viernes, 6 de mayo de 2011

En Su Secreto (Comentarios y Reflexión De Jeremías 23:9-40) Por Pastor Joaquin Madera


Según el Vr. 9 Dice: “En cuanto a los profetas”, lo dice después de agotar la confrontación y sentencia que le hizo a “los pastores, líderes políticos, reyes o gobernadores”.

El corazón del profeta estaba quebrantado, humillado, sus huesos temblaban y él se consideraba como ebrio. 

La razón de esas manifestaciones nos la cuenta que era por causa del señor  y de sus santas palabras. En contraste con la actitud de los profetas que el Señor declara están corrompidos Vr.11.

Esto nos permite entender que Jeremias valoraba y respetaba la palabra del Señor. La consideraba llena de poder y autoridad, de tal manera que nadie podía estar en pie delante de ella.

Pero contrario a Jeremías, Dios mismo observa  que  en los profetas de Samaria había algo ofensivo, ya que profetizaban en nombre de Baal. En los profetas de Judá, encontró algo horrible, porque los profetas cometían adulterio (quizá con sus esposas o posiblemente adulterio espiritual), andaban en mentiras y fortalecían las manos de los malhechores. Predicándoles bienestar y paz, cuando estaban haciendo violencia y robo dentro del pueblo.

Dios hace una denuncia escalofriante: LA CORRUPCION DE TODA LA TIERRA, PROVIENE DE LOS SACERDOTES Y PROFETAS.  En otras palabras por no predicar correctamente la palabra el pueblo se corrompe.  El pueblo necesita escuchar de los labios del predicador un mensaje que lo confronte, que lo haga apartar de su mal camino.

Cuando el profeta o predicador no cumple fielmente con lo que Dios le encomienda, el mismo Señor se encarga de prohibirle al pueblo para que no escuche las profecías o predicaciones de esos profetas Vr. 16  y da las razones:

No es mi palabra, es la imaginación de su corazon y por eso conducen a lo vano, a lo que no sirve.

Dan un mensaje suave a los malos. Ellos les decían a los lideres malos y a los violentos y arrebatadores de  los bienes ajenos, que tendrían paz, que les iria bien “No habrá calamidad para vosotros” Vr.17

Con este resumen en mente, lea Jeremias 23 y responda

¿Cuál era el problema mayor de esta gente? Vr.18

¿Qué hacían estos profetas? Vr.21

¿Qué hubiese pasado si ellos hubiesen estado en su secreto? Vr.22

¿Quién ha estado viendo y escuchado a  estos hombres y sus profecías? Vr.25

¿En qué fundamentaban estos falsos profetas sus predicaciones? Vr.25

¿Qué estaban logrando con este tipo de predicaciones? Vr.27

¿Cómo compara el Señor su palabra con los sueños?

¿Quién está contra los falsos profetas? Vr.30

¿Qué cosas estaban haciendo con la palabra?

¿De quién eran las palabras hurtadas?

Para Reflexionar

¿Para predicar o enseñar has estado en el secreto del Señor?

¿Alguna vez usted ha querido correr, sin que Dios lo envíe?

¿Alguna vez ha predicado, sin que Dios le haya hablado?

¿Alguna vez ha robado  el mensaje de otro para predicarlo?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Dios que tremenda confrontación ayudamos cada día a estar en tu secreto para hablar de tu palabra con verdad