viernes, 8 de octubre de 2010

Entrevista Al Apóstol Pablo Por Jorge Atiencia

Esta mañana, he decidido hacerle una entrevista al apóstol Pablo. En el transcurso de la entrevista, ustedes, con toda seguridad, van a ir captando la razón por la cual he recorrido en el tiempo, a nombre de ustedes, en realidad; el lugar de la entrevista es una celda mas bien oscura, hay un olor fétido en el lugar; al apóstol lo encuentro muy sereno, sentado en el piso, sus tobillos se notan irritados por razón de las cadenas; luce como de unos 65 años de edad; me sorprende notar que es la única celda donde hay manuscritos,… y bien ordenados…

-Salud, apóstol; -Shalom - responde el apóstol-. Su voz es clara, afectuosa, firme. La verdad es que no me siento ante un reo sino ante un combatiente. -Apóstol, vengo del otro lado del mundo, de una ciudad que se llama Medellín, donde nos ha llegado un manuscrito suyo, una carta pastoral escrita a unos ciudadanos de nombre filipenses, y quisiéramos hacerle algunas preguntas…

El apóstol abre los ojos y exclama con regocijo: -¡Así de lejos ha llegado el evangelio!….bendito sea el Señor -responde- y cómo están los siervos y siervas en la ciudad de Medellín? -Muy agradecidos, apóstol, por su testimonio de sufrimiento, y a la vez muy intrigados…. En nuestro medio hay mucho sufrimiento también, personas que arrastran sus propias cadenas, cadenas de enfermedades terminales, cadenas económicas, cadenas de soledad, es decir, hay muchos candidatos para recibir amor; sin embargo, en su caso, en vez de recibir amor, usted reparte amor; usted des dijo en ese manuscrito “Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con el entrañable amor de Jesucristo”; apóstol, ¿cómo lo hace?...... -Periodista….el amor que reparto, según ustedes, no es mi amor; déjeme contarle: yo no nací para el amor, yo nací para la ley…mi ideal en la vida era cumplir la ley al pie de la letra….el amor que reparto no es mío; es el entrañable amor de Jesucristo; éste es el amor que me inundó, me apasionó, me cautivó, me abrazó, me trastornó, es el entrañable amor de Jesucristo…

A Pablo le brillan los ojos, aunque cuando se mueve siente el ardor de sus tobillos, por razones de las cadenas.

-Pero apóstol -le digo- Lo que usted dice complica más las cosas; como puede usted hablar del entrañable amor de Jesucristo y sufrir el dolor de éstas cadenas….¿no se supone acaso que si alguien de verdad me ama, me evita el dolor?

-Yo tampoco lo entendí…..hasta cuando descubrí que el entrañable amor de Jesús venía de unas manos perforadas, unos pies taladrados, un costado agujereado, todo eso por mi, por usted, por toda la humanidad; Jesús nos mostró lo que es el amor de entrañas; es un amor que apuesta lo más sagrado, para que otros ganen, para que otros florezcan, para que otros vivan…..

-¿Está insinuando usted que el amor de entrañas surge a partir del sufrimiento?...¿se da a partir de pérdidas significativas?..... -Efectivamente; periodista, nunca les llegó otro manuscrito que escribí a una comunidad muy pleiteadora, en la cuál les dije: “ el amor es sufrido”…¿Cómo se aman en su…¿cómo me dijo que se llamaban?... -…..Medellín…

-…¿Cómo se aman en su Medellín? -Bueno, apóstol, este amor entrañable de Jesucristo tiene algunas expresiones tangibles; vengo de un mundo donde se dice amores son acciones, no buenas razones… -A ver si esto le ayuda, periodista….han leído con seguridad el resto del manuscrito. Ustedes ahí van a encontrar diversas expresiones de amor entrañable… por ejemplo, el amor entrañable escribe cartas; le recuerdo, periodista, que ya hace rato estoy impedido por éstas cadenas, entonces les escribo cartas porque les amo...¿ustedes escriben cartas? -Me pregunta- bueno, ya no tenemos esa costumbre; ahora escribimos e-mails, apóstol. -Fíjese, periodista. Cuando el amor entrañable hace memoria de otras personas, lo hace con un gozo “doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, siempre en todas mis oraciones, rogando con gozo por todos vosotros;” cuando el amor entrañable se manifiesta, sostiene conversaciones sobre experiencias en el evangelio, “por lustra comunión en el evangelio desde el primer día hasta ahora”; el amor entrañable subraya el camino por el que hay que recorrer en la vida, “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Cristo” el amor entrañable involucra a las personas en las penurias de la vida; si usted quiere –periodista- el amor entrañable, pide ayuda..”como me es justo sentir esto de todos vosotros por cuanto os tengo en el corazón y en mis prisiones en la defensa y confirmación del evangelio; todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia; el amor entrañable pide ayuda, invita a otros a participar en las aflicciones; el amor entrañable comparte los mejores amigos…tengo dos asistentes, Timoteo y Epafrodito, y aunque yo los necesito más, el amor entrañable, los comparte..Sobre todo, -periodista- el amor entrañable cuando recuerda a los de más, ora desde las entrañas y ora por entrañas para los demás. ¿No se aman así en Medellín? -me pregunta- -

Apóstol, creo que hay algunos que se aman así…pero a veces siento que la mayoría de nosotros, mas bien nos toleramos, somos muy corteses, no tenemos la valentía de decir la verdad o de recibirla; aún hay personas que respiran por las heridas, nos cuesta trabajo cruzar fronteras y tener koinonía con los de otras clases sociales; en algunas conversaciones es un riesgo mencionar el nombre de fulano o de sutano porque explota un volcán; también hemos ido construyendo nuestras propias roscas, de amor entrañable; la razón por la que he venido -apóstol- es porque la iglesia de Medellín quiere cambiar esto. Se han propuesto en éste año, renovarse, y una de las dimensiones en las cuales quieren renovarse es el amor al prójimo; reza así una de las declaraciones: que podamos disponernos para que el Espíritu Santo nos de un corazón para servir, compartir, y ayudar a quienes lo necesitan. El apóstol me devuelve la sonrisa., me dice -sabe que, periodista- ustedes se parecen mucho a nosotros, Lo dice con mucha ternura y serenidad. -Le digo, Apóstol, yo voy a regresar a Medellín después de ésta entrevista, tendría una palabra para la congregación? -Bueno, dígales que me encantaría visitarles…pero estoy impedido con éstas cadenas; dígales que me han ministrado al enviarlo a usted con semejante preocupación… querer crecer en amor.

Fíjese -periodista- el otro día, vino otro a entrevistarme; creo que me dijo que venía de un país que se llamaba, si mal no recuerdo creo que dijo Colombia; Yo quedo intrigado… -No me diga, apóstol, alguien se me adelantó..y de que le preguntaron, apóstol…

-Pues fíjese que la entrevista fue medio incómoda.. Por ejemplo, una pregunta que me hizo, si es posible parar de sufrir…, otro vino a preguntarme, apóstol…¿cómo puedo aprender a ser apóstol? Ya que usted tiene la experiencia, y en mi país hay muchos líderes que quieren ser apóstoles, a ver si usted nos puede enseñar…otra pregunta que me hizo era…apóstol, usted que manejó dinero, me puede enseñar como tener prosperidad en la vida? Y la entrevista concluyó cuando me dijo: apóstol, usted tendría una palabra de vaticinio para vaticinarnos el futuro?...

Por eso he quedado encantado con la iglesia de la cuál usted hace parte; porque no me ha venido a preguntar nada de eso; sino, como crecer en amor; no puedo ir... pero dígales que les envío ésta oración…” que vuestro amor abunde aún más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo para gloria y alabanza de nuestro Dios”.

Tomado de: http://www.iglesiaelencuentro.org/

No hay comentarios: