martes, 1 de julio de 2014

SI ERES LIBRE……. Proverbios 6:1-5

Introducción:

Un fiador es aquel que se constituye en la obligación de responder por otra persona en el caso de que ésta no quiera o no pueda cumplir con la obligación. Uno de los consejos que los padres le dan a los jóvenes que van a salir de casa a hacer su propia vida es que no sirvan de fiadores. Proverbios 17:18, coloca a aquel que pide a alguien sea su fiador como una persona que abusa de la amistad. Proverbios 22:26:27, advierte sobre el peligro de ser fiador de alguien arriesgando tu propia estabilidad financiera.

I.              La Situación (Si estas empeñado).

Desde tiempos muy remotos parece que existió la costumbre de buscar fianzas. Job habla de "fianza" Job 17: 3). Judá se ofreció dos veces como fiador de Benjamín (Gén. 43: 9; 44: 33).

a.    Estar enlazado. Estar hipotecado.
b.    Estar preso. Quedar de rehén.

El que sale de fiador por un amigo o un extraño por ser impulsivo o demasiado emotivo (Propio de la juventud) puede meterse en graves problemas. En primer lugar advierte a aceptar ser fiador de alguien sin antes estar seguro si puede cumplir con la obligación en caso que el deudor quede mal. En segundo lugar, advierte sobre el exceso de confianza en la honestidad de aquel que le esta pidiendo tal favor. Esa honestidad tiene que ver con ser responsable y tener como pagar la deuda sin afectar a su fiador.

En los tiempos de Salomón ser fiador era algo sumamente serio. El fiador pondria en riesgo su patrimonio y aun a su familia (Si no tenían con que pagar podían ser vendidos como esclavos). Se advierte también en el texto que se queda empeñado con la palabra que se da y es como tener la vida empeñada e hipotecada hasta que el deudor no cancele la deuda.

Proverbios por otra parte, enseña sobre ser generosos. Como se pueden combinar estos dos consejos: Se puede o no se puede ser fiador. Lo mejor es decir no, pero en caso que se decida serlo se deben tomar todas las precauciones del caso habiendo estudiado la situación de antemano con suma seriedad.

Resonancia:

Es posible que muchos de ustedes hayan tenido una amarga experiencia siendo fiadores y de acuerdo a ello decidieron nunca mas ser fiadores. En los tiempos de Salomón la palabra era suficiente, no se firmaban documentos, hoy en dia es posible que ni los documentos sean suficientes. En las circunstancias actuales colocar en riesgo el patrimonio y bienestar de la familia por ser fiador no es recomendable. Un consejo es, ayude a su amigo hasta donde le sea posible pero no vaya mas allá de sus capacidades por que puede sufrir las consecuencias.

II.            El Consejo

Has esto ahora:

a. Libérate.

En vista de las graves consecuencias de tal acción, no es de maravillarse que el sabio aconseje a su hijo que no ahorre esfuerzo alguno para librarse del lazo en el cual lo han hecho caer su afecto por su amigo y su juventud sin experiencia. Debe tomar la decisión de liberarse de tal obligación.

Aunque la esclavitud no es ahora el castigo de la bondad imprudente de salir de fiador por un amigo, las palabras de Salomón todavía constituyen un consejo importante, y debieran enseñarse a todo joven antes de que sea independiente financieramente.

b. Humíllate

Al joven se le aconseja humillarse, utilizar la diplomacia, ir donde su amigo y comunicarle de la mejor forma que no le es posible ser su fiador. La liberación se dará cuando su amigo acepte el rompa su promesa. Esta paso debe darse antes que el amigo le haya comunicado a su acreedor quien es su fiador.

c. Asegúrate

Dos escenarios. La seguridad esta en que su amigo no lo nombre como su fiador ante el acreedor en primer lugar. En segundo lugar que le comunique a su acreedor que el ya no es su fiador en el caso de que este ya se haya enterado.

d. Despiértate

No puede quedarse quieto el joven y darle largas al asunto. Debe actuar de una vez.

e. Escápate

El objetivo es quedar totalmente libre de la responsabilidad.

Resonancia.

Hoy no es tan fácil liberarse de una responsabilidad como la de ser fiador de un amigo. Median documentos legales con nuestra firma. Por eso, la principal aplicación de este punto es: “Piénsalo bien antes de comprometerte a ser fiador de alguien”. Hoy nos tocaría humillarnos es pidiendo a nuestro amigo que pague la deuda en caso de que haya quedado mal o estar atentos a que cumpla con la obligación tal como quedo estipulado en el contrato y hacerle un seguimiento hasta que termine de pagar (Equivaldría a estar despiertos y a asegurarnos). Lo ultimo es que después de tal experiencia nos liberemos en el futuro de servir de fiadores a la ligera.

En economías tan inestables como las nuestras la primera respuesta ante un pedido de ser fiador debería ser no.

III.          La Advertencia

Que puede pasar si soy fiador y mi amigo queda mal?.

a.   Ansiedad.

El texto de Proverbios 11:15, sugiere que cuando alguien es fiador, la ansiedad y la angustia por la deuda se traslada del deudor a este. Sufre una preocupación que no es originalmente causada por un compromiso propio. Por el contrario, aquel que no sirve de fiador es considerado inteligente y vivirá sin preocupaciones ajenas.

b.   El Riesgo de perderlo todo

El texto de Proverbios 22:26 y 27, advierte sobre los riesgos de ser fiador. La referencia a la cama sugiere el riesgo de perder hasta lo que mas necesitamos para vivir y que hemos adquirido con tanto esfuerzo para nuestra familia.

Resonancia.

Es común hoy en dia pasar por estas situaciones. Cuanta angustia y stress por compromisos ajenos. No podemos confiar en que un amigo que hoy tenga trabajo y nos pide seamos sus fiadores, todo el tiempo va a estar con la misma solvencia. En economías inestables como las latinas es muy posible quedar sin trabajo y luego quien entra a responder somos nosotros.

Cualquier deuda por pequeña que sea y de la que nos hagamos responsables puede afectar significativamente el patrimonio y el bienestar de la familia.

Conclusión:

Lo recomendable es no salir de fiador. Si un amigo necesita de nosotros le ayudamos hasta donde podamos sin comprometer nuestra vida personal y familiar.

Si en la actualidad somos fiadores, debemos vigilar que nuestro amigo cumpla con el compromiso hasta que cancele la deuda en su totalidad.

Seguramente la vida nos ha dado alguna experiencia que nos ayude a decir no.

Frase resumen: “Si eres libre, no sirvas de fiador para ser preso”.


No hay comentarios: