viernes, 6 de noviembre de 2009

Paranoia Espiritual

En muchos grupos o Iglesias cristianas es común la actitud de ver al diablo hasta en la sopa. Se habla a diario de demonios encontrados en lugares como una casa, finca, etc. Demonios en cuadros, estatuas, muñecos y demás. Se comenta, además, de la necesidad de limpiar un lugar o de botar algún objeto por causa de los demonios que en el habitan. Se habla mas del diablo y sus actividades que de Dios y su poder. CS Lewis, en su libro “Cartas del Diablo a su Sobrino” dice: “Ahora bien; si por "el Diablo" se entiende un poder opuesto a Dios y, como Dios, existente por toda la eternidad, la respuesta es, desde luego, no. No hay más ser no creado que Dios. Dios no tiene contrario. Ningún ser podría alcanzar una "perfecta maldad" opuesta a la perfecta bondad de Dios, ya que, una vez descartado todo lo bueno (inteligencia, voluntad, memoria, energía, y la existencia misma), no quedaría nada de él”. Lo anterior quiere decir tres cosas: Primero, El diablo no es oposición para Dios en el sentido absoluto. Es un error colocar al diablo en el mismo nivel de Dios. El diablo es un ser inferior y que además no cuenta con los atributos de Dios mismo. El diablo no es un ser preexistente. En segundo lugar, el diablo no está en la capacidad de hacer oposición a Dios con la misma fuerza que Dios puede hacerle oposición a él y por último, el diablo es un ser limitado al igual que sus ángeles caídos. ¿Adonde queremos llegar?: Muchos de nosotros le damos un status al diablo que no tiene, lo colocamos en el mismo nivel de Dios y eso es un error. Nos pasamos la vida viendo al diablo en todas partes (No es omnipresente). Tengamos en cuenta que los demonios son espíritus y que por lo tanto no pueden posesionarse de objetos (Yo no puedo botar algo aduciendo que en ese objeto hay uno o varios demonios), los espíritus necesitan un cuerpo sea de un ser humano o de un animal (posesión) y en la Biblia hay abundantes ejemplos de los que estoy diciendo. Las Escrituras no respaldan la creencia que la posesión demoniaca de objetos, así que recoja el cuadro, el florero, la escultura de mármol o cualquier cosa que haya botado a la basura por que le dijeron que en ellas había demonios. De igual forma muchos creyentes creen que tenemos que pasar todo el día reprendiendo al diablo, tampoco es cierto, la Biblia no dice eso. Otra creencia que existe es que somos susceptibles de que se nos dañe atraves de una brujería o hechicería, tampoco es cierto. La obra de Cristo en la cruz es suficiente, total y absoluta, creer este tipo de cosas degrada y ridiculiza el sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo. Veamos algunos textos: “El diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar” 1 de Pedro 5:8, este texto está asociado con la persecución de que eran victimas los cristianos del siglo I, en otras palabras tengan cuidado que los están buscando para matarlos. La maldad del hombre pagano asociada con la obra del diablo. Hay otros textos que nos dan aliento como Santiago 4:7: “Sométanse a Dios, resistan al diablo y huira de vosotros”, la clave aquí es la obediencia. Al diablo le damos lugar en nuestra vida cuando somos desobedientes recurrentes, el arrepentimiento continuo, la actitud humilde y de dependencia de Dios lo aleja de nosotros. 1 de Juan 5:18, “Aquel que es nacido de Dios no peca (Pecar no es su conducta habitual), El Señor Jesucristo lo cuida y el diablo no puede tocarlo” (Paráfrasis mía). Nuevamente el texto da a entender que solo la desobediencia le permite al diablo entrar en escena para afectar nuestras vidas. Si no hay nada de él en mi vida, sino tengo parte con él, no puede hacer nada. Si hay algo de él en mi vida (mentira, fornicación, adulterio, pornografía, etc), entonces le estoy dando todo el tiempo y el espacio para que contribuya a que me hunda cada día mas en el pecado alejándome cada día mas de Dios. Tenemos un Padre que es Todopoderoso, a un Señor y Cristo que conquisto la victoria sobre la muerte y el pecado en una cruz por y para nosotros, “Clavando el acta de los decretos que había contra nosotros, exhibió a los principados y a las potestades triunfando sobre ellos en la cruz”. El diablo lo que quiere es que desobedezcamos a Dios porque es la única forma que puede entrar a dañar nuestra vida y en ese sentido debemos estar alerta, lo que no debemos hacer es estar viendo al diablo hasta en……………….. Exaltemos a Dios, hablemos de Jesús y su obra, eso es lo importante.

El Lunes 9 de Noviembre se publicara la primera parte de la serie sobre el libro de cantar de los cantares. en www.bereanocomprueba.blogspot.com.

Vea hoy en: www.gregoriolandero.blogspot.com la primera leccion del Manuel Para el Cristiano Fructifero.

No hay comentarios: