lunes, 5 de septiembre de 2011

Parábola De La Perla Mateo 13:45-46 (Apuntes De Un Estudio Con Jorge Atiencia)

IMG00015-20110903-1247

Inicio de actividades del segundo ciclo de Langham Predicación en Colombia.

Vivimos en un mundo donde no se puede vivir si comprar. Hay una compulsividad por las compras que muchas veces nos lleva a endeudarnos y no nos importa.

En esta parábola, Jesús nos invita a comprar. Lo bueno es que después de esta compra no necesitamos comprar jamás.

¿Qué no hace Jesús para que compres el Reino?

¿Cuántas parábolas les enseño para que ellos entendieran?

El Señor insiste una y otra vez para que la gente entre en su Reino. Con una parábola hubiera sido suficiente.

Su mensaje y su oferta no se agota en una parábola. ¡Esa es la tozudez del amor!

La parábola no solo habla de una perla, la misma historia es una perla.

Jesús la introduce de la siguiente manera: “El Reino de los Cielos es cómo”, traduciéndola con más apego a la idea original lo que quiso decir es: “En el Reino de los Cielos sucede como”.

Y continua la historia:

Un mercader, que no es cualquier mercader, es un empresario de grandes ligas, alguien que tiene un emporio comercial y que además es comerciante de perlas finas un día se encuentra con la perla soñada, con la joya soñada, con lo que toda la vida ha estado buscando y pierde el juicio, la razón. Vende todo lo que tenía. El no consulta a sus asesores, ni a su familia, ni a su esposa. Él lo da todo por esa perla. Ya quisiéramos saber cómo fue la vida de este mercader después de comprar la perla.

“Por este hallazgo, el mercader hipoteca su vida”.

“Vida a cambio de vida”

Jesús dijo: “El que quiera perder su vida la hallara”.

¿Quién quiere ser millonario a cambio de empobrecerse?

¿Estamos nosotros dispuestos a darlo todo para entrar al Reino de Dios?, ¿Estamos dispuestos a hipotecar la vida?, ¿Estamos dispuestos a vivir en el Reino como ciudadanos del Reino?.

Toda nuestra vida de manera consciente o inconsciente buscamos encontramos con Dios. Al encontrar el Reino lo demás debe quedar a un lado. Eso es lo que Jesús nos ofrece. “El que quiera venir en pos de mi tome su cruz. Pierda su vida para que encuentre vida. “Vida a cambio de vida”.

¿Lo hemos dado todo por el Reino?.

Algunas cosas que decir:

- Esta parábola debe ser contada por que hoy se vive una espiritualidad mezquina. Una espiritualidad del “Dame”, pero sin dar nada a cambio.

- Es la misma espiritualidad del hijo prodigo, quien le dijo a su padre dame todo lo que me corresponde.

- Hay bendiciones que no tienen nada que ver con el Rey ni con el Reino y que terminan volviéndose en maldición.

- La petición en el Reino es contraria: “Hazme en vez de dame”.

- La intención de la parábola es honrar a los siervos generosos. Aquellos que lo han dado todo por el Reino.

- La mayoría de nosotros está contento con una espiritualidad llamada de “lo bueno”.

- Nos estamos contentando con perlas de segundo valor.

- Hemos estado en lo bueno y nos hemos perdido lo superbueno.

- Bueno hoy no satisface.

- Lo bueno hoy en día está sonando a mediocridad.

- Esta parábola en el tiempo de Jesús fue subversiva. Precisamente por eso matan a Jesús, porque sus enseñanzas eran subversivas en su tiempo.

- Terminamos con el Salmo 17:15.

No hay comentarios: