al hacer la simple lectura surgen las siguientes preguntas:a. Si el Espíritu Santo inspiró las Escrituras, ¿cómo es que el estudio de ellas me va a causar daño o sequedad espiritual?b. Si el Espíritu Santo inspiró las Escrituras, ¿por qué ha de estar en contra de
que las estudiemos?c. Si estudiamos el Nuevo Testamento, ¿que encontramos en él acerca de las Escrituras? Para citar dos pasajes: 2 de Timoteo 3:15-16 “…las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación y Hebreos 4:12.d. Jesús dijo: “Escudriñad las Escrituras por qué os parece que en ellas tenéis vida eterna y ellas son las que dan testimonio de mi”. Juan 5:39. La palabra escrudiñad en el griego original tiene dos significados muy fuertes: En primer lugar significa indagar diligentemente, y en segundo lugar investigar intensamente. Como pueden notar las palabras indagar e investigar tienen apellidos que les dan una fuerza que las convierte en imperativos. En otras palabras, para escudriñar las escrituras la condición es que lo hagas con diligencia y con intensidad. El estudio no es de cualquier manera.Después de leer lo anterior, ¿Sera que podemos pensar en que la interpretación dada al versículo citado inicialmente es cierta?.
Vamos al texto:
Dios escribió la primera ley en tablas de piedra, pero los profetas habían prometido una nueva emisión de la ley (Isaías 2:3), que sería escrita en el corazón (Jeremías 31:31-34), como siempre había sido y es el propósito de Dios. Ezequiel 11:19-20; 36:26-27. La diferencia aquí está entre la ley escrita en el papel y la ley escrita en el corazón. Dios la escribió en tablas en el principio, ahora Jesús la Palabra encarnada la escribe en el corazón de sus discípulos usando la demostración de amor más grande de la historia. Dándose El mismo como sacrificio por nuestros pecados. Ahora, según el AT, la ley escrita mataba, por qué?: Por que el condenado no tenía opción. Adultero muerte, mato muerte, etc. La incapacidad moral del hombre para cumplir la ley hacia que la letra de la ley escrita lo condenara. Ahora es el Espíritu Santo quien escribe la ley en nuestros corazones para que mediante la gracia podamos obedecer a Dios. (Ezequiel 36:26-27), siendo capacitados por El para tal fin. La ley sigue siendo ley y no se acaba, lo que ocurre es que las condiciones para que la ley sea cumplida por los creyentes cambian.
Deseo agregar al tema lo siguiente:

“¿Qué entendemos tradicionalmente por el Mover del Espíritu?”.
1. La predicación escandalosa y desordenada.
2. La emoción de la gente en una reunión.
3. La gente cayéndose luego de una ministración.
4. La gente llorando en la predicación o después de ella.
5. Gente conmoviéndose por que están endemoniados.
6. Una especie de momento donde se experimenta el fluir del Espíritu Santo.
Observemos algo:
Todas estas son manifestaciones externas atribuidas al Espíritu Santo y es posible que sea así.
Vayamos a Gálatas 5: 16-26
Dice:
1. Andad en el Espíritu. La idea es la de comportarse como discípulo de Cristo, de acuerdo a toda la normativa ética establecida por el Señor. Este comportamiento es asistido o ayudado por el mismo Espíritu Santo.
2. No satisfagáis los deseos de la carne. Negarse a pecar.
3. Las obras de la carne son:
- Adulterio.
- Fornicación.
- Inmundicia.
- Lascivia.
- Idolatría.
- Hechicerías.
- Enemistades.
- Pleitos.
- Celos.
- Iras.
- Contiendas.
- Disensiones.
- Herejías.
- Envidias.
- Homicidios.
- Borracheras.
- Orgias.
- Cosas semejantes a estas.
Remata: Los que practican tales cosas no heredaran el Reino de Dios.
4. Los Frutos del Espíritu.
- Amor.
- Gozo.
- Paz.
- Paciencia.
- Benignidad.
- Bondad.
- Fe.
- Mansedumbre.
- Templanza.
Contra tales cosas no hay ley, pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu andemos también por el Espíritu.
Ezequiel 36:26-27.
“Os dare corazón nuevo y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros y quitare de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne, y pondré dentro de vosotros mi Espíritu y hare que andéis en mis estatutos y guardéis mis preceptos y los pongáis por obra”.
Nosotros no estamos en contra del mover del Espíritu Santo, solo que diferimos en el concepto de lo que es. Las cosas externas no son las importantes, aunque nosotros también las valoramos. Lo importante es lo que sucede en mi corazón. Dejar que el Espíritu Santo se mueva en mi corazón cambiándome, transformándome, haciendo de mí un mejor discípulo de Cristo cada día, no apagarlo, no contristarlo. ¿Cómo puedo ver en realidad el mover del Espíritu Santo?, la respuesta es que tan diferente soy, cuanto he cambiado, Que tanto me parezco a Jesús?. Ese es el sentido que la Escritura le da.
Para terminar:
- Cuántas veces hemos visto gente llorar pero sus vidas no cambian.
- Cuántas veces hemos visto gente caer en el piso pero sus vidas no cambian.
- Cuántas veces hemos visto gente emocionada y aplaudiendo pero sus vidas no cambian.
- Cuántas veces hemos visto gente conmovida pero siguen siendo los mismos.
- Cuántas veces hemos visto salir gente de una reunión, culto, congreso, seminario y otros hablando del mover, del fluir y al día siguiente siguen siendo los mismos.
En resumen:
Hablo del mover del Espíritu, me gusta lo externo pero:
- Sigo mintiendo.
- Sigo robando.
- Sigo siendo infiel a mi esposa.
- Sigo deseando la mujer de mi prójimo y la que no es.
- Sigo dándole más valor a mis ídolos personales que a Dios.
- Sigo buscando formulas en la Biblia para dar respuesta a mis necesidades en vez de obedecer a Dios.
- Sigo enojado con mi hermano.
- Sigo iracundo en mi casa.
- No acepto que alguien diga lo contrario cuando tengo la sartén por el mango así la otra persona tenga razón.
- Sigo creyendo la mentira y no escudriño las Escrituras para verificar lo que oigo o leo.
- Mi testimonio es malo.
- Etc., etc.
Entonces: ¿Qué es lo importante?, ¿Cuál es el mover que nos debe importar?, ¿Adonde es que tenemos que dejar que Dios se mueva?.
El énfasis de Dios está en el corazón del hombre.

Dios les bendiga.

1 comentario:

Joaquin Ezequiel dijo...

Muy buen artículo, Que Dios nos ayude a realmente estar bajo el dominio de su Santo Espiritu, para tener vidas cambiadas desde dentro.