martes, 14 de junio de 2011

Deléitate En Dios y El Te Concederá Las Peticiones De Tu Corazón Salmo 37:4

Ayer veíamos lo que es la verdadera zona de comodidad. Aquellos que llegan a un nivel de intimidad con Dios que estar en su presencia es un placer, es su sitio mas cómodo y en ella encuentran todo el entretenimiento y recreación para sus almas son los que llegan a estar plenos. Al conocer y experimentar todo este deleite no lo cambian por nada, porque se han dado cuenta que los demás son deleites inferiores, insignificantes y sin valor alguno, en comparación con lo que encuentran en la presencia de Dios. La misma palabra hebrea de Isaías 58:14, la encontramos en este salmo. Este versículo es muy usado para decir que Dios nos concederá todas las peticiones del corazón pero no tienen en cuenta la profundidad del significado de la palabra deléitate en el texto. Aquellos a los que Dios concederá las peticiones de su corazón son los que viven en su zona de comodidad. Aquellos que no salen de su presencia, que encuentran todo lo que necesitan allí y que están plenamente satisfechos en El. Como vemos, esta promesa no es para todos. Solo los que en verdad se deleitan en El, son los que adquieren el derecho de que las peticiones de su corazón sean concedidas y la razón es sencilla, aquel que se deleita en Dios de verdad nunca va a pedir nada que no sea la voluntad de Dios para su vida, es por eso que todas las peticiones serán contestadas (Contrastar con Santiago 4:3). Es muy difícil entender esto si nunca hemos experimentado este tipo de deleite. ¿Sera que Dios puede satisfacer plenamente mi alma que nada de lo que hay en el mundo me atraerá en lo mas mínimo?. Pues sí. ¿Que es lo que hay que hacer?. Comenzar desde hoy una nueva etapa con Dios y la meta final debe ser llegar a tener una relación con Dios donde el deleite sea el común denominador. Dios se deleita conmigo y Yo me deleito con El. No es fácil, hay que luchar, perseverar, ser constantes y defender a toda costa y a cualquier precio nuestro tiempo de intimidad con El y sobretodo apartarse del pecado. Ten en cuenta esto: En la vida religiosa no hay deleite, el deleite lo encuentras en la presencia de Dios. ¿Estas dispuesto a comenzar?. Te aseguro que vale la pena.

Dios te bendiga

1 comentario:

Ele Sparragow dijo...

Muchas gracias, este estudio ha sido de mucha bendición a mi vida, y espero poder compartir esta enseñanza tan importante para el crecimiento espiritual de nosotros los creyentes en Cristo. Dios los bendiga