domingo, 7 de septiembre de 2014

Salmo 82:6 ¿Dioses?

Yo dije: Vosotros sois DIOSES, Y todos vosotros hijos del Altísimo;

Este versículo ha sido tomado fuera de contexto para afirmar que nosotros los cristianos somos dioses y estamos a la misma altura de Dios. Alguien dijo que si nuestro padre es Jehová, nosotros éramos Jehová Junior.

Esta afirmación constituye una de las mas grandes herejías. Otras filosofías y creencias lo han venido diciendo hace mucho tiempo, como por ejemplo, el yoga, filosofía que tiene relación con el budismo, hinduismo y jainismo.


Al afirmar los cristianos que los hombres somos dioses, estamos dando la razón a estas filosofías y echando por el piso la autoridad de la Escritura.

En primer lugar:

¿A que se refiere este salmo?

Este es un salmo de sabiduría que se caracteriza como un reclamo desesperado que implora justicia, a partir del sentimiento de la mala administración de los que ejercen el poder. En primer lugar anuncia que Dios es el Juez Supremo. Esto equivale a un reconocimiento de la perfecta equidad de las pautas de la justicia. Los jueces que se tiene en mente han pecado al hacer acepción en la persona de los malos, apartándose de este modo del trato que Dios ofrece a los hombres, ante quien todos ellos son responsables.

La palabra “dioses” en el versículo 6.

Los dioses son interpretados por algunos como deidades subordinadas o como Ángeles, sin embargo como el contexto y el uso que nuestro Señor Jesús hace del versículo 6 en Juan 10:34 hacen pensar que aquí al salmista se refiere a reyes o magistrados culpables de haber usado su oficio para fines egoístas.

Dios ha dotado de dignidad y autoridad a los gobernantes y jueces, con respecto al poder y las responsabilidades que se les han otorgado. Pablo describe a los magistrados humanos en el ejercicio de su función como guardianes de la paz, como poderes instituidos por Dios y ministros de Dios. Resistir su autoridad equivale a resistir a la autoridad de Dios. Romanos 13:1-6. A causa de su traición a la confianza que se ha tenido en ellos, estos gobernantes corruptos han de morir, (V7) como cualquiera de los príncipes han de caer, su oficio y rango no los salvara del desastre.

Con ayuda de: Comentario Bíblico Beacon. Tomo 3. Paginas 311-312


No hay comentarios: