lunes, 26 de octubre de 2009

El Adulterio Según Proverbios 6 Parte: Conclusiones

Haciendo un recuento de todo lo planteado en las cinco partes anteriores, podemos concluir de acuerdo a la enseñanza bíblica lo siguiente:

1. Debemos persuadirnos que tomar la vía del adulterio no es inteligente, La sabiduría espiritual está en poder discernir o saber con anticipación que decisiones nos convienen o no. El adulterio daña mi vida sentimental, emocional, espiritual y rompe mi relación con Dios. Para que voy a andar en angustia y desespero?. Para que voy a andar en afugias económicas?. La Biblia dice que es necio y falto de inteligencia aquel que opta por el adulterio.

2. No debemos exponernos. Hay que resistir los embates de la tentación. El mundo en que vivimos o el que nos toco vivir es un mundo cargado de lujuria, lascivia, pornografía, etc. Constantemente somos bombardeados atraves de los medios. Revistas, películas, internet y demás que cargan emocionalmente y sexualmente tanto a hombres y mujeres y los predisponen al pecado. La cuestión aquí es: Que leemos?, Que vemos?, Que buscamos en Internet?. El meollo del asunto no es negarnos totalmente a los medios, es ser selectivos en los contenidos. Por otro lado y reconociendo nuestras debilidades no demos lugar a que la tentación nos alcance. Corramos como José.

3. No se trata de ser paranoicos, pero sí de saber identificar a la mujer o el hombre que está tendiendo sus redes para atraparnos. Sabemos cuáles son las técnicas de seducción. Si nos damos cuenta que somos blanco de ellas, tomar distancia y evitar. Pensemos siempre que al comienzo todo se nos muestra hermoso pero después viene la realidad. Cuando hemos caído en manos de alguien, somos fácilmente manipulables y bajo el dominio total del extraño o extraña, perdemos la voluntad. Mejor es no ceder.

4. El consejo bíblico es recrearme en la mujer de mi juventud. Que ella sea suficiente para mí en lo sexual. Que me satisfaga en ella o en el. Es concentrarme en mi relación exclusiva y así considerarla. Cultivemos nuestra relación con nuestro conyugue. No dejemos que la perversidad manche nuestro lecho matrimonial, y si hay problemas busquemos ayuda especializada basada en la Biblia.

Oremos: Padre, gracias por regalarnos a Jesús. Jesús gracias por entender mis debilidades, tú mismo fuiste tentado en todo según nuestra semejanza pero sin pecado. Gracias por interceder por nosotros. Gracias por qué tenemos libre entrada al trono de la Gracia y allí somos fortalecidos y confortados. Señor que en el momento de la tentación y de la debilidad nosotros tengamos las fuerzas de ir a ti y doblar nuestras rodillas. Señor, tú oraste al Padre: No te pido que los quites del mundo sino que los guardes del mal. Aquí estamos, danos tu poder para vencer, ayúdanos a permanecer firmes, a luchar por tener matrimonios que te glorifiquen a ti, que a nuestros ojos nuestras esposas sean las más hermosas. Que ninguna que veamos en la calle nos parezca más linda que la Reina que tenemos en la casa, gracias por el regalo y la bendición de la mujer que nos diste por esposa, quiero vivir con ella hasta que la muerte nos separe. Amén.

No hay comentarios: